• Regístrate
Estás leyendo: México ya es de la élite energética
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 09:32 Hoy

México ya es de la élite energética

La Reforma y las acciones de sustentabilidad pusieron a nuestro país en el número 30 de la AIE, con lo cual se compromete a, por ejemplo, reaccionar en caso de desabasto mundial de combustibles.

Publicidad
Publicidad

El "gasolinazo" en enero pasado a nadie le gustó, pero en el contexto la apertura del sector energético en México empieza a dar resultados positivos a nivel local y global. Por ejemplo, la Agencia Internacional de Energía (AIE), con sede en París, Francia, se refirió a los cambios generados por la Reforma Energética como los “más ambiciosos” en el mundo desde la década de 1990.

Y es que el 16 de noviembre de 2015, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, formalizó la solicitud de México para integrarse al organismo durante la Reunión Ministerial del la AIE en París. En su discurso, el funcionario recordó que la AIE surgió en 1974, para afrontar las consecuencias de una escasez de petróleo “que transitoriamente vivieron los países consumidores y ahora emprende un desafío opuesto: la crisis de precios por una sobreoferta mundial, pero también la amenaza del cambio climático”.

El 21 de junio de 2017, la Junta de Gobierno de la AIE aprobó por unanimidad la adhesión de México como su trigésimo país miembro. La razón fue que el país demostró “que su política energética está alineada a las metas compartidas de la AIE, al seguir las mejores prácticas internacionales, y al tener una orientación de mercado y de sustentabilidad”.

También se puede ver el potencial de crecimiento de México para la inversión extranjera en el sector energético; por ejemplo, datos estadísticos de la Agencia señalan que México consumió 2.23 MWh/per cápita en 2015, por debajo de Brasil (2.52), Argentina (3.09), Chile (3.97) y muy lejos de Estados Unidos (EU) con 12.83.

Otro factor que permitió a México ser aceptado en la AIE es la Reforma Energética. De hecho, el Senado de la República ratificó el ingreso de México a la Agencia el 8 de diciembre de 2017. De esta manera, el país se convirtió en el primer miembro latinoamericano de la AIE, que dicho sea de paso, forma parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y a la cual pertenece México, que es otro de los requisitos para ser miembro.

Chile también solicitó su ingreso a la Agencia, incluso antes que México, pero al ser un país no productor de petróleo, debe “contar o tener acceso directo a un stock de petróleo o producto, equivalente al volumen de al menos 90 días del volumen neto importado en promedio del año anterior, en caso de que se active el Coordinated Emergency Response Measures (CERM) o Medidas Coordinadas de Respuesta a Emergencias”, explicó Arturo García Bello, líder de la Industria de Energía de Deloitte México.

Para que Chile logre esa autonomía petrolera necesita alrededor de 6,000 mdd de inversión en infraestructura, dijo Rubén Cruz, socio líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG en México.

[OBJECT]México también está obligado a garantizar la capacidad de reacción efectiva en caso de desabasto mundial de combustibles por emergencia energética; implementar programas de reducción de demanda en 10% del consumo habitual y contribuir con producción adicional de hidrocarburos sin dañar yacimientos.

También recabar y compartir información del sector energético con la AIE, además de “contar con una legislación y organización correspondiente para operar localmente el CERM”, dice García Bello, y añade que también se requiere otra “legislación y medidas para que todas las compañías operadoras proporcionen la información técnica necesaria”.

Un foco rojo relacionado con las mejores prácticas que deberá adoptar México, tiene que ver con su baja autonomía en almacenamiento de gasolinas, el cual se calcula en tres días de abasto en todo el país.

“No es bueno y no es un estándar internacional. Italia tiene 56 días, Reino Unido 31, EU 27 y Francia 22. Para ello, ya existe una iniciativa de Sener para subir el inventario, es decir, para 2020 serán cinco días; 2022 de ocho a nueve; hasta el 2025 para llegar a entre 10 y 13 días como inventario mínimo. Como promedio trimestral el objetivo es de 12 a 15 días, dependiendo de la región”, explica Rubén Cruz, y afirma que al subir el nivel de inventarios se detonará la inversión en infraestructura para capacidad de almacenamiento y distribución, y para ello se requieren 16,000 mdd.

TE RECOMENDAMOS: Energy México 2018 impulsará proyectos de energía

¿Cuánto le costará a México pertenecer a la AIE? Alrededor de 23 millones de pesos al año, por concepto de contribuciones para los gastos del secretariado de la Agencia.


¿Hay conflicto con la OPEP?

Sobre la cooperación con otros organismos internacionales la Secretaría de Energía (Sener) informó que pertenecer a la AIE “no impide que continúe (México) siendo parte de otros organismos internacionales como la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) y la Agencia para la Energía Nuclear (AEN)”.

Respecto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la Sener publicó que México ha participado como observador permanente, y contribuyó en diciembre de 2016 al acuerdo alcanzado en su 171 Conferencia Ministerial sobre recortar en 1.2 millones de barriles diarios la producción de petróleo con efectos a partir del primero de enero de 2017.

El acuerdo fue prorrogado con participación de México el 30 de noviembre de 2017, con aplicación para todo 2018, con lo que “México se suma a la estabilidad del mercado internacional de crudo”. Para García Bello uno de los objetivos de la AIE es estabilizar los mercados y no tener una influencia en los precios, y para Rubén Cruz, la AIE “es un contrapeso de la OPEP”.


México y su Reforma en 2018

Después de cuatro años de avances en la Reforma Energética, para este año se esperan inversiones que podrían alcanzar los 100,000 mdd. En el sector eléctrico se han realizado tres subastas de energías limpias que han captado inversiones para los próximos tres años por cerca de 8,600 mdd. Con este capital se construirán 65 nuevas centrales solares y eólicas, principalmente, es decir, casi la mitad de los estados tendrán, por lo menos, una central de energía limpia.

También en el sector eléctrico una de las principales licitaciones es la primera línea de transmisión eléctrica que interconectará a Baja California con el resto del país. “Será la primera línea de transmisión que se financie con recursos privados”, señala la Sener en un comunicado, y anuncia que en los próximos meses se llevarán a cabo dos subastas, una eléctrica de mediano plazo y otra más de energías limpias. “De esta manera se sientan las bases para que la matriz de generación eléctrica del país, en los próximos años, llegue a ser de 49% de energía limpia”.

TE RECOMENDAMOS: La misma gasolina

En el sector hidrocarburos, informó la Sener, se han firmado contratos de exploración y extracción por 59,000 mdd. Para la construcción de gasoductos se tiene prevista una inversión de 12,000 mdd, “con la que se tendrá la expansión más grande de su historia”, ya que habrán 7,800 kilómetros de nuevos gasoductos.


Qué piensa la AIE de México

En la reunión del doctor Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE, con el presidente Enrique Peña Nieto, días después de la ratificación del acuerdo por parte del Senado, el mandatario mexicano señaló que la membresía de la AIE constituye una parte integral de la Reforma Energética promovida desde diciembre de 2012.

Por su parte, Birol destacó el nuevo papel de México en la vanguardia de los debates mundiales sobre política energética y señaló que los beneficios de la Reforma del sector, para la economía mexicana, se estiman en 1,000 mdd.

“La membresía de la AIE en México también es una parte integral de la reciente política de ‘puertas abiertas’ que se inició en 2015, para involucrarse a profundidad con las economías emergentes y los principales agentes de energía de América Latina, Asia y África”, dijo Birol.

Los 29 miembros de la AIE y otros siete países no socios representan más de 70% del consumo mundial de energía.

En su estudio World Energy Outlook-Mexico Energy Outlook (IEA, 2016), la Agencia explica que con la Reforma Energética, se espera que se revierta la decreciente producción petrolera del país, aumente la renovación de las energías renovables y se desacelere el crecimiento de las emisiones de carbono. “México también está desempeñando un papel de liderazgo en la lucha contra el cambio climático. México fue el segundo país en consagrar su objetivo climático en una ley donde se especifica que reducirá 50% sus emisiones de dióxido de carbono para 2050”, se afirma en el documento.

[OBJECT]En cuanto a los escenarios de la Agencia acerca de México indica que espera que para 2040 las reformas impulsen la producción de petróleo, aumenten las fuentes de energía renovable y se incremente la eficiencia energética.

En ausencia de las reformas energéticas, advierte el informe de la Agencia, la producción de petróleo caería aún más, los costos de la electricidad serían más altos y el gasto de los hogares se vería afectado. “De hecho, el fracaso en la Reforma reduciría el Producto Interno Bruto de México en 4% para 2040, lo que resultaría en una pérdida total acumulada de 1,000 mdd en la producción económica”.

Ahora que México es pleno miembro de la Agencia Internacional de Energía, en el corto plazo, el país deberá trabajar en su política de competencia y en sus planes para emergencia, los cuales deberán formar parte de la agenda nacional.

Como dato curioso, aún México aparece en la lista de los “no miembros” en la página web del organismo, esperemos la actualización.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.