OCDE recorta de 2.6% a 2.2% previsión del PIB mexicano

Los factores adversos para el país incluyen la caída de los precios del petróleo, los recortes en las inversiones en el sector energético, la caída del peso y la incertidumbre sobre la política en EU.
Actividad económica.
Actividad económica. (Especial )

Ciudad de México

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) recortó su perspectiva de crecimiento para México de 2.6 a 2.2 por ciento en 2016 y de 3.0 a 2.3 por ciento en 2017, debido a la incertidumbre sobre las políticas externas, las reducciones adicionales en la producción de petróleo y una confianza empresarial e inversión privada más débiles.

TE RECOMENDAMOS: OCDE ve posibilidades de recuperación económica mundial

De acuerdo con el Global Economic Outlook, aun cuando la demanda interna sigue siendo el principal motor de la actividad económica, gracias a la fuerte expansión del crédito en combinación con aumentos en los salarios reales, el empleo y las remesas del exterior; el crecimiento seguirá siendo contenido en 2017 y 2018.

Los factores adversos para México incluyen el colapso de los precios del petróleo, que redujo los ingresos del gobierno, los recortes en las inversiones en el sector energético, y la fuerte depreciación del peso mexicano a raíz de las expectativas del mercado de una política más restrictiva de la Reserva Federal de Estados Unidos y la incertidumbre sobre la política en los Estados Unidos”, señala el reporte.

El organismo afirma que las reformas ya empiezan a dar frutos, especialmente en cuanto al crecimiento de la productividad.

Señala que la apertura comercial, la inversión extranjera directa, la integración en las cadenas de valor mundiales y los incentivos para introducir tecnologías innovadoras han favorecido determinadas actividades, como la producción automovilística; Sin embargo, dice, muchas otras actividades se han quedado rezagadas.

“Son necesarias reformas adicionales para resolver la asignación ineficiente de recursos productivos, debida a regulaciones locales excesivamente estrictas, instituciones legales débiles, altos índices de corrupción y una inclusión financiera”, señala.

MCM