• Regístrate
Estás leyendo: Pactos bilaterales en lugar de TLC: Trump
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 17:46 Hoy

Pactos bilaterales en lugar de TLC: Trump

Canadá y la Unión Europea presentan los primeros recursos legales ante la OMC; “insultante e inaceptable”, que nos consideren amenaza: Trudeau.
Publicidad
Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no descarta la posibiliad de tener acuerdos comerciales por separado con Canadá y México para reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC).

“Para ser honesto, no me importaría ver el TLC, que tendría un nombre diferente, como un acuerdo por separado con Canadá y otro con México. Estamos hablando de dos países muy diferentes”, declaró Trump a periodistas en la Casa Blanca.

El mandatario estadunidense reiteró que el TLC ha sido un mal negocio para Estados Unidos desde el primer día.

“Perdemos mucho dinero con Canadá y perdemos una fortuna con México. Y no va a suceder así nunca más... México se ha tomado nuestras compañías automotrices, un gran porcentaje de ellas, y no puede ser”, enfatizó.

La revisión del TLC se ha empantanado en las últimas semanas por las diferencias de los socios en torno a sectores estratégicos como el automotor, con Washington en pugna para que una mayor parte de los componentes y ensamblado de vehículos producidos en la región se hagan en su territorio.

En un tuit, Trump atacó a Canadá, acusándolo de “tratar muy mal” a los agricultores estadunidenses y de imponer medidas comerciales muy restrictivas.

“Canadá ha tratado muy mal a nuestra actividad agrícola y a nuestros agricultores durante mucho tiempo. ¡Muy restrictivo sobre el comercio! ¡Tienen que abrir sus mercados y romper sus barreras comerciales! Tienen un superávit muy importante en el comercio con nosotros”, escribió Trump.

Aludió también al conflicto sobre la madera con su vecino del norte, que influye en las relaciones comerciales de ambas naciones desde hace años.

Por otro lado, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, criticó los aranceles impuestos por Estados Unidos al acero y aluminio llamándola decisión “insultante e inaceptable”.

“La idea de que de alguna manera somos una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos es francamente insultante e inaceptable”, afirmó Trudeau.

El primer ministro aún cree que en algún momento prevalecerá el sentido común por parte del gobierno estadunidense, “pero no vemos ninguna señal de eso en esta acción por parte de la administración de Estados Unidos”.

Canadá informó que impondrá tarifas de hasta 25 por ciento a más de 100 productos procedentes de su vecino del sur, lo que fue calificado por Trudeau como “la acción comercial más fuerte que Canadá haya tomado desde la posguerra”.

Al respecto, el ministro de Finanzas canadiense, Bill Morneau, comentó que la decisión tomada sobre esos aranceles no es propicia para un diálogo positivo.

“Es negativo para los canadienses (...) y su derecho a una economía fuerte y robusta para sus familias”, señaló durante la reunión de ministros de Finanzas de las principales economías mundiales del Grupo de los Siete (G7).

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, calificó de “ilegales” los aranceles y anunció que su gobierno ya hizo la denuncia ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Durante una intervención en el Parlamento canadiense, Freeland aseguró que la denuncia de “estas medidas ilegales” se había presentado este viernes ante la OMC y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La Comisión Europea también denunció a Estados Unidos ante la OMC e impuso medidas de reequilibrio para proteger su industria, asegurando que no les quedó otra opción.

El tema además también afectó a productores estadunidenses de carne de cerdo, quienes expresaron su preocupación por la represalia por parte de México.

El presidente y director general de la Federación de Exportadores de Carne de Estados Unidos (USMEF), Dan Halstrom, destacó que “es especialmente frustrante ver al cerdo estadunidense atrapado en una disputa que no tiene nada que ver con el comercio porcino”.

Detalló que sería muy desafortunado que las exportaciones de carne de cerdo de Estados Unidos a México, que ofrecen enormes beneficios tanto para la cadena de suministro estadunidense como para los consumidores, importadores, procesadores, minoristas y restaurantes mexicanos, ya no disfruten de acceso libre de impuestos a este mercado crítico.

En México, el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), aseguró que la decisión del gobierno de Donald Trump sobre los aranceles causará mucho daño, pero afectará principalmente a la población votante en Estados Unidos que no estará contento.

Comexi explicó que la reacción de México al colocar aranceles en productos provenientes de Estados Unidos provocará que quienes se vean afectados en sus exportaciones hacia nuestro país se movilicen en Estados Unidos.

“Puede verse una movilización política de parte de la base electoral del presidente Trump para advertirle que los efectos pueden ser muy perjudiciales, y que inclusive podrían costarle la elección en noviembre próximo”.

Agregó que de esta forma se presiona a Estados Unidos para que la administración sepa que lo que está haciendo no solo afecta a México, sino a sus propias bases electorales.

El Consejo señaló que esta imposición de aranceles no ayuda definitivamente al ambiente de la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC).

“Esperaríamos darnos un trato de socios, como lo establecimos desde 1994 cuando empezó. Si bien esta renegociación se maneja en vías paralelas, definitivamente el ambiente que genera no es el mejor”, señaló.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Aluminio (Canalum), Ramón Beltrán, aseguró que los nuevos aranceles no les afectarán ni causarán pérdida de empleos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.