• Regístrate
Estás leyendo: Pemex miente en licitación de seguridad: Grupo Carso
Comparte esta noticia

Pemex miente en licitación de seguridad: Grupo Carso

El conglomerado de Carlos Slim dice que es falso que se haya emitido un fallo de suspensión ante recurso de reconsideración que presentó.
Publicidad
Publicidad

Grupo Carso aseguró que es falso que la Autoridad Colegiada de Pemex haya dado un fallo de suspensión por el recurso de reconsideración que presentaron las firmas de Carlos Slim -Scitum, en alianza con Triara y Telmex-, el cual sigue su curso y en análisis.

Asimismo, señaló que tampoco es cierto que no presentó documentos certificados ante notario, solicitados para la licitación de un “Servicio de comunicación segura para acceso a internet” por la petrolera.

Respecto a las cartas de contrato certificadas ante notario, señaló que: “Dichos documentos no requieren certificación, pues se trata de documentos originales (como las actas de nacimiento) que son reconocidas como tal, por lo que ese es uno de los puntos que están en disputa en el recurso de revisión”, aunque el resto de los documentos sí fueron certificados.

“Tuvimos diferentes reuniones, en una de esas el funcionario de Pemex que estuvo con nosotros reconoció que validó una certificación de Operbes del 9 de mayo de 2013, cuando la norma que otorga esa certificación fue emitida hasta octubre de ese mismo año”, aseguró la empresa.

Lo anterior, dijo, a pesar de que tiene estipulado en sus procesos que si ve o detecta algo que pone en riesgo al erario o no cumple con todos los requerimientos, puede subsanar todo el proceso o al menos un punto, y en el caso de todos los documentos tenía la opción de ir con sus contrapartes de gobierno para verificarlos.

“Si la Ley permite revisar todo, se pudo haber hecho con los documentos que presentamos, pero si vieron una diferencia superior a 220 millones de pesos entre un participante y otro, más allá de si debe o no certificarse un documento, es más importante porque hace más daño”, señaló.

Carso aseguró que Pemex pudo repetir el concurso al ver una diferencia tan amplia en el precio, e incluso no le hubiera implicado costos extras si se hubiera hecho el estudio de mercado con todos los participantes y no haciendo a un lado a sus empresas bajo el argumento de que no estaban certificadas, pues a dicho estudio solo se le invitó a Operbes.

El estudio de mercado fue realizado un año antes de que iniciara el concurso, en ese momento Pemex invitó a TI América y Operbes, la primera dio a conocer un techo de precio para los servicios requeridos de 990 millones de pesos.

“Pero después TI América y Operbes hicieron una alianza para participar en la licitación, y presentan una propuesta de 700 millones, que sabían estaba por debajo del techo requerido, pues ellos hicieron el estudio”, argumentó Carso.

La firma de Carlos Slim reiteró que toda esta situación que se generó en el proceso implicó que los servicios de seguridad para la red de Pemex se contrataran a un sobreprecio de 46 por ciento, es decir 220 millones 66 mil 879 pesos, y que se adjudicó violentando principios básicos contenidos en los códigos de ética y conducta esperada.

Pemex explicó previamente que por la naturaleza de la información que se protege en la empresa, la normatividad le permite adjudicar directamente servicios como el que licitó, por tratarse de un asunto de seguridad nacional; sin embargo, para dar transparencia al proceso y obtener mejores condiciones técnicas y económicas, se realizó un concurso abierto en el que pudieran participar todas las empresas del rubro de seguridad de la información.

“Para garantizar la seguridad de la información sustancial, se requieren altos estándares tecnológicos. En la evaluación de las propuestas se le dio una ponderación de 60 por ciento a la parte técnica y 40 por ciento a la económica, práctica común en temas tecnológicos”, dijo Pemex.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.