Se paga menos en los nuevos empleos: Aregional

En el análisis realizado por la firma de consultoría, respecto al cierre de 2014, se observa que cada vez es menor la proporción de personas que reciben más de tres Salarios Mínimos por su trabajo. 

Monterrey

Si bien es cierto que entre el primer trimestre de 2010 y el último del 2015 se lograron crear empleos a un ritmo suficiente para disminuir las tasas de desocupación en el país, los nuevos oficios creados presentan niveles de remuneración menores.

Incluso, respecto al cierre de 2014, se observa que cada vez es menor la proporción de personas que reciben más de tres Salarios Mínimos (SM) por su trabajo.

De acuerdo a un análisis elaborado por Aregional, durante los tres primeros trimestres de 2015, la reducción en precios de los bienes y servicios básicos había mejorado el poder adquisitivo del ingreso laboral, sin embargo, durante el último trimestre de 2015 se revirtió esta tendencia.

Es así que al cierre de 2015, 8.17 por ciento, más personas que las registradas a inicios de 2010, tuvieron un ingreso laboral per-cápita insuficiente para adquirir la canasta alimenticia.

Según el análisis de la firma de consultoría Aregional en el primer trimestre de 2010, el 23 por ciento ganó hasta 1 Salario Mínimo (SM), y el 26 por ciento obtuvo más de 1 y hasta 2 SM.

En contraste, en el último trimestre de 2015 estas proporciones aumentaron a 24.6 y 27.8 por ciento, respectivamente. Es decir, que aumentó la proporción de personas ocupadas con estos bajos niveles de ingreso.

El análisis refiere que entre el primer trimestre de 2010 y el último trimestre de 2015, aumentó la Población Económicamente Activa (PEA) de 48 millones 069 mil 274 personas, a un total de 53 millones 809 mil 017, es decir, cinco millones 739 mil 743 personas más entraron o buscaron entrar al mercado laboral, lo cual representa un incremento del 11.9 por ciento en la PEA en ese lapso.

Señaló que a pesar de esta mayor presión sobre el mercado laboral, se redujo la tasa de desocupación de 5.3 a 4.2 por ciento de la PEA, debido a que la creación neta de empleos fue de seis millones 044 mil 180, es decir, 304 mil 437 empleos más que el crecimiento de la PEA.

En tanto que el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) nacional y el urbano en el 2014 alcanzaron sus valores más altos con un índice de 1.1043 y 1.1434, es decir, que a nivel nacional había un 10.43 por ciento más personas con ingresos labores insuficientes para cubrir el costo de la línea de bienestar mínimo, y en localidades urbanas 14.34 por ciento más, indica el análisis.

Aregional indicó que en contraste, en los niveles más altos de ingresos laborales, se observó que mientras que al inicio de 2010, el 18.4 por ciento de la PEA ocupada obtuvo de 3 a 5 SM y el 9.5 por ciento más de 5 SM, al término de 2015 sólo 16.3 y 7.1 por ciento de los ocupados lograron estos niveles salariales.

El análisis concluye que debido a la elevada proporción de la población que obtiene remuneraciones bajas por su trabajo y que se encuentra muy cerca o por debajo de la línea de bienestar, existe una elevada vulnerabilidad ante el cambio de precios de bienes y servicios básicos, incluyendo alimentos.

Es así, que es necesario promover la creación de mejores empleos en sectores más productivos, con mejores remuneraciones y condiciones de contratación que favorezcan la estabilidad del poder adquisitivo de las familias, si se quiere reducir la pobreza extrema.