• Regístrate
Estás leyendo: Moody’s advierte sobreoferta de vivienda por subsidios
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 01:06 Hoy

Moody’s advierte sobreoferta de vivienda por subsidios

Los subsidios a la vivienda ascendieron a 11 mil 300 millones de pesos en 2014, casi el doble del promedio para los tres años anteriores, y se mantuvieron en ese nivel en 2015.

Publicidad
Publicidad

Empresas constructoras en México se dirigen a una sobreoferta de vivienda –propiciada por programas de subsidios y un auge de créditos hipotecarios impulsados por el gobierno mexicano– que puede comenzar a disminuir los precios, afectando su estado financiero, advirtió Moody’s.

“Si bien el efecto sería gradual, tal excedente podría afectar los precios de las viviendas, un factor crediticio negativo para las constructoras y el mercado de instrumentos respaldados por hipotecas residenciales”, señaló la agencia de calificación crediticia en un informe.

“Los subsidios a la vivienda ascendieron a 11 mil 300 millones de pesos en 2014, casi el doble del promedio para los tres años anteriores, y se mantuvieron en ese nivel en 2015. Los créditos hipotecarios también han aumentado en los últimos tres años, impulsados en parte por la mayor oferta de créditos con subsidio del Gobierno”, añadió.

Sin embargo, la construcción de esta vivienda ha superado los créditos hipotecarios, y se continúa realizando en áreas subdesarrolladas, sin fuentes de empleo cercanas “en incumplimiento de la política del gobierno federal”. Moody’s criticó una “falta de capacidad administrativa” por parte de gobiernos municipales.

Estos gobiernos locales han sido obligados a desarrollar infraestructura como agua y energía eléctrica para zonas de vivienda a gran escala, pero con la falta de demanda por menor perspectiva de empleo en ciertas áreas, algunos proyectos tienen el riesgo de quedar deshabitados, “lo cual generaría pocas perspectivas de recuperación de costos”.

Aunque la actual administración federal y su impulso a la vivienda social, tuvo el objetivo de crear proyectos cerca de desarrollos urbanos, las constructoras “pretenden anticipar dónde podrían surgir nuevos centros de empleo formal”.

“Aunque en incumplimiento de la política impulsada por el gobierno federal, esta práctica a menudo no es controlada debido a que muchos municipios carecen de la capacidad administrativa para aplicar las restricciones a la construcción”, advirtió Moody’s.

La agencia indicó que no existe claridad en el marco regulatorio, ya que enfatiza “cooperación y coordinación” entre municipios y constructoras, pero no aplica “reglas estrictas”.

“Barreras administrativas a nivel estatal y municipal obstaculizan el desarrollo ordenado de la construcción de viviendas, mientras que algunos municipios afirman que las constructoras pequeñas construyen viviendas en zonas que incluso carecen de infraestructura social básica”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.