Pemex tiene 10 años para liquidar su pasivo laboral

La reforma energética establece que en un plazo no mayor a una década el Estado y Pemex deberán resolver la deuda laboral que según los estados financieros de Pemex asciende a dos billones de pesos.
Con la reforma energética, Pemex deberá convertirse en una empresa productiva
Con la reforma energética, Pemex deberá convertirse en una empresa productiva (Especial )

Ciudad de México

Con la aprobación de la reforma energética, Petróleos Mexicanos tiene 10 años para saldar el pasivo laboral que de acuerdo con los estados financieros de la paraestatal correspondientes a 2012, la deuda laboral asciende a dos billones de pesos. Esta cantidad representa el 58.6 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación 2014.   

El documento de la reforma dice que el Ejecutivo Federal, en un periodo no mayor a diez años tendrá la obligación de adaptar un plan para disminuir su dependencia fiscal de los ingresos petroleros y de eliminar el pasivo laboral de Pemex. 

En párrafos más adelante, se le asigna a Pemex la responsabilidad de “resolver sus pasivos laborales”

Al hacer una revisión de los estados financieros de la paraestatal de los últimos 10 años, en 2002 este pasivo fue por 37 mil 100 millones de pesos. En 2004, la cantidad se elevó a 52 mil 800 millones de pesos. Aunque hubo un incremento de 30 por ciento, después de este año el crecimiento ha sido mayor.

En 2006, de acuerdo con los estados financieros, el pasivo laboral, que partir de este año aparece con el nombre de reserva laboral se ubicó en 454 mil  327 millones de pesos.

En los indicadores financieros de 2010, la paraestatal documenta que esta reserva es por el orden de 1.5 billones de pesos. En este reporte, el indicador aparece identificado como “efecto patrimonial de la reserva laboral”.

En  el estado financiero de 2013, el pasivo laboral, aparece como “reserva para beneficios a empleados” y se ubica en dos billones de pesos.  

Después de 2006, año en que el pasivo laboral empieza a crecer, coincide con  los efectos de la reforma energética de 2008 hasta llegar al 21 de marzo de 2010, fecha en que los organismos subsidiarios de Pemex adquirieron el rango de organismos públicos descentralizados (Pemex Exploración y Producción, Pemex Refinación, Pemex Petroquímica y Pemex Gas). 

Respecto al tema de los pasivos totales (deuda) de Pemex, en el marco de referencia de la reforma energética se dimensiona el tamaño y el riesgo de esta deuda. Para ello, se refiere que la deuda equivale a un 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Otra comparación es que esta cantidad se asemeja al tamaño del PIB de Hungría o Vietnam.

Con la reforma Pemex deberá convertirse en una “empresa productiva del Estado”.  Para ello el Congreso de la Unión realizará las adecuaciones al marco jurídico considerando que la remuneración de su personal deberá calcularse de manera equivalente a las existentes en la industria o actividad de que se trate.