El negocio de crear los parques de diversiones

Construir un parque de diversiones es un negocio que requiere mucho tiempo y mucha necesidad de capital.
La montaña rusa.
La montaña rusa. (Shutterstock)

Estados Unidos

 “No, no puedes comprar otro helado. O entrar a otra tienda de souvenirs. Y no, no necesitamos una foto conmemorativa… (Gruñidos) Creo que me debería comprar acciones de este lugar”. Por supuesto que deberías. Para los padres que se sienten desplumados por la costosa visita a los parques de diversiones, comprar acciones es una cobertura natural. Hay muchas disponibles. Disney es el monstruo más grande de la industria, pero los parques temáticos únicamente representan una quinta parte de sus utilidades. Pero hay muchos especializados, Six Flag, Cedar Fair y SeaWorld en EU y Merlin en el Reino Unido se encuentran entre los más grandes.

Entrar en una etapa inicial requiere de agallas. Construir un parque de diversiones es un negocio que requiere mucho tiempo y mucha necesidad de capital. La familia Al-Humaidi de Kuwait, respalda un nuevo parque bajo la marca Paramount en el sureste de Inglaterra que costará entre 2 mil millones y 2 mil 500 millones de libras y se inaugurará hasta 2020.

Pero una vez que abre, los parques tienen algunas características atractivas. La asistencia a los 10 principales grupos creció 5.4 por ciento en 2013, de acuerdo con la consultora Aecom. La generación de efectivo de los parques maduros es suficiente para invertir en nuevas atracciones cada par de años y pagar dividendos -el rendimiento de Cedar Park y Six Flag es de más de 5 por ciento. Y la industria se vuelve más astuta para atraer clientes- las atracciones que se relacionan con películas o programas de televisión son esenciales, al igual que los hoteles en el lugar. La diversificación también es importante. Gran parte de la ampliación de Merlin está en (bajo gasto de capital) atracciones urbanas en interiores, como Madame Tussauds.

Entonces, cuando se hace bien, la inversión en un parque de diversiones debe de cubrir más que un helado y una foto de souvenir. Pero esta es una industria que puede ser frágil. SeaWorld tuvo un año espantoso después de que los competidores se volvieron más competitivos y una película criticó la forma como trata a las orcas. Y Euro Disney es la máxima muestra de qué incluso a las grandes marcas les puede ir mal. La casa matriz recapitaliza al parque de diversiones en problemas por una suma de mil millones de euros. Como parte de eso, Walt Disney Company le ofrece a las minorías 1.25 euros por acción de Euro Disney. A principios de 2004 se cotizaban a 25 euros. Eso no es para nada divertido.