En 7 años se perdieron 3.1 millones de empleos bien pagados: Ceesp

En 2014 el ingreso corriente de los hogares del país registró una caída real de 3.2 por ciento, dice la IP en un reporte.
Candidatos en una feria del empleo.
Candidatos en una feria del empleo. (Jesús Quintanar)

México

Del cuarto trimestre de 2007 al mismo periodo de 2014 cambió la estructura de los ingresos de la población ocupada, ya que el número de personas que recibían ingresos superiores a tres salarios mínimos se redujo en 3.1 millones, afirma el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

En su análisis económico semanal señala que en ese mismo periodo los ocupados con ingresos menores a tres salarios se incrementaron 5.4 millones, lo que refleja claramente un menor ingreso de la población ocupada.

El Ceesp agrega que los recientes datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) muestran la forma en que se ha modificado la estructura salarial de la población empleada en los últimos años, además de la disminución en el ingreso real de los hogares.

En 2014 el ingreso corriente total trimestral de los hogares mexicanos registró una caída real de 3.2 por ciento respecto a la encuesta de 2012.

El Ceesp indica que los trabajadores que reciben hasta un salario mínimo representaron 32.3 por ciento, y si se suman los que reciben hasta tres salarios mínimos, el porcentaje se eleva hasta 78.7 por ciento, lo cual implica que quienes integran los niveles de salarios superiores a tres salarios mínimos solo representan 21.3 por ciento.

“Las cifras muestran que el aumento de perceptores con menores ingresos, a costa de los de mayor ingreso, se viene dando desde 2004”, puntualiza el organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial.

Agregó que en un contexto en el que la situación de los hogares no muestra mejoras importantes en materia de ingresos; es claro que su cautela para gastar se incrementa y eso se refleja en un menor dinamismo del consumo.

Asevera que mientras el consumo no mejore, la posibilidad de un mayor ritmo de crecimiento del producto interno bruto será limitada.

“Es por ello que acelerar y facilitar la instrumentación de las reformas estructurales es fundamental para que la inversión crezca y con ello el empleo y mejores ingresos”, subraya.

Destaca que aquí es donde entra la disponibilidad de autoridades y empresas de hacer ajustes a las políticas públicas que permitan un desempeño más eficaz del aparato productivo del país.