Gimnasios capitalizan excesos decembrinos

Expiar las culpas después de Navidad y Año Nuevo compite con compras de descuentos y recalentados.
El spinning es una de las disciplinas más populares.
El spinning es una de las disciplinas más populares. (Especial)

Londres

Se convirtió en una tradición después de Navidad que compite con las compras de descuento y los recalentados.

Tan pronto como terminan las festividades, miles de británicos comienzan la búsqueda en línea de un nuevo gimnasio. Humphrey Cobbold, director ejecutivo de Pure Gym, dice que el número de personas que visitan la web de la cadena de bajo costo comenzó a subir a partir de la media tarde del Boxing Day. Espera que para enero, a medida que se pongan en práctica las resoluciones de año nuevo, el número de personas inscritas a Pure Gym aumente entre 10 y 20 por ciento en comparación con un mes promedio. “Aún estamos como borregos después de Navidad”, dice Cobbold. “Comemos pavo y después nos arrepentimos”.

John Treharne, director ejecutivo de Gym Group, el rival de Pure Gym que cotiza en Londres, está de acuerdo, dice que la tendencia “aplica a todo el sector”.

“Independientemente de que seas un operador premium o uno de bajo costo, las operaciones de enero y febrero son un indicador de todo el año”, dice. Toda la industria de gimnasios de Reino Unido espera un tercio más de nuevos miembros para 2017 que se unen durante los primeros dos meses del año, agrega.

Tras un periodo sostenido sin crecimiento, el mercado de salud y condición física de Reino Unido se expande, con ingresos que aumentan a una tasa anual compuesta de 3 por ciento durante los últimos cinco años.

El crecimiento se impulsa casi totalmente con cadenas de bajo costo como Pure Gym y Gym Group, que arrebatan la participación de mercado a los operadores del segmento medio, como Fitness First y Virgin Active, ya que atraen a miembros de primera vez.

Los ingresos de gimnasios de bajo costo aumentaron a una tasa anual de crecimiento compuesto de 62 por ciento desde 2011, en comparación con una tasa promedio de crecimiento de 1.3 por ciento de otros operadores públicos y privados, de acuerdo con Wyn Ellis, analistas de Numis.

Pero muchos expertos de la industria dicen que los gimnasios de bajo costo no son la única oportunidad. Los inversionistas cada vez muestran mayor interés en un modelo diferente: el de lujo, los llamados estudios boutique que cobran alrededor de 20 libras por clase de acondicionamiento físico, en comparación con la cuota mensual de 20 libras que cobra la mayoría de los operadores de bajo costo. El crecimiento en los dos extremos de la industria del mercado británico sigue los patrones de Estados Unidos.

En el extremo del bajo costo, la cadena Planet Fitness, que comenzó a cotizar en la Bolsa de Valores de Nueva York el año pasado, impulsó una ola de competidores de bajo costo que trataban de capitalizar la tendencia en otras partes.

En Reino Unido, Ellis de Numis dice que si bien Pure Gym y Gym Group tienen modelos de negocio “muy similares”, que se basan en precios bajos, sin contratos de plazo fijo y acceso las 24 horas a los miembros del gimnasio, los dos pueden seguir expandiéndose. “Se establecen como líderes de mercado en un segmento dinámico de acondicionamiento físico de Reino Unido, en el que los dos crecen en el mercado y le arrebatan participación a los operadores tradicionales”, dice.

El caso de la inversión para los proveedores de mayor nivel también se basa en las tendencias de EU. El crecimiento de grupos como SoulCycle, un estudio de bicicleta fija donde una sola clase de spinning en Nueva York cuesta 34 dólares impulsó un auge de acondicionamiento físico especializado. De acuerdo con Piper Jaffray, el banco de inversión, las cadenas especializadas en EU con ofertas únicas, como ciclismo, cross training, pilates y barra inspirada en el ballet, aumentan el número de los nuevos estudios a una tasa de 450 por ciento al año desde 2010.

En Reino Unido se ven las primeras señales de una tendencia similar. Desde que la cadena estadunidense Barry’s Bootcamp, que se informa tiene una valuación de más de 100 mdd, abrió su primer local en Reino Unido en Londres en 2013, decenas de startups de acondicionamiento físico especializado surgieron en la capital, las cuales buscan respaldo de inversores establecidos.

Este mes, Octopus Investments, un gestor de activos cuya división de capital de riesgo invirtió en empresas como Zoopla y Graze, realizó una inversión, sin dar a conocer la suma, en Barrecore, un cadena de estudios de barra con nueve locales en todo Reino Unido.

Rebecca Hunt, de Octopus, dice que el crecimiento en los gimnasios especializados de acondicionamiento “llegó a Europa”, que se sumaron a las cadenas de gama alta que se presentan a sí mismas como las favoritas de las celebridades y cobran 28 libras por una clase de una hora, “tienen una posición única” para “capitalizar esta tendencia de rápido crecimiento”.

Sunaina Sinha, socia gerente de Cebus Capital y presidenta de Barrecore, está de acuerdo, dice: “Llegamos a la punta del iceberg de los gimnasios especializados para acondicionamiento físico en Reino Unido y Europa”. Sinha rechaza las sugerencias de que el acondicionamiento físico especializado es solo una moda y dice que al fijar la mira en el extremo del lujo del mercado, Barrecore y otros atraen una “base inelástica de consumidores” cuya disposición para pagar servicios de alta calidad no se afecta por una desaceleración económica. “A diferencia de los grandes gimnasios, que pueden ser menos personales, los gimnasios especializados de acondicionamiento físico tienen una sensación de comunidad. Ese tipo de personalización tiene un impacto más duradero”, dice. Más de 85 por ciento de la gente que asiste a las clases de fitness de Barrecore regresa a los estudios.

A Treharne no le preocupa que el crecimiento de los sitios de gama alta pueda afectar a Gym Group. “Vemos un crecimiento significativo en el sector de bajo costo, en el premium o especializado del mercado, y por lo tanto el segmento medio es el que se reduce por ese crecimiento”, dice.