Por 'tramposas', afores reciben multa de mil 100 mdp

Profuturo GNP Afore, Afore Sura, Afore XXI Banorte y Principal Afore, así como 11 personas físicas hicieron acuerdos que disminuyeron la competencia que existía entre ellas.

Ciudad de México

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) multó con mil 100 millones de pesos a Profuturo GNP Afore, Afore Sura, Afore XXI Banorte y Principal Afore, así como de 11 personas físicas, que celebraron acuerdos para reducir los traspasos entre Afores.

De acuerdo con la Cofece, los involucrados sancionados realizaron prácticas para disminuir la competencia que existía entre ellas para ganarse la preferencia de los trabajadores limitando los traspasos.

“En un mercado en donde las inversiones y las comisiones que cobran las Afores están reguladas, los traspasos son una fuente fundamental de competencia. Al convenir limitarlos, disminuyen sus incentivos a ofrecer un mejor servicio, y eliminan la posibilidad de que los trabajadores puedan premiar o castigar a su Afore según su grado de satisfacción”, detalló el organismo en un comunicado.

TE RECOMENDAMOS: Cofece multa a Afore XXI Banorte con más de 300 mdp

La Cofece explicó que cada trabajador que cotiza o ha cotizado en el IMSS o ISSSTE tiene una cuenta personal e individual a la cual se canalizan sus aportaciones, que es administrada por una Afore. Además, tiene derecho a elegir cuál de ellas manejará sus ahorros para el retiro. No obstante, en seis ocasiones entre noviembre de 2012 y junio de 2014, directores generales y directores de operaciones de las Afores sancionadas celebraron convenios para reducir el traspaso de cuentas entre ellas, estableciendo montos máximos de traspasos semanales que variaban dependiendo del acuerdo. Con esta acción disminuían la competencia.

“Los convenios tenían la característica de ser bilaterales y se celebraron de la siguiente manera: Profuturo-Afore Bancomer, alrededor de noviembre de 2012 a enero de 2013; Profuturo-Afore XXI, entre octubre de 2013 a mayo de 2014; Afore XXI-Sura, entre enero y junio de 2014; Afore XXI-Principal, enero a junio 2014; Profuturo-Sura, marzo a junio de 2014, y Profuturo-Principal, febrero a junio de 2014”.

El cumplimiento de los acuerdos se monitoreaba a través de correos electrónicos en los que se establecieron mecanismos para ocultar la identidad de las Afores que cometieron la conducta, como utilizar sobrenombres para las empresas, lo que muestra que los sancionados conocían la ilegalidad y consecuencias de la acción.

Con base en datos de la CONSAR, se acreditó que en los periodos en los que estuvieron vigentes los convenios se redujeron los traspasos de cuentas entre las Afores involucradas.

El objetivo de esta práctica indebida era reducir el gasto comercial, lo que repercutiría en mayores beneficios para las Afores.

En 2014, del gasto total de una Afore, el comercial representó alrededor de 34 por ciento, y llegó a ser hasta 50 por ciento de la comisión cobrada a los trabajadores. Estas acciones, si bien buscaban reducir los costos de las administradoras, no se vieron reflejadas en una mejor comisión para los clientes.

Ahorros no fueron afectados

El presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore) aseguró que  “el ahorro de los trabajadores nunca estuvo en riesgo y en todo ese tiempo continuó recibiendo los rendimientos que le correspondieron”.

Carlos Noriega refirió que el sector de las Afores se caracteriza por la fuerte competencia entre ellas, lo que redunda en mejores rendimientos y servicios de calidad para los trabajadores afiliados. Esto lo confirma el hecho de que las Afores hayan logrado otorgar a los trabajadores un rendimiento cercano al 5 por ciento real promedio en los últimos 20 años, así como los más de 14 millones de servicios que prestaron a los trabajadores afiliados en 2016.


MCM