Eric Lefkofsky se convirtió en millonario vendiendo cupones

Es el fundador de Groupon, empresa responsable de la popularidad que tienen los cupones electrónicos de descuento en Estados Unidos y en todo el mundo.
A finales de la década pasada, Lefkofsky arriesgó un millón de dolares para echar a andar Groupon.
A finales de la década pasada, Lefkofsky arriesgó un millón de dolares para echar a andar Groupon. (Moises Butze)

México

No hay persona común y corriente a la que no le gusten los descuentos. Parece una frase obvia, pero fue en 2008 cuando un inversionista de Chicago llamado Eric Lefkofsky le dio más sentido, al grado de que en poco tiempo pasó de ser un simple vendedor de alfombras a convertirse en uno de los multimillonarios más grandes del mundo.

El estadunidense nacido en 1969 administra una fortuna que a la fecha ronda los mil 800 millones de dólares, mismos que en gran medida obtuvo gracias a Groupon, compañía que ayudó a fundar en 2008, que a grandes rasgos es una plataforma web que ofrece cupones de descuento en la adquisición de diferentes bienes y servicios.

En aquel año las redes sociales como Facebook y Twitter no tenían el auge con el que cuentan actualmente, en cambio, Groupon era considerada por los especialistas como la “niña bonita del comercio electrónico”.

Su despegue en el naciente comercio electrónico fue tan vertiginoso que en agosto de 2010 la revista Forbes publicó que la empresa vendedora de cupones de descuento era la compañía con el crecimiento más rápido de la historia.

TE RECOMENDAMOS: Steven Mnuchin, millonario y secretario del Tesoro de EU

Groupon estaba en camino de convertirse en un monstruo comercial, por lo que su salida a bolsa era una acción inminente.

Fue en noviembre de 2011 cuando Lefkofsky y compañía concretaron la oferta pública inicial de la firma tecnológica, la cual fue la más grande que una compañía web estadunidense haya logrado, pues recaudó 700 millones de dólares, con un precio de 20 dólares por acción.

Ese fue el punto clave para Eric Lefkofsky; el hacer pública la empresa que ayudó a fundar con solo un millón de dólares, lo llevó a tener una fortuna cercana a los 2 mil millones.

Reconocimiento

La idea inicial no fue de Eric Lefkofsky, sino de Andrew Mason, emprendedor que fundó ThePoint.com, un sitio en internet de acción colectiva.

Desde que se enteró del proyecto, a Lefkofsky le pareció interesante, por lo que decidió invertir un millón de dólares; sin embargo, no sería de a gratis, la condición era ser parte del equipo y hacer unas cuantas modifi caciones.

Al final, ambos personajes se dieron cuenta de que para echar a andar su negocio se necesitaba un giro de 360 grados. ThePoint se convirtió en Groupon y la historia de los cupones electrónicos dio inicio con éxito.

Primero conquistaron Chicago, luego Boston, Nueva York y Toronto, posteriormente todo Estados Unidos. Un par de años después de su creación, Groupon ya era utilizado en 150 mercados de América del Norte y 100 de Europa, Asia y América Latina.

TE RECOMENDAMOS: Wilbur Ross: el millonario que busca negociar el TLC

El monstruo de mil cabezas se ha continuado extendiendo sin parar un solo segundo y a la fecha cuenta con 35 millones de usuarios registrados en todo el mundo.

Si bien Andrew Mason fue el artífice de la idea, el trabajo de Eric Lefkofsky es reconocido por la compañía, al grado que en 2013 fue nombrado el CEO de Groupon, y desde 2015 se desempeña como presidente.

Retos

En su momento, Groupon fue una compañía innovadora que abrió muchos canales, muestra de ello es la popularidad que tiene el uso de cupones entre la población estadunidense; sin embargo, esto ha provocado que ahora se enfrente a varios competidores.

En la actualidad, la compañía de Lefkofsky enfrenta la feroz competencia de firmas igual de conocidas como Picodi.

Recientemente, Groupon decidió vender su negocio latinoamericano al fondo de inversión latinoamericano Mountain Nazca, quien ha anunciado que fortalecerá la presencia en Perú, Chile, Argentina, Colombia y México.

El reto de Groupon es hacer lo mismo en otras latitudes, toda vez que su valor de mercado ha bajado más de 80 por ciento. En algún momento su acción cotizó en 26 dólares, pero ahora apenas llega a cuatros billetes estadunidenses.