Mal tiempo para petroleras de Latinoamérica: Moody’s

Hay un estimado negativo para 8 de las 14 firmas de petróleo y gas, lo que refleja su creciente apalancamiento y alto riesgo de refinanciamiento, revela calificadora.
Este año, el mundo enfrentó una crisis por los precios de crudo.
Prevén mal tiempo para las petroleras de Latinoamérica (Bret Hartman)

Ciudad de México

Las petroleras de América Latina, entre ellas Pemex, continuarán con una perspectiva “débil” por lo menos hasta mediados del próximo año, debido a los persistentes problemas financieros, como la baja liquidez, a pesar de la reciente recuperación de los precios del crudo, informó la agencia de calificación crediticia Moody’s.

 “Las perspectivas negativas reflejan los desafíos que esas compañías tendrán en el futuro, incluso si los precios del petróleo se recuperan; es decir, sus estructuras de costos rígidas, tendencias negativas en producción y reemplazo de reservas”, indicó Nymia Almeida, analista del sector energético de Moody’s.

En el caso de Pemex, existe el riesgo que no se concreten debidamente distintas estrategias para salir de su declive productivo y financiero, como lograr con éxito asociaciones y planes farm-out con la iniciativa privada, para reducir su necesidad de financiamiento en nuevos proyectos.

Advirtió que esos planes pueden complicarse debido a que inversionistas internacionales y posibles socios también están recortando sus inversiones y limitando sus presupuestos, debido al entorno del mercado. Sin embargo, a pesar de ese panorama, la calificadora señaló que hasta el momento no prevé mayores cambios a las evaluaciones de petroleras nacionales de América Latina, pero prevé que Pemex y Ecopetrol, especialmente, tengan que reducir su inversión de capital.

Por lo tanto, las empresas estatales petroleras continuarán requiriendo el respaldo de sus gobiernos, como el reciente apoyo financiero del gobierno mexicano a Pemex.

 “Tenemos perspectiva negativa para ocho de las 14 compañías de petróleo y gas, lo que refleja su creciente apalancamiento y alto riesgo de refinanciamiento, así como un limitado amortiguador financiero y acceso al mercado”, señaló Moody’s en su informe. “Necesitarán apoyo en materia de liquidez para evitar el default, ya sea a través de apoyo verbal o implícito de su gobierno, refinanciamiento de su deuda o inyecciones de efectivo”, agregó Moody’s.

Aunado a esa problemática financiera, las petroleras nacionales de la región también han sido afectadas por la volatilidad del tipo de cambio, debido a que afectó la generación de efectivo por la venta de combustibles y otros productos refinados.

“En términos generales, las compañías no han ajustado los precios de sus combustibles en línea con esas fluctuaciones cambiarias”. La agencia recordó que disminuyó la calificación crediticia de seis de las 14 compañías estatales petroleras de América Latina —incluidas Pemex, la brasileña Petrobras y Pdvsa de Venezuela—, de las cuales evalúa su capacidad para cumplir obligaciones financieras.

Moody’s indicó que la mayoría de esas empresas tiene perfiles crediticios débiles, pero cuenta con la ventaja de que están ligadas a la calificación soberana de su país.