• Regístrate
Estás leyendo: México y Unión Europea pelean por cerveza y queso
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 04:08 Hoy

México y Unión Europea pelean por cerveza y queso

En la modernización del Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea, dos temas álgidos son los de denominación de origen e indicación geográfica de diversos productos.

Publicidad
Publicidad

Eduardo de la Rosa

Aunque todos los reflectores están puestos en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México enfrenta otra con la Unión Europea, la cual es crucial para los esfuerzos del país por diversificar su comercio y no depender tanto de Estados Unidos.

El Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM) está vigente desde el año 2000 y comenzó a actualizarse desde 2016; sin embargo, en los últimos meses ha entrado en un momento tenso debido a las condiciones de comercio de ciertos productos como queso, cerveza, chile y carne.

TE RECOMENDAMOS: México y la Unión Europea ahora pelean por el chile

Tan álgida ha sido la disputa que en diarios españoles apuntan que esto causa un bloqueo para llegar a un buen acuerdo comercial, e incluso califican de “fraude” a ciertos productos, dado que ven anomalías en la denominación de origen e indicación geográfica por parte de ambas partes.

La denominación de origen es el nombre de una región del país que sirve para designar un producto originario de la misma, cuya calidad o característica se deben exclusivamente a la zona. Mientras que la indicación geográfica es el nombre de una región que identifique un producto como originario de la misma.

Disputa por el queso

El caso que más resaltó del acuerdo comercial con la UE es el del queso, dado que los europeos piden que los productores mexicanos no utilicen el nombre “manchego”, toda vez que éste solo se elabora en la región de la Mancha, España.

En entrevista con MILENIO, Miguel Ángel García Paredes, presidente de Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec), explicó que manchego no es una denominación de origen, sino una indicación geográfica.

Agregó que esta indicación no está inscrita en el protocolo de Lisboa —que ampara este tipo de propiedad industrial—, por lo que hablar de fraude es excesivo.

Detalló que al no estar en el protocolo de Lisboa tendrían que haber buscado el amparo de la ley del mercado de destino. En este caso, México no tiene una ley vigente de propiedad industrial.

Sin embargo, explicó que si la ley estuviera vigente, España, en particular, y los interesados en la indicación geográfica, se tendrían que haber amparado a lo definido por la ley en México.

García Paredes comentó que al no estar vigente en México esa ley, Europa pidió que al amparo del Tlcuem se le otorgara al manchego y a otros tipos de queso la protección para que nadie más los use como indicación geográfica.

Explicó que México abrió un proceso con pruebas que evidencian que el concepto manchego se usa en México desde hace más de siete décadas. “Hay pruebas evidentes que muestran que estamos hablando de dos productos diferentes”, apuntó.

Precisó que el queso manchego que viene de Europa vale cinco veces más que el que se produce en México. Además, el europeo es de oveja, mientras que el mexicano es de vaca. “Tenemos décadas que el consumidor mexicano conoce lo que es el queso manchego gracias al esfuerzo de la industria mexicana, no de la española”.

Añadió que otro punto es que la autoridad mexicana decidirá si le otorga o no a Europa la protección.

“España seguirá con el 3 por ciento del mercado mexicano y si quieren abarcar más deben hacer promoción o bajar de precio. Pretenden abarcar un mercado que no han desarrollado ellos mismos”, acusó.

“No hay temas que estén bloqueando el Tlcuem, pero hay unos que son delicados y reflejan el interés de las industrias. Al final, los tratados son instrumentos que se firman por la conveniencia de las dos partes”, resaltó García Paredes.

Recordó que la industria del queso en Europa es muy fuerte, dado que exportan alrededor de 700 mil toneladas, mientras que la mexicana, alrededor de 340 mil.

Indicó que los quesos que están en disputa son 57, de los cuales la UE dio consentimiento comercializar ocho, siempre y cuando México no haga referencia al lugar de procedencia en Europa.

“De esos 49 que quedan, nuestro más decidido énfasis e interés está en tres o cuatro: manchego, parmesano, zeta, y gruyer.

Cerveza

Otro producto en controversia es la cerveza, por lo que Maribel Quiroga, directora general de Cerveceros de México, señaló que están buscando que las marcas que se utilizan no tengan problemas al momento de comercializarse.

En entrevista, indicó que han trabajado de cerca con la Secretaría de Economía (SE) para conocer el estatus de las negociaciones con la UE. “Las indicaciones geográficas son interés de México, y la cerveza es un sector que debe cuidarse”.

Por su parte, Laura Enríquez Rodríguez, gerente de Asuntos Públicos y Relaciones Gubernamentales de Cerveceros de México, resaltó que las indicaciones geográficas han generado revuelo en el Tlcuem.

“Ha sonado mucho el caso de los quesos porque uno no puede imaginarse llegar al súper y no poder pedir un queso manchego, así lo conocemos en México y no porque venga de la Mancha”, comentó.

Explicó que en lo concerniente a la cerveza, existe conflicto con cuatro estilos que los europeos quieren registrar como indicación geográfica. “Eso nos impediría usar el nombre que ya conocen los consumidores”.

Detalló que uno es Budweiser (originario de República Checa), que es una marca que cuenta con cuatro registros en México, todos vigentes, y el titular tiene el derecho de explotar ese nombre y marca sin que sea reconocido por la UE.

“Hemos trabajado muy de cerca con la SE para solicitar que este nombre sea excluido de la lista, ya que México tiene la facultad de decidir que de los más de 350 nombres que está proponiendo la UE, cuáles se reconocen como indicación geográfica”, indicó.

El segundo nombre, explicó, tiene una marca, pero además es un tipo de cerveza, Kolsch. Los Europeos reclaman que es un lugar en Alemania cuya traducción en español sería colonia, pero en México no se le conoce por eso, sino por ser un estilo de cerveza.

Además tiene un registro como marca de una cerveza artesanal. “Es algo que se le conoce como genericidad, dado que es un nombre muy conocido entre la sociedad”.

Otro es la cerveza Múnich, estilo muy conocido que además es un lugar en Alemania, pero también se está buscando la exclusión de la lista. El último es Bavaria, que está registrada en México, y aunque el propietario es holandés, hay registros locales. “Es una marca de cerveza y no la asociamos a un lugar determinado”.

Advirtió que eliminar este tipo de nombres y estilos puede producir una escalada de solicitudes de registros de indicaciones geográficas que limiten la competitividad y creatividad del sector. “Podría sentar un precedente para que más adelante se busque quitar algunos estilos, por eso es muy importante que el gobierno mexicano siga en la defensa”, dijo.

Resaló que si no se respetara el acuerdo, existiría un agravio a quienes adquirieron derechos por registro marcario, y uno adicional sería a los consumidores. “Se tendría un impacto económico en la industria”.

Enchilados

Respecto a la comercialización de chiles, el director general de la Cámara de la Industria de Conservas Alimenticias (Canainca), Jonás Murillo González, dijo que el tema no debería tener problemas, ya que Europa no lo produce.

“En Europa entran productos procedentes de Perú, Chile, Turquía y Asia, pero con diferentes calidades y sobre todo colgándose de un prestigio que solo tiene México”, dijo.

Destacó que los países que están produciendo chile jalapeño generan confusión porque en cualquier sitio, si se habla de jalapeño, se piensa en México, y no en China, por ejemplo.

En ese sentido, resaltó que desde la Canainca están defendiendo el reconocimiento como ubicación geográfica del chile jalapeño y chipotle, ya que son netamente mexicanos.

Indicó que los productos que fabrican en otros países son similares, pero de menor calidad. Además son de menor precio, lo que perjudica a las exportaciones mexicanas.

En el caso de la carne, el director general de Mexican Beef, Rogelio Pérez Sánchez, comentó que con la Unión Europea no se alcanzó un acuerdo en la reunión de diciembre.

“Nuestra necesidad de exportar hacia la UE ha sido bien tomada por el gobierno mexicano y se busca una negociación que sea favorable”.

Explicó que el tema con el acuerdo comercial es que la UE dice “no quiero carne de res de México, es mi mercado, tengo quien me la abastezca localmente”, mientras que México argumenta que quiere poner su producto en la UE.

Pérez Sánchez advirtió que hasta que no exista un acuerdo de qué es lo que da la Unión Europea y lo que México ofrece es cuando se logrará algo.

El queso, las cervezas, los chiles y la carne son los principales productos en controversia, pero hay un juego de negociación y es un tratado de países, no de productos, coincidieron los especialistas.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.