Bajo nivel de inversión pese a reformas: Fitch

Tanto en México como en gran parte del mundo se tiene aversión al riesgo, por lo que se espera una desaceleración proyectos, dice.
Plataforma de Pemex en el Golfo de México.
Plataforma de Pemex en el Golfo de México. (Claudia Guadarrama)

México

Sí hay proyectos en marcha por las reformas estructurales, pero la realidad es que "han estado por debajo de las expectativas", señaló en una reunión con medios Alejandro García, nuevo director de Instituciones Financieras para América Latina de la agencia Calificadora Fitch Ratings.

El apetito para nuevos proyectos de inversión en México, tanto en el sector energético como otros rubros, es menor que cuando comenzó el sexenio, y el gobierno de Enrique Peña Nieto inició las reformas estructurales.

"Cuando se aprobaron las reformas, eran otras condiciones de mercado, otro precio del petróleo, la demanda por nuevos proyectos de inversión en México era sustancialmente mayor al que hay con precios del crudo, por debajo de 50 dólares por barril", agregó García.

En cuanto a infraestructura, pese a la necesidad de impulsarla por parte del gobierno federal, este rubro requiere inversiones, así como financiamiento especializado de largo plazo.

Pero con el actual clima de volatilidad global, por el aumento de tasas de la Reserva Federal, las instituciones financieras, tanto en México como en el extranjero, tienen aversión al riesgo, por lo que se espera una desaceleración en el ritmo de inversión privada, señaló.

"No cualquier entidad tiene el apetito de participar en estos proyectos, ya que tienen un riesgo de ejecución y de éxito considerable, y propicia que el financiamiento que obtienen sea caro.

"En un escenario en el cual existe un consenso de que las tasas subirán, sin saber el nivel o la magnitud, hay un riesgo financiero importante", agregó.

García precisó, que si la economía se queda estancada por debajo de 3 por ciento, es decir, que el pronóstico de expansión del PIB continúa disminuyendo, se reduzca también la proporción de crédito dentro de la economía.

"Si la economía crece 3 o 3.5 por ciento, pensamos que el crédito bancario puede alcanzar una expansión de 10 a 12 por ciento real, que se termina convirtiendo en 15 o hasta un poco más en términos nominales, y que ya tuvimos crecimientos cercanos a ese ritmo en los últimos años", detalló.

El especialista indicó que es poco probable que la expansión del crédito en el país alcance una proporción de 40 por ciento del PIB, objetivo del gobierno federal en este sexenio.