“No es el momento, sino la década de México”

Esta buena situación del país tenemos que acompañarla, nuestra obligación es inyectar crédito a la economía de forma que se alcance un desarrollo sustentable. comenta Luis Robles Miaja, presidente ...
Luis Robles Miaja, presidente del banco
Luis Robles Miaja, presidente del banco (Jesús Quintanar)

México

Si entre el gremio banquero existe un hombre con pleno optimismo económico, él se llama Luis Robles Miaja, presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer.

Desde sus oficinas en Lomas de Chapultepec y con miras a la edición 77 de la Convención Bancaria, conversó con MILENIO y difirió de aquellos que aseguran que se vive el momento mexicano, porque para él, esta es la década de México.

El banquero afirmó que las reformas estructurales aprobadas recientemente son más relevantes que el Tratado de Libre Comercio, y de paso calificó como brutal a la competencia bancaria en el país, pero sin dejar de reconocer que los casos como el del fraude de Oceanografía contra Banamex hacen reflexionar sobre la importancia de los controles de riesgo en la banca.

Tras un año con flojo crecimiento ¿en dónde está México?

Contrario a muchos de mis colegas estoy optimista, lo hecho en 2013 por las fuerzas políticas fue fundamental para el futuro del país, en ninguna legislatura de había logrado tanto en tan poco tiempo y si a ello le agregamos la fortaleza del sistema financiero y los acompañamos con nuestra vecindad con Estados Unidos, eso me hace creer que México tiene un futuro muy promisorio. Por ello me atrevo a sostener que seguimos en el mexican-moment, es más yo diría que en la década de México.

¿A qué escenario llevarán las reformas al país?

Independientemente del crecimiento económico, 2013 fue un gran año, se lograron reformas estructurales que sientan la base para un crecimiento sostenido, todas tienen un fin común ya sea a mediano o largo plazo y es que establecerán una nueva estructura que generará una rampa de lanzamiento que permitirá a México pasar de ser una economía emergente a una emergida; es por ello que me atrevo a decir que este conjunto de reformas son aún más relevantes que el Tratado de Libre Comercio.

¿Cómo va a contribuir Bancomer a este crecimiento sostenido?

Estamos comprometidos en apoyar a las pymes, a los grandes corporativos y a las familias, pero sobre todo en participar en cualquier oportunidad de inversión, ya sea en infraestructura, energía o cualquiera de las nuevas ramas de la actividad que se están abriendo. Tenemos retos exigentes porque este buen momento de México tenemos que acompañarlo, nuestra obligación es inyectar crédito a la economía de forma que se alcance un desarrollo sustentable; prueba de ello son los 3 mil 500 millones de pesos que hemos invertido en tecnología e infraestructura y el objetivo de crecer la cartera de crédito a doble dígito, además de apoyar al consumo de bienes duraderos de las familias, porque ello se transforma en bienestar

Se está evaluando la competencia de la banca, ¿cómo está México respecto a otros países?

La competencia es brutal, de las empresas de uso intensivo de capital, no hay una rama de la actividad que tenga mayor competencia, la nuestra es equivalente o muy parecida a la de Estados Unidos, y ahí hay seis mil bancos, aunque siempre hay puntos a corregirse, habrá que ver qué dice el estudio de la Cofece, pero estoy optimista de que no habrá mayor preocupación. A veces se dice que es malo que un banco tenga 30 por ciento del mercado en tal segmento, pero si se llega a ello con eficiencia, inversión e innovación, qué bueno porque es benéfico para el consumidor.

¿Qué fue lo que despertó en la banca el caso Banamex-Oceanografía?

Siendo muy prudente en mis comentarios, es un tema donde un banco fue víctima de un fraude; seguramente es posible que haya complicidades internas, no lo sé, pero casos como éste nos llevan a la reflexión de que el tema de control y de seguimiento de riesgo es importante, a veces los clientes se molestan porque somos demasiado quisquillosos en temas de documentación, pero es porque no prestamos nuestro dinero, sino el de los ahorradores, lo que nos obliga a valorar riesgos porque cuando hay un problema, son costos que pagamos todos. En Bancomer hemos calificado adecuadamente los riesgos, prueba de ello es que nuestra cartera vencida y pérdida esperada se vio reducida el año pasado de manera notable.

¿Cómo espera que sea este año para la Asociación?

Javier Arrigunaga fue reelecto hace tres o cuatro semanas, es un gran banquero y presidente, le doy absolutamente mi voto de confianza por la manera en la que condujo a la Asociación de Bancos de México durante el año pasado y estoy seguro que este será otra vez un buen año.