10 mexicanos en SwissLeaks

2 mil 642 clientes mexicanos, asociados con mil 823 cuentas de HSBC en México, recibieron ayuda para evadir impuestos o esconder dinero en el llamado caso SwissLeaks.
En la relación del caso figura Carlos Hank Rhon.
En la relación del caso figura Carlos Hank Rhon. (Octavio Hoyos)

México

Según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés), 2 mil 642 clientes mexicanos, asociados con mil 823 cuentas de HSBC en México, recibieron ayuda para evadir impuestos o esconder dinero en el llamado caso SwissLeaks.

Entre los inversionistas, asegura la cadena de televisión estadunidense Univision, figuran 10 personajes de alto nivel relacionados con la política y los negocios en México. Univision fue uno de los medios que participaron en la investigación del ICIJ.

Según el ICIJ, entre los mexicanos más prominentes en la relación de SwissLeaks figuran Carlos Hank Rhon, quien mantuvo depósitos en HSBC por 150 mdd. Asimismo, están el empresario acapulqueño Jaime Camil Garza, los ex presidentes de la Bolsa Mexicana de Valores Luis Téllez y Guillermo Prieto Treviño, así como Alfredo Elías Ayub, ex director general de la Comisión Federal de Electricidad. En la lista también destacan el constructor Moisés el Mann Arazi y Eugenio Ebrard, a quien se identifica como ex director de Walmart de México, pero que en realidad es vicepresidente de Compras del gigante detallista.

El ICIJ explica a detalle que los mexicanos en ese esquema tuvieron inversiones por unos 2 mil 200 millones de dólares entre 1998 y 2007.

El caso se comenzó a seguir por datos que Hervé Falciani, ex empleado del área informática de HSBC en Suiza, filtró en 2009 con detalles financieros de clientes del banco entre 2006 y 2007.

El reporte de Univision, en que participó el ICIJ, lo mismo que Le Monde, de Francia, y el británico The Guardian en la investigación de los datos, asevera que solicitó información a los cuentahabientes mexicanos e hispanos mencionados en la lista de Falciani.

Enrique Vilatela, ex funcionario de Hacienda, mencionó que su nombre aparecía por “error o mala fe” o a raíz de una inversión en un “producto financiero” no relacionado con HSBC. En Londres, HSBC aceptó fallas de cumplimiento y control en la subsidiaria suiza.

Según el ICIJ, HSBC escondió las cuentas de más de 100 mil clientes en Suiza mediante un esquema que iniciaba con la apertura de cuentas nuevas. Luego se reemplazaba el nombre con el de una firma tipo offshore y luego de plano se utilizaba un número.

Los usuarios con altos montos viajaban a Suiza a retirar dinero o hacer nuevos depósitos.