• Regístrate
Estás leyendo: Para la banca española siempre habrá un buen negocio
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 12:37 Hoy

Para la banca española siempre habrá un buen negocio

No hay otro sector en la economía española que sea una fuente de tanto orgullo y vergüenza en los últimos años como el bancario


Publicidad
Publicidad

El crecimiento y la expansión internacional de una serie de campeones nacionales significó que España tuviera un mayor éxito en finanzas que cualquier otro país europeo desde la introducción del euro. Sin embargo, al mismo tiempo, el colapso de las cajas de ahorros del país después de años de préstamos imprudentes (reckless lending) infligió una agonía en toda la economía española.

Años de gestión incompetente y politizada de estas pequeñas instituciones de crédito regionales españolas, conocidas como cajas, llevaron a una ola de nacionalizaciones y rescates, como los créditos hipotecarios incobrables que hicieron en la etapa previa a la crisis y que regresaron para atormentarlos.

Al mismo tiempo, los tres bancos más grandes de España, Santander, BBVA y Caixabank, escaparon de la tormenta en su mayoría intactos, los primeros dos con la ayuda de sus extensas operaciones internacionales y el tercero por el tamaño y cartera de participaciones industriales.

Ahora, después de un periodo de destrucción creativa en el sector bancario español, la pregunta que se hacen los analistas e inversionistas es si la consolidación, combinada con la recuperación económica de España, les permitirá a los sobrevivientes cosechar las utilidades.

“La fase más grave de la crisis bancaria española terminó”, dice Marco Troiano, analista de banca española de Scope Ratings. “La pregunta para los inversionistas es ¿cuáles son los márgenes normalizados y la rentabilidad de los bancos sobrevivientes, especialmente, los nacionales? En comparación con (el periodo) antes de la crisis, el sector se ve más seguro, con una mejor administración y más rentable debido a la consolidación”, dice.

Algunos importantes banqueros españoles durante varios años compararon en privado la situación del sector financiero español con el de México después del llamado “Efecto Tequila” de 1994. El gobierno mexicano tuvo que rescatar a numerosos bancos pequeños, lo que significó que los cinco bancos principales terminaran con una mayor participación de mercado y se volvieran más rentables en la década siguiente.

Hasta el momento, los tres grandes bancos españoles ven que sus ingresos se recuperan, mientras las disposiciones contra los créditos inmobiliarios incobrables disminuyeron y la economía nacional empieza a recuperarse.

Santander y BBVA siguen con su crecimiento en el extranjero, y al mismo tiempo hacen pequeñas adquisiciones en España en regiones geográficas donde quieren aumentar su participación.

Caixabank es una de las grandes cajas de ahorros que sobrevivió a la crisis con casi la misma forma con la que entró, sólo que más grande. Caja Madrid, su rival por mucho tiempo, al contrario, entró en una desastrosa fusión de varias vías para formar Bankia que finalmente llevó a un rescate por parte del Estado. Sin embargo, los banqueros esperan una mayor consolidación, ya que las instituciones de crédito de tamaño medio se fortalecen para asegurar su estatus en el nuevo orden.

“Vamos a ver la consolidación del sector financiero; las pequeñas cajas de ahorro continuarán con su consolidación”, dice Luis Esguevillas, director de mercados de capital de renta variable para Iberia y Francia de Citigroup.

Un acuerdo reciente que destaca los retos que enfrentan los modelos de negocio de los bancos españoles de tamaño medio fue la compra que hizo Banco Sabadell del banco británico TSB a Lloyds Banking Group.

Sabadell fue uno de los consolidadores nacionales más activos entre los bancos medianos, pero la medida que tomó de comprar en el extranjero marcó un cambio en la estrategia. En ese momento los analistas cuestionaron si el acuerdo, donde el banco dijo que se logró a un precio muy favorable, también era el reconocimiento de que el crecimiento no sólo iba a llegar de la recuperación española.

Mientras España pasó por la transición de la crisis económica a la recuperación, la operación en su mayoría fue buena. La pregunta que se mantiene es cómo se verá el sector una vez que regrese a la normalidad.

“Los bancos más agresivos salieron del mercado”, dice Troiano. “El sector pasó por un auge inmobiliario y su caída, y los bienes raíces apenas empieza a mostrar señales de vida. Ahora, con una ayuda de los bancos menos agresiva, podrán encontrar un nivel más estable de rentabilidad en España”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.