Nasser Al Khelaifi, jeque catarí que aspira a gobernar el futbol

Este excéntrico millonario es el presidente del equipo frances PSG, el cual pagó la cantidad de 222 mde para tener entre sus filas a la figura brasileña Neymar.
De 2011 a la fecha, el presidente del PSG ha desembolsado más de 600 millones de euros para hacerse de figuras del balompié.
De 2011 a la fecha, el presidente del PSG ha desembolsado más de 600 millones de euros para hacerse de figuras del balompié. (Moisés Butze)

México

Al parecer, tras el reciente retiro del italiano Francesco Totti, figura de la Roma durante más de dos décadas, el romanticismo en el balompié ha quedado enterrado en el pasado. Hoy más que nunca el dinero es el catalizador, y para remarcarlo nada mejor que la noticia que sacudió al mundo deportivo la semana pasada. El equipo de futbol PSG desembolsó la histórica cantidad de 222 millones de euros para arrebatarle al Barcelona una de sus máximas joyas, el brasileño Neymar. El artífice de lo que podría marcar una nueva era en este deporte es un empresario catarí, su nombre es Nasser Al Khelaifi y es una de las personas más acaudaladas del mundo.

Hablar de Catar es referirse al país más rico del mundo, pues tiene el producto interno bruto per cápita más alto, es decir, económicamente hablando, sus ciudadanos tienen una calidad de vida envidiable. La base de su desarrollo ha sido por décadas el petróleo, recurso que han explotado al máximo para resaltar, pero su gobierno no se conforma con lo logrado localmente, quieren brillar en el mapa global y para eso invertir en el deporte se ha convertido en una prioridad.

Uno de los encargados de esta ambiciosa misión del país asiático es precisamente el jeque Nasser Al Khelaifi, presidente del club francés de futbol Paris Saint-Germain (PSG), presidente de la Federación de Tenis de Catar, vicepresidente de la Federación de Tenis de Asia y presidente de la cadena televisiva Bein Sports (Al Jazeera Sports).

El camino

Nasser Al Khelaifi nació el 12 de noviembre de 1973 en Doha, la capital de Catar. El dinero nunca fue un inconveniente en su familia y desde muy joven ha estado estrechamente ligado al deporte, específicamente al Tenis, donde incluso se hizo profesional y alcanzó el lugar 995 del mundo según el ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales.  

A lo largo de su carrera en el deporte blanco apenas alcanzó premios en metálico que alcanzaron los 16 mil dólares; sin embargo, su principal logro en ese ambiente fue conocer y hacerse íntimo amigo de Tamim bin Hamad Al-Thani, ni más ni menos que el actual jefe de gobierno de Catar.

En Catar abunda el gas y el petróleo, al grado de que en 2005 se decidió crear el Qatar Investment Authority (QIA), un fondo soberano de inversión que se encarga de administrar los beneficios que dejan estos recursos. Este fondo es el verdadero dueño del PSG, dado que en 2011 fue adquirido con dinero que salió de sus entrañas.

El administrador de este fondo es el jefe del gobierno catarí, quien puso al frente a su amigo Nasser Al Khelaifi. 

Aunque el verdadero propietario del club francés es dicho fondo, Al Khelaifi es multimillonario por sí mismo; por generaciones su familia se ha dedicado a la extracción de hidrocarburos, lo que les ha dejado una fortuna estimada en alrededor de 12 mil millones de dólares.

La facilidad con la que encuentra dinero ha sido clave en la forma de operar del PSG desde que él llegó a la presidencia en 2011. La compra de Neymar llegó a una cantidad estratosférica, pero antes ya había pagado sumas exorbitantes. Por ejemplo, en 2013 desembolsó 64 millones de euros para quedarse con el delantero uruguayo Edison Cavani o los 63 millones que pagó al Real Madrid en 2015 para hacerse de los servicios del argentino Ángel di María.

Desde su llegada al equipo parisino, Nasser Al Khelaifi ha gastado más de 600 millones en la adquisición de jugadores, cifra que parece no importarle mucho, para muestra, la declaración que hizo después de comprar a Neymar: “Puede parecer caro, pero en dos años vamos a ganar más de lo que pagamos. Este es un proyecto conjunto, el de unir la marca PSG con la marca Neymar”.

A final de cuentas, el deporte también es un negocio, y este empresario catarí está dispuesto a sacarle el mayor jugo posible, ya lo dice él mismo: “no es difícil obtener ganancias en el futbol”.

Origen

Desde muy joven fue tenista, alcanzó el sitio 995 del mundo, pero solo pudo ganar premios por 16 mil dólares.

Nexo

Es íntimo amigo del jefe de gobierno de Catar, quien lo puso al frente del PSG una vez que se concretó la compra.

Gasto

De 2011 a la fecha, el presidente del PSG ha desembolsado más de 600 millones de euros para hacerse de figuras del balompié.