Sostenido, el repunte de la industria de lujo

La consultora Bain prevé que el mercado de bienes personales crecerá de 2 a 4% este año, para llegar a 259 mil millones de euros.
Bain pronostica un crecimiento de 7 a 9 por ciento para Europa.
Bain pronostica un crecimiento de 7 a 9 por ciento para Europa. (Shutterstock)

París

Se espera que el mercado mundial de lujo tenga un sólido crecimiento de 2 a 4 por ciento este año, en una clara señal del giro en el desempeño del sector que el año pasado comenzó una recuperación estable y sustentable.

La actualización de primavera de la consultora Bain predice que el mercado de bienes personales de lujo tendrá un crecimiento, para llegar a entre 254 mil y 259 mil millones de euros este año, a medida que regresa la confianza del consumidor a Europa y los clientes chinos gastan más en su país y en el extranjero.

Bain estima que el mercado total tendrá una expansión de 290 mil millones de euros en ventas para 2020.

Las grandes casas de lujo, como LVMH, Kering y Hermés, comenzaron a señalar esa tendencia en sus resultados a partir de mediados del año pasado. Antes, la industria pasó por un periodo difícil derivado de la desaceleración económica y una ofensiva contra la corrupción en China, y el impacto que tuvo el terrorismo sobre el gasto. “El mercado vuelve a crecer”, dice Claudia D’Arpizio, socia de Bain y autora principal del estudio. “Es menos dependiente de la actividad de dar regalos en China y es menos dependiente a los flujos de turistas que tenían la motivación de la diferenciación de precios y búsqueda de gangas. Es más sólido y más saludable”.

El desempeño se polariza en todas las regiones geográficas. En Estados Unidos, el mercado de lujo continúa con un bajo desempeño, perjudicado por la fortaleza del dólar, la incertidumbre política y los problemas que enfrentan las tiendas departamentales, un pilar de distribución de las marcas de lujo en Norteamérica.

Bain espera que el sector de lujo de la región se contraiga hasta 2 por ciento en 2017. Mientras tanto, la suerte en Europa, la región donde el gasto en bienes de lujo recibió los mayores golpes por los ataques terroristas, está mejorando. Bain pronostica un crecimiento de 7 a 9 por ciento en las ventas de bienes de lujo en Europa, y destaca los puntos brillantes del Reino Unido, donde la libra perdió valor en el último año después del voto por abandonar la Unión Europea, y España, país que se considera un destino seguro.

Se espera que la creciente tendencia de los consumidores chinos de comprar productos de lujo en su país alimente un crecimiento de entre 6 y 8 por ciento este año para el mercado de China continental. Los consumidores chinos representan una de cada tres compras de lujo en el mundo y se mantendrán como una fuente importante de flujos de turismo en el extranjero.

Sin embargo, fuera de China continental, Bain predice que el mercado de lujo en Asia se va a reducir entre 2 y 4 por ciento debido al descenso del turismo en Taiwán y en el sudeste de Asia. “El sector digital es el canal de mayor crecimiento”, dijo D’Arpizio, quien agregó que hay una creciente diferenciación entre los ganadores y los perdedores. A las marcas que les ha ido bien normalmente son las que invirtieron en plataformas digitales y se comprometieron con la “mentalidad de los millennials”. Esta estrategia significa cambiar una parte de sus presupuestos de publicidad a estar en línea, a utilizar las redes sociales para comunicarse directamente con los consumidores finales y usar el enfoque llamado “omnicanal”, que combina lo mejor del comercio digital y electrónico con las tiendas físicas”.

“Las marcas tienen que estar obsesionadas con el cliente y la mentalidad millennial”, dijo Federica Levato, socia de Bain y coautora del informe. “La compra de bienes de lujo ahora no solo es entrar en una tienda. Se convierte en un viaje de compromiso a través de varios puntos de contacto mucho antes del punto de venta”. Una reducción general en el tráfico de las tiendas físicas significa que “un gran tema para el futuro es el papel de las tiendas y el número de tiendas”, dice D’Arpizio. “Probablemente se necesiten menos tiendas que se centren más en los consumidores, experiencias y cuenten la historia de la marca”. Agrega que: “Es claro a partir de los últimos 18 meses que ese mercado es muy reactivo a la estrategia de marcas. En el pasado, la industria utilizaba en gran medida un enfoque uniforme. Ahora las marcas que se diferencian tienen un mejor desempeño que el mercado”. El informe de Bain se publicó en colaboración con Fondazione Altagamma, la asociación comercial italiana de productores de bienes de lujo.

Saturación inmobiliaria

El precio de los alquileres en el desarrollo residencial más grande de Londres cayó más de 5 por ciento en un año, ya que la entrada de nuevas propiedades de lujo inundan el mercado.

En el distrito de Nine Elms, en el sur del río Támesis, varios desarrolladores construyen más de 20 mil casas, además de las cuadras actuales que están junto al río.

La gran cantidad de pisos, muchos de ellos que compran los inversionistas con el fin de alquilarlos, aumentó la competencia y la redujeron los precios para los inquilinos. Las rentas por pie cuadrado cayeron 5.2 por ciento entre el primer trimestre de 2016 y el mismo periodo de 2017, de acuerdo con el proveedor de datos LonRes, que pronosticó más caídas.

Los nuevos desarrollos mantienen mejor su valor, con una caída de 2.6 por ciento. Pero incluso así los inquilinos pueden lograr asegurar mejores tratos: las nuevas propiedades en el código postal SW8 se alquilan a un precio 7 por ciento por debajo del precio solicitado. “Las propiedades dentro de los nuevos desarrollos se convierten en una fuerza cada vez más dominante dentro del sector SW8”, dijo Marcus Dixon, director de investigación de LonRes. “Las pruebas anecdóticas sugieren que las nuevas casas presionan al cansado sector de viviendas de alquiler dentro del mercado de segunda mano”.

Con información de Judith Evans.