Declaran en concurso mercantil a Oceanografía

La empresa tendrá un año para reestructurarse o de lo contrario, declarararse en quiebra.
Oceanografía creó diversas subsidiarias para poder comprar, emitir deudas o contar con créditos.
Oceanografía tendrá un año para reestructurarse. (Claudia Guadarrama/Archivo)

México

La empresa Oceanografía fue declarada en concurso mercantil por Felipe Consuelo Soto, juez Tercero de Distrito en Materia Civil, con lo que empezó a correr el plazo de un año para reestructurar a la compañía defraudadora de Amado Yáñez Osuna o de lo contrario será declarada en quiebra.

Así lo dio a conocer el juzgador a través del acuerdo emitido en el expediente 265/2014, donde  demandó a la Secretaría de la Función Pública dejar sin efecto la inhabilitación que dictó esa dependencia contra la compañía para obtener contratos con el Gobierno Federal.

El 4 de abril del presente año, el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes informó al juez  sobre la situación que guarda la presunta concursada.

En el referido oficio se establece el incumplimiento de Oceanografía, a las obligaciones contraídas con más de dos acreedores: Navistar; Hoop Lobith; Deutsche Forfait AG; Misr Bank Europe; Woodlands Export; Landesbank Hesse; Ocean Mexicana; Subtec; Calvi; Gulf Offshore Construction; CalDive Offshore/CalDive Int'l; San Miguel Shipping; Consignataria San Miguel; DeLage Landen; Shanara Maritime Int'l; Marfield; Norsk Tillitsmann (bono 2018); Citi (bono 2015); Rabobank; Svs Marítimos Gosh; Gosh Rodrigo DPJ; Gosh Caballo Grano de Oro y Posh Semco Salvage.

Oceanografía tiene activos líquidos por 51 millones de pesos  aproximadamente, y poco más de 500 mil dólares; sin embargo, la empresa tiene contraídos pasivos por más de 14 mil millones de pesos, de los cuales están vencidos más de 10 mil millones de pesos, lo que permite presumir que Oceanografía se ubica en el estado de cesación de pagos previsto en la hipótesis del artículo 10 fracciones I y II de la Ley de Concursos Mercantiles.

El 28 de febrero de 2014, la Bolsa Mexicana de Valores publicó a solicitud de la emisora Citigroup Inc., los adeudos que mantiene la presunta concursada con el Banco Nacional de México:

"Citigroup Ajusta Sus Resultados Financieros del Cuarto Trimestre y del Año Completo 2013. Citi anunció el día de hoy que ha ajustado a la baja sus resultados financieros del cuarto trimestre y del año completo 2013, respecto de los reportados el 16 de enero de 2014, por aproximadamente 235 millones de dólares después de impuestos (360 millones de dólares antes de impuestos) como consecuencia de un fraude recientemente descubierto dentro de su subsidiaria en México".

El 31 de diciembre de 2013, Citi, a través de Banamex había otorgado crédito a corto plazo por aproximadamente 585 millones de dólares a Oceanografía S.A. de C.V. (OSA).

OSA ha sido un proveedor clave de Petróleos Mexicanos; el 11 de febrero de este año, Citi tuvo conocimiento de que OSA había sido inhabilitada para ser adjudicada con nuevos contratos del gobierno mexicano.

Al tener conocimiento de dicha inhabilitación, Citi, conjuntamente con Pemex, comenzó una revisión detallada de su exposición crediticia a OSA y del programa de financiamiento de cuentas por cobrar durante los últimos años. Como consecuencia de dicha revisión, el 20 de febrero de 2014 Pemex determinó que una parte significativa de las cuentas por cobrar registradas por Banamex en relación con el programa de financiamiento de cuentas por cobrar frente a Pemex eran fraudulentas y que las cuentas por cobrar válidas eran sustancialmente menores a los 585 millones de dólares referidos anteriormente.

Con base en la revisión de Citi, la cual incluyó documentación proporcionada por Pemex, Citi estima que puede comprobar la validez de aproximadamente 185 millones de dólares de los 585 millones de dólares de cuentas por cobrar debidas a Banamex por Pemex al 31 de diciembre de 2013.

Estos 185 millones de dólares consisten de aproximadamente 75 millones de dólares comprobados en documentación en los registros de Pemex y aproximadamente 110 millones de dólares en trabajo documentado y realizado que aún estaba en proceso de aprobación por Pemex.