Pensiones y deuda absorben la quinta parte del gasto público

El costo financiero de las obligaciones del Estado rebasó los 89 mil mdp de enero a abril de este año, un aumento de más de 32%.
Beneficiarios de los programas sociales.
(Cortesía)

Ciudad de México

Los crecientes recursos canalizados al pago de pensiones, en conjunto con el reciente aumento en  el costo financiero de la deuda pública, ya absorben la quinta parte del gasto público federal, de  acuerdo con la Secretaría de Hacienda.

En el periodo que va de enero a abril de este año, el gasto de pensiones ascendió a 213 mil 840 millones de pesos, lo que representó un incremento de 5.3 por ciento en términos anuales, para alcanzar su máximo histórico.

En línea con la misma tendencia, el costo financiero de la deuda pública alcanzó 89 mil 64 millones de pesos en el mismo periodo, un aumento de poco más de 32 por ciento anual, también con un repunte a un máximo jamás observado en términos nominales.

Ambos apartados del gasto público suman 302 mil 905 millones de pesos, que absorben una quinta parte del billón 527 mil millones de pesos al que asciende el gasto total del sector público en los primeros cuatro meses del año, de acuerdo con las Estadísticas Oportunas de Finanzas Públicas de la Secretaría de Hacienda.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), así como agencias de calificación crediticia como Moody’s han recomendado al gobierno federal realizar acciones para mitigar el aumento en el costo de las pensiones, debido al cambio demográfico del país.

Asimismo, el Banco de México advirtió en su informe del primer trimestre de 2016 que un riesgo para la economía mexicana es un deterioro en las condiciones de financiamiento, por la volatilidad internacional a raíz de eventos como la normalización de la política monetaria de Estados Unidos.

MAYOR A INVERSIÓN PÚBLICA

El costo de las pensiones y la deuda del sector público, el cual continuará en crecimiento en los próximos años conforme aumente el número de pensionados y las necesidades de financiamiento del gobierno, es superior a los 222 mil 774 millones de pesos que se destinaron a inversión física presupuestaria —bienes de capital en servicio de la población como escuelas y hospitales— entre enero y abril de 2016.

A diferencia del pago de pensiones y el costo financiero de la deuda, la inversión en bienes de capital aporta al crecimiento económico, pero muestra una trayectoria descendente.

Esta inversión pública disminuyó casi 20 por ciento respecto al mismo lapso del año pasado, y se mantiene en su nivel más bajo desde 2014, año en el que comenzó la caída de los ingresos petroleros.

Como proporción del producto interno bruto —producción nacional— , en 2015 el gobierno federal invirtió 4.3 por ciento en inversión física presupuestaria, el nivel más bajo desde 2008, año de la crisis financiera mundial.

En cambio, el pago de pensiones alcanzó 3.2 por ciento del PIB el año pasado, su nivel más alto en esta comparación con la actividad económica del país.

En cuanto al costo financiero de la deuda pública aumentó a 2.3 por ciento del PIB el año pasado, su nivel más alto desde 2006. La inversión física presupuestaria registró una mayor disminución en el apartado de salud en el periodo de enero a abril de 2016, con una caída de 33 por ciento en términos anuales, por lo que este gasto descendió a 3 mil 795 millones de pesos.

En segundo lugar, la inversión física en proyectos energéticos de hidrocarburos cayó 32.8 por ciento anual en el mismo periodo, y registró 106 mil 763 millones de pesos, el nivel más bajo desde 2013. En cuanto a los proyectos en el sector eléctrico, la inversión disminuyó 8.7 por ciento anual. En total para el sector energético la inversión física descendió casi 31 por ciento.

A ese apartado le siguió el abastecimiento de agua potable y alcantarillado, con un descenso de poco más de 20 por ciento anual en el mismo lapso enero-abril de 2016, por lo que los recursos a este tipo de infraestructura se ubicó en 5 mil 427 millones de pesos.

En cuanto a la inversión física en educación, se registró una caída de 7.5 por ciento anual, y los recursos a ese tipo de infraestructura se ubicaron en 4 mil 607 millones de pesos.

Solo el apartado de inversión física para comunicaciones y transportes registró un alza de 8.4 por ciento anual, para alcanzar 26 mil 788 millones de pesos.