CCE pide certidumbre para el pacto fiscal

El presidente del organismo, Gerardo Gutiérrez Candiani dijo que este pacto debe impulsar la competitividad, además de garantizar certidumbre para las inversiones de largo plazo.
Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente el Consejo Coordinador Empresarial.
Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente el Consejo Coordinador Empresarial. (Octavio Hoyos)

Ciudad de México

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani dijo que para construir un pacto tributario entre el gobierno y la iniciativa privada se deben considerar  las variables macroeconómicas como los ingresos públicos, los gastos y el déficit para tener certidumbre de largo plazo.

El 27 de enero el secretario de Hacienda anunció que en febrero se firmaría un pacto fiscal con la iniciativa privada del país; pero que esto no significaba que se fueran a eliminar los impuestos aprobados en la reforma hacendaria.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, Candiani comentó que los empresarios deberán revisar si el pacto a proponer “va en la dirección correcta”, para ello evaluarán si las propuestas –del pacto- impulsan la competitividad y la productividad que permitan generar mayores empleos y mejores salarios.  

El representante del sector empresarial opinó que el pacto tributario es “un tema positivo por la certidumbre que da, pero hay que cuidar estas sensibilidades”.

Respecto al tiempo en que estará listo el pacto, mencionó que no van a imponer “tiempos fatales” y que van a avanzar en las primeras reuniones.

Antecedentes

Candiani explicó que el marco de la discusión de la reforma hacendaria acordaron con la Secretaría de Hacienda que si llegaban a buenos términos, después se podría entrar a un pacto fiscal para dar certidumbre de largo plazo a las inversiones.

Los nuevos impuestos que entraron en vigor a partir de este 2014, como el ISR sobre los dividendos de la Bolsa Mexicana de Valores, el acotamiento del margen para deducir las prestaciones sociales y laborales,  al pasar de 100 a 53 por ciento, y los impuestos a los productos de alto contenido calórico, entre otros, son temas que todavía preocupa a las empresas y que deben aclararse.