El 2013 fue un mal año para las remesas enviadas a la entidad

En los primeros nueve meses del año pasado tuvieron una caída de 57 mdd.
Tan solo en el 2012, Hidalgo recibió 721.5 millones por remesas.
Tan solo en el 2012, Hidalgo recibió 721.5 millones por remesas. (Iván Stephens/Cuartoscuro)

Pachuca

El 2013 resultó un mal año para la recepción de remesas familiares en Hidalgo, pues tan sólo entre enero y septiembre éstas tuvieron una caída cercana a los 57 millones de dólares, según el reporte oficial del Banco de México, lo que impacta de manera negativa la economía de diversas regiones como el Valle del Mezquital y la Huasteca.

Esta caída se atribuye la falta de empleo y que Estados Unidos no se ha podido recuperar de la crisis, señalan expertos.

En la comparativa con el año pasado, en los primeros nueve meses del año, Hidalgo dejó de percibir 56.8 millones de dólares, pues mientras en ese periodo del 2012 al estado entraron 563 mdd, en 2013 sólo fueron 506.2mdd, destaca Banxico.

Aunque todavía no se da a conocer la cifra final del año, es muy posible que el estado no alcance la cifra del 2012, reconoció en días pasados la propia la coordinadora general de Apoyo al Hidalguense en el Estado y el Extranjero, Erika Saab Lara.  En el 2012, Hidalgo recibió 721.5 millones de dólares por este concepto.

Cabe señalar que las remesas familiares se han convertido una de las principales entradas de dinero para la población local, por lo que la caída en las remesas afecta principalmente a las zonas marginadas del estado, que son las que mayor población aporta a la migración internacional, principalmente hacia Estados Unidos, como son Ixmiquilpan  y en general todo el Valle del Mezquital, Pacula y Zimapán, señala el Consejo Nacional de Población (Conapo).

Hidalgo se ubica entre los 10 estados con mayor captación de remesas a nivel nacional, junto con Michoacán, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Puebla, Oaxaca, Guerrero, Veracruz y el Distrito Federal.

De hecho, destaca Banxico, las remesas que llegan a territorio nacional son la principal fuente de ingreso para 1.6 millones de familias del país, de hecho ocho de cada diez dólares que llegan por esta vía son utilizados para financiar el consumo de las familias que las reciben y su aporte a la economía es determinante en varios estados como Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Hidalgo, Zacatecas, Nayarit y Morelos.

Estas familias esperan mes a mes la llegada de dinero enviado por algún familiar que se ha ido a Estados Unidos, la mayoría de manera ilegal, para poder subsistir. En algunos casos son abuelos que tienen a su cargo a sus nietos a quienes deben alimentar, enviar a la escuela, y comprarle lo básico para vivir.

Por su alto nivel de pobreza, el estado de Hidalgo se ha incorporado a la migración, sumándose a estados con mayor tradición migratoria como Zacatecas, Michoacán, Guanajuato, Morelos, Durango y Nayarit. Es en los últimos 20 años en que se ha dado la migración más fuerte de hidalguenses hacia Estados Unidos en busca de mejorar las condiciones no sólo propias si no de su familia, de ahí que también se ha dado un fenómeno social extraordinario, pues hay regiones como Pacula donde sólo habitan mujeres, niños y ancianos; aunque también en los últimos años se ha incrementado la migración de mujeres en edad productiva, lo que ha alertado a investigadores sociales.