"Luchan" por el mercado del autoservicio

Walmart, Soriana, Chedraui y La Comer son las empresas que han logrado sobrevivir y ahora innovan para no perder clientes.
Walmart es la tienda de autoservicio más grande del país.
Walmart es la tienda de autoservicio más grande del país. (Jorge Carballo)

México

Ya lo dijo Charles Darwin en su teoría sobre la evolución de las especies: “Solo aquellos que se adaptan mejor a un ambiente son los que logran sobrevivir”. Esta ley no solo aplica en el reino animal, de hecho, la historia nos ha enseñado que en el mundo de los negocios pasa exactamente lo mismo; es decir, solo los más aptos prevalecen con el paso de los años y la prueba está en el segmento de tiendas de autoservicio.

Si bien es cierto que el concepto que surgió en los años 50 —cuya principal característica es que el consumidor elige y surte de manera personal sus productos— llegó para quedarse, muchas marcas que dieron una dura batalla en su época, hoy son solo un grato recuerdo.

En la extensa lista de tiendas desaparecidas se encuentran la cadena europea de hipermercados Carrefour; la mexicana Gigante, con sus formatos Bodega Gigante, Súper G, Súper MAZ y Súper Precio; y por supuesto, Comercial Mexicana —como se conociera originalmente—; los anteriores son solo los casos más sonados en los últimos 11 años.

La realidad es que dichas tiendas han dejado de existir o bien se han transformado, además fueron clave en la consolidación del mercado minorista mexicano, el cual ahora es dominado por cuatro empresas: Walmart de México, que tiene más de 2 mil tiendas en el país; Organización Soriana, con 827 establecimientos; Chedraui, con un total de 228, y La Cómer, que registra 57 unidades.

De acuerdo con Antonio Ocaranza, director de comunicación corporativa de Walmart de México, actualmente existe una consolidación en el mercado de tiendas de autoservicio, además de que se muestra una mayor segmentación hacia los niveles altos o bajos de la sociedad, así como una mayor especialización sobre la oferta de productos y un creciente impulso del comercio online.

“Cada vez hay una mayor adaptación de todos los jugadores con el propósito de estar disponibles en el momento en que el consumidor lo requiera, a través de diversas plataformas, en la búsqueda del comprador y no solo a la espera de que el cliente llegue a la tienda”, sostuvo.

En marzo de 2005, Grupo Chedraui adquirió las tiendas Carrefour por una suma que rondó los 500 millones de dólares; en 2007 las 198 tiendas propiedad de Gigante fueron compradas por Organización Soriana, gracias a un desembolso de alrededor de mil 700 millones de dólares.

En tanto, el 6 de enero del año pasado, Soriana concluyó la compra de 143 tiendas constituidas bajo las marcas Mega, Alprecio, Bodega Comercial Mexicana y Comercial Mexicana, por un monto total de 34 mil 109 millones de pesos.

De esta manera, el primero de enero de 2007 La Cómer inició operaciones de manera independiente con 54 unidades, mismas que anteriormente pertenecían a Comercial Mexicana, junto con 143 tiendas de otros formatos que se vendieron a Organización Soriana.

El mercado sigue en movimiento y otra de las marcas que está a punto  de desaparecer es Sumesa, firma que anteriormente pertenecía a Comercial Mexicana y que hoy es parte de La Cómer. Según declaraciones de la compañía, es probable que se transformen en otros formatos como City Market o Fresko.

EVOLUCIÓN DEL AUTOSERVICIO

Fabián Ghirardelly, country manager de Kantar Worldpanel México, destacó que la cercanía es la clave del éxito en el mercado mexicano, pero también la propuesta que dé más valor.

“Formatos como Selecto Chedraui, el cual es masivo, con grandes plataformas que proveen de una experiencia diferente, que tienen un mejor valor y con un mercado y formato diferente se está recibiendo bien”, señaló el directivo de la firma de consultoría.

Añadió que el mercado de autoservicio en México todavía tiene la oportunidad de absorber una mayor cantidad de puntos de venta, debido a que los mexicanos destinan solo 40 por ciento de su gasto al canal de autoservicio, cuando en naciones como Chile y Argentina es de 75 por ciento.

“Este crecimiento se va a venir por aperturas, por lo que en México vamos a ver retailers (minoristas) con aperturas interesantes, y por lo tanto eso va a ayudar a que el canal gane; en México todavía hay oportunidad de absorber mayores puntos de venta”, destacó. 

Por su parte, José Antonio Cebeira, analista de Actinver Casa de Bolsa, señaló que  la mayoría de las cadenas de autoservicio están empezando a ser tiendas más pequeñas, pero enfocándose en un segmento más alto o más bajo.

Añadió que ha detectado que el segmento medio ha quedado un poco fuera de las inversiones, toda vez, que en el rubro de alto nivel hay grandes márgenes de ganancia por la particularidad de los productos que se venden, mientras que en la parte baja, lo atractivo es volumen de ventas, el cual sigue creciendo.   

Para el próximo año, el analista prevé que las empresas minoristas se enfocarán en la rentabilidad por medio de formatos que sean más económicos.

 “Vería más a las compañías de este segmento enfocándose en rubros mucho más altos y rentables”, refirió el analista de la institución financiera.

En este sentido, Ocaranza detalló que en el caso de Walmart de México se adaptó a estas tendencias de mercado a través de formatos como Bodega Aurrerá Express que nació en 2007, un negocio que está enfocado en la cercanía con las colonias, ofreciendo precios accesibles.

Además, el directivo destacó que anteriormente el negocio de la minorista que representa también contaba con un banco -el cual fue vendido a Inbursa-, con el restaurante Vips, y hasta hace poco con las tiendas Suburbia.

“En el caso del restaurante tenía una participación del 1.5 o 1.7 por ciento. Era un negocio amplio con más de 300 restaurantes, pero con una gran competencia; se requería innovar y entendimos que hay otros jugadores más especializados, lo que nos llevó a vender, al igual que hicimos con Suburbia, marca que aportaba cuatro de cada 100 pesos y que puede aportar algo mucho mayor”, dijo.

“Esa tendencia fue lo que nos llevó a decidir que teníamos que concentrarnos en el autoservicio y dejar a un lado los negocios, los cuales, aunque eran rentables, la realidad es que hay jugadores que son mejores para manejarlos y así fue como nos redefinimos. Comercial Mexicana hizo algo similar”, añadió Ocaranza.

CONSUMIDORES MÁS EXIGENTES

Con relación al consumidor mexicano, el directivo de Walmart consideró que en una era como la actual, donde las plataformas de internet permiten estar mejor informado y con mucha más rapidez, se ha vuelto aún más exigente.

Asimismo, destacó que cualquier consumidor tiene la opción de elegir cómo quiere su compra; es decir, si desea comprarla o recogerla en tienda, o bien, si desea que se lo envíen a su domicilio, su oficina o a algún otro sitio.

Según Ocaranza, para mantenerse en un mercado tan competitivo, la clave es la innovación constante, pero sin olvidar cumplir con una propuesta de valor agregado hacia el cliente, debido a que éste espera precios bajos pero al mismo tiempo busca sorpresas y sobre todo una experiencia de compra gratificante.

Hacia futuro, estimó el directivo de la cadena, se debe desarrollar una competencia más intensa, con la cual se gestionen formatos que logren llegar a otras poblaciones más pequeñas, pero también es necesario lograr una propuesta fuerte en comercio electrónico, con inclusive, jugadores que apuesten todo a  este canal.