• Regístrate
Estás leyendo: Los "tiburones" que acechan a México
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 18:22 Hoy

Los "tiburones" que acechan a México

El equipo estadunidense encargado de negociar el TLC es dirigido por Wilbur Ross y su misión es doblegar a los enviados mexicanos.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

A principios de los años 90 iniciaron las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) y entró en vigor a inicios de 1994. Tuvieron que pasar más de dos décadas y la llegada del magnate Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos para poner a debate el tema de las revisiones del convenio tripartito y justo en este momento los tiburones del comercio que navegan en aguas estadunidenses ejercitan su mandíbula para intentar morder a México.

“Ni confrontación, ni sumisión. La solución es el diálogo y la negociación”, con esta frase el presidente Enrique Peña Nieto habló de la política exterior de México. Pero para lograr disposiciones favorables, el gobierno debe ser hábil y negociar con el nuevo Consejo Nacional de Comercio de EU, el cual será comandado por el secretario de Comercio, mejor conocido como el Rey de la bancarrota, Wilbur Ross.

No llega solo. Entre los principales rostros que lo acompañan están el inversionista y ahora jefe del Consejo Nacional de Comercio, Peter Navarro, además del abogado y designado representante de Comercio, Robert Lighthizer.

“Los americanos le están preparando a nuestros negociadores un tanque de tiburones”, expresó Silvia Núñez, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (Cisan) de la UNAM, en el foro académico “El arribo de Donald Trump a la Casa Blanca”.

Además de ser uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo, Ross es el agente de confianza del presidente estadunidense. Dicha relación viene desde años atrás, cuando el nativo de Nueva Jersey asistió a Trump en unos negocios de casinos en Atlantic City.

Es conocido como el Rey de la bancarrota debido a que ha comprado empresas en decadencia pero con potencial para generar utilidades. Fue así como amasó la atractiva fortuna de la que hoy dispone.

“Ross no es precisamente el actor más confiable. Es un tipo duro. No estoy tan seguro de que vaya a ser un negociador flexible”, mencionó el profesor e investigador de UNAM, José Luis Valdés, durante el foro del Cisan.

Para hacer un boceto de las ideas y propuestas de Peter Navarro basta con leer los títulos de tres de sus libros: Muerte por China, Las próximas guerras chinas y China al acecho: lo que el militarismo chino significa para el mundo. Es obvio que el profesor de economía de la Universidad de Irvine, California, es un implacable crítico del país asiático.

NEGOCIADORES INGENUOS

Durante la campaña presidencial de Trump, el dúo Ross-Navarro escribió un documento titulado Scoring the Trump Economic Plan: Trade, Regulatory & Energy Policy Impacts, en el que ofrecen pinceladas de su postura respecto al TLC. Para ellos, los primeros negociadores estadunidenses fueron “ingenuos”.

“Los fabricantes de EU se instalan en México y esto ha ayudado a incrementar nuestro déficit comercial anual con ellos, desde casi cero en 1993 a casi 60 mil millones de dólares”, dicen en el documento y agregan que con eso los corporativos americanos ganan, pero los ciudadanos pierden.

Asimismo, afirman que sus representantes debieron exigir un trato igualitario en el tratado para las exportaciones de EU. “Nuestros negociadores fueron ingenuos, por decir lo menos, al fallar protegiéndonos contra los efectos adversos del IVA”.

Sumado a esto, manifiestan que la Organización Mundial de Comercio (OMC) es injusta con su nación, pues reclaman que “al tener la economía más grande del mundo, tenemos los mismos derechos de voto que países como Albania, con una economía que representa una pequeña fracción de la nuestra”.

Respecto a las empresas, consideran que cuando automotrices como General Motors o Ford construyen fábricas en México o China, el resultado es que trabajadores estadunidenses pierden empleos.

EL TRIDENTE

En la misma línea de negociadores se ubica Robert Lighthizer, quien completa esta ferocardumen (concentración grande de peces) o bien, tridente de tiburones que está al frente del Consejo Nacional de Comercio. Este abogado de 69 años tiene conocimiento de corte republicano debido a que en la campaña presidencial de esa fracción política de 1996 fue tesorero nacional y durante la administración de Ronald Reagan fungió como representante comercial adjunto.

Fue justamente desde ese frente donde ayudó a la creación de aranceles a las exportaciones japonesas. Sin embargo, ahora se afila los dientes mientras mira hacia China, pues denuncia que esa nación no ha cumplido con sus deberes desde que se unió a la OMC.

Este tridente negociará con la parte mexicana representada por Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores; Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, y por Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior.

Para el académico Valdés Ugalde, los representantes mexicanos tienen que posicionarse de forma firme con relación a las negociaciones. “México no debe dejarse convencer por Trump de abordar punto por punto, que es lo que quiere hacer, porque eso debilita. Ya lo logró con uno de los actores, que es Canadá”.

Es decir, Trump practicó la proposición atribuida al emperador romano Julio César: “Divide y vencerás”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.