Alwaleed Bin Talal al Saud: el príncipe de las inversiones tecnológicas

Beneficiario del oro negro de Arabia Saudita, Alwaleed Bin Talal al Saud ha diversificado sus inversiones y participa en empresas globales de la talla de eBay, Apple y Twitter.
El príncipe árabe Alwaleed Bin Talal al Saud.
El príncipe árabe Alwaleed Bin Talal al Saud. (Milenio Digital)

Ciudad de México

¿Qué tienen —o tenían— en común Jack Dorsey (Twitter), Rupert Murdock (News Corp.) Steve Jobs, Bill Gates, Carlos Slim, y Alfredo Harp y Roberto Hernández (Citibank)? Pues que parte de sus inversiones coinciden en firmas en las que ha participado un colega multimillonario que llama mucho la atención por su fortuna, calibre y origen.

Se trata del príncipe árabe Alwaleed Bin Talal al Saud, nieto de Ibn Saud, quien fundó el reino de Arabia Saudita en 1932.

El empresario de 61 años es considerado el árabe más rico del mundo y la revista Forbes lo ubica como el número 47 en su lista de multimillonarios, adjudicándole una fortuna de 20 mil 500 millones de dólares. Él es parte de una camada de siete multimillonarios saudís, todos relacionados entre sí, quienes han disfrutado de las mieles de la riqueza que el oro negro ha proporcionado a su país y a su familia.

Además de invertir en iniciativas energéticas (como infraestructura petrolera, transporte, refinación, etcétera), Alwaleed forjó sus millones de dólares a partir de negocios en el sector de la construcción.

CITIBANK ANTES DE BANAMEX

Su primer golpe de fortuna lo dio en 1991 al comprar el 4.9 por ciento de las acciones de Citibank, invirtiendo 210 millones de dólares.

En el sitio de Kingdom Holdings, que maneja las inversiones de Alwaleed, se afirma que se tomó una decisión de riesgo al comprar papel de una empresa con problemas y subvaluada. Y reconocen que el tiempo les dio la razón, ya que al comprar las acciones a un precio muy favorable, pudieron ser parte del éxito subsecuente de la empresa.

El grupo financiero basado en Nueva York se salvaría de una eventual crisis y encontraría el fuelle necesario para rebotar y recuperar su lustre como una de las mayores firmas bancarias del mundo. Dos años después, Citigroup, la matriz de Citibank, compró al Grupo Financiero Banamex, pagando 12 mil 500 millones de dólares a los dueños encabezados por Harp y Hernández.

En los años siguientes, Alwaleed se ha dedicado a componer un portafolio muy diversificado que incluye medios globales, hotelería, firmas de tecnología, bancos y cadenas de comercio minorista de lujo.

Por medio de su portafolio Kingdom Holdings, Alwaleed alterna con la crema y nata de los inversionistas y empresas globales como Twitter, Apple, News Corp., Saks Fifth Avenue, eBay, Four Seasons, EuroDisneyland, TimeWarner, Fairmont Hotels, y otras empresas de renombre.

DE GATES A JOBS, PASANDO POR TWITTER

En algunas de ellas, Alwaleed se ha convertido en uno de los mayores tenedores individuales e institucionales de acciones, como es el caso de Twitter, donde con sus 300 millones de dólares de inversión en 2011, el príncipe árabe se ha convertido en una piedra en el zapato de Jack Dorsey, uno de los cofundadores de la red social.

De hecho, Alwaleed libró una batalla al interior de la empresa para impedir que Dorsey llegara al asiento de director general (CEO), vacante luego de que Dick Costolo renunciara en junio de este año. Dorsey fue ratificado como CEO, pero tuvo que enfrentar el activismo de Alwaleed, quien se dedicó a proferir que el líder de la red social debería tener “una enorme experiencia en mercadotecnia para acelerar la captación de nuevos tuiteros”.

Otra firma de tecnología en la panza de Kingdom Holdings es Apple, fundada por Steve Jobs, donde el príncipe árabe metió dinero desde 1997… otro negocio redituable ya que actualmente la firma de la manzana es la empresa con el mayor valor de capitalización de mercado, con más de 350 mil millones de dólares.

Asimismo, Alwaleed ha puesto dinero en Aol (lo que quedó de la alguna vez gigante America Online), cuyo golpe más reciente fue la compra, en 2011, del sitio de blogs Huffington Post. Y con inversiones en Motorola, Alwaleed coincide también con otro gigante tecnológico, Google, que compró en 2011 la división Mobility.

Aunque Alwaleed vendió algunas de las propiedades bajo la marca Four Seasons, aún participa en esta administradora privada de hoteles; Kingdom Holdings tiene 45 por ciento de las acciones y Cascade Investment Management, controlada por Bill Gates, tiene otro 45.

AMIGO Y SOCIO DE MURDOCK Y SLIM

Aunque Kindom Holdings vendió la mayor participación en News Corp, Alwaleed sigue siendo socio del magnate Murdock, manteniendo 7 por ciento de sus acciones en Fox, su división de cine y televisión.

Otro roce de Alwaleed con magnates de fuerte calibre es la inversión que mantiene en Saks Fifth Avenue, donde coincide con Carlos Slim. De hecho, la participación del árabe en esta firma neoyorquina de productos de lujo data de 1993, obedeciendo a la apuesta de que el lujo será un factor de crecimiento a pesar de las crisis financieras, por recurrentes que sean.

Asi, Alwalled ha construido un emporio financiero con una fuerte base en Arabia, pero con una diversificación geográfica e industrial, tal como apunta en su visión corporativa: “el príncipe Alwaleed cree en el principio de un constante desarrollo de negocios, diversificación y expansión global”.