• Regístrate
Estás leyendo: Los padres que crían al bebé
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 13:21 Hoy

Los padres que crían al bebé

En Europa y Japón, los permisos compartidos de paternidad fueron aclamados como una intervención social radical. Pero no son populares.


Publicidad
Publicidad

Stanley se zangolotea, brinca, se zangolotea, brinca: el bebé de cuatro meses brilla con una enorme sonrisa. Su padre, Ben Moody, toma sorbos de capuchino, su cuerpo es como un trampolín o un caballito. “Este es un trabajo más difícil que mi empleo”, dice y sonríe, consciente de que hace eco de una generación de madres trabajadoras antes que él.

Durante los próximos seis meses, el hombre de 34 años, será un “papá latte”, como se les conoce en Suecia a los padres que hacen malabares con los cafés y sus hijos. Entre semana, de 8:30 am, cuando su esposa sale a trabajar, hasta las 6:30 de la tarde, cuando regresa, Moody limpia la leche de la mejilla de su hijo, mientras toma el permiso de paternidad de su trabajo como jefe de relaciones públicas de JDRF, una organización de beneficencia para la diabetes en Londres.

Moody es el primer padre de su grupo de amigos que toma el permiso extendido para cuidar a su bebé. Esto gracias al Permiso de Paternidad Compartido (SPL, por sus siglas en inglés), una política que da a las madres y a los padres el derecho a compartir hasta 50 semanas de permiso y 37 semanas de paga después del nacimiento o adopción de su hijo.

Sin embargo, el SPL tiene resultados algo decepcionantes. De acuerdo con Working Families, entre 0.5 y 2% de los padres elegibles usaron la provisión de seis meses después de que cambiaron las reglas. El gobierno predijo una adopción de entre 2 a 8% en el primer año.

“Hay demasiados hombres a quienes les encantaría pasar más tiempo en la crianza de sus hijos”, señala Maria Miller, la presidenta del comité de mujeres y equidades, “pero no se sienten capaces de hacerlo debido al impacto en sus carreras y la capacidad de generar ingresos”.

En Gran Bretaña, las mujeres tienen un permiso de maternidad garantizado y el derecho a regresar al mismo lugar de trabajo desde 1975, con 29 semanas de permiso por cada embarazo. La duración aumentó hasta llegar a 52 semanas. Los hombres esperaron hasta 2003 para que se les otorgara un permiso de paternidad de dos semanas.

En otros países de Europa, desde hace años los hombres comparten la responsabilidad de la crianza de los niños con las mujeres. Suecia, en 1974, se convirtió en el primer país que reemplazó el permiso de maternidad con el “permiso de crianza”. En el Reino Unido, la idea de permitir a los padres elegir la forma como dividen su tiempo de trabajo con el cuidado del bebé se estableció hasta 2011, con lo que se le dio derecho a los padres de tomar hasta 26 semanas de permiso. Después de que termina el permiso de maternidad obligatorio de dos semanas, los padres pueden compartir hasta 50 semanas de permiso entre los dos.

Para el gobierno es una forma de alentar a los padres a participar más en la vida familiar, y también a las madres a regresar al trabajo. En una investigación de PwC se muestra que el Reino Unido puede aumentar 9% su PIB si incrementa la proporción de mujeres en la fuerza laboral de 68% al 73% que tienen en Suecia.

En Japón también quiere aumentar la productividad femenina. El primer ministro, Shinzo Abe, instó a “hombres y a mujeres a enfocarse en la crianza de los hijos... después a hacer lo posible para regresar a sus lugares de trabajo”.

Noruega, Suecia e Islandia introdujeron “cuotas de papá”, un permiso exclusivo para obligar a los padres a utilizar el permiso de paternidad. En Suecia, no fue hasta la introducción de “la cuota de papá” de 30 días en 1995 que lo hombres empezaron a usar sus permisos; en la actualidad, los padres toman una cuarta parte de todo el permiso de paternidad. La política se considera exitosa.

Cuando Jonathan Kay, un abogado de 31 años le dijo a sus padres tomaría un permiso de 20 semanas para cuidar a Benjamin, su bebé, su padre, un fabricante de muebles, dijo: “Viven en un mundo distinto al de nosotros”. El cambio cultural, por supuesto, sucedió antes de la introducción de SPL. En el Reino Unido, la proporción de parejas con dos ingresos supera por al número de familias que dependen del padre como el proveedor único. Según NatCen Social Research, la proporción de familias con dos proveedores de tiempo completo y con hijos aumentó de 26% en 2001 a 31% en 2013, solo 22% de los hogares dependió de un solo proveedor masculino el mismo año. El divorcio, las separaciones, también impactaron; más hombres cuidan solos a sus hijos, al menos parte del tiempo. A un creciente número de padres gay les ayudó la transformación de la paternidad, la última estimación de la Oficina Nacional de Estadística, en 2015 sugiere que hay alrededor de 10,000 niños dependientes que viven en familias de parejas del mismo sexo.

Sarah Jackson, directora de Working Families, dice: “Mientras más jóvenes son los padres, hay una mayor expectativa de equidad en el hogar”. La investigación muestra que 1 de cada 5 padres comparten las responsabilidades del cuidado de los niños, los padres más jóvenes son el grupo más grande, aunque las madres se mantienen como las principales cuidadoras.

A pesar de los cambios sociales, las ideas tradicionales sobre los papeles del hombre y la mujer, especialmente cuando se trata de cuidar a un bebé, se mantienen arraigadas en el mundo corporativo. Los hombres que reducen su horario de trabajo con el fin de cuidar a sus hijos, temen que se les estigmatice, dice Joan Williams, directora de Centre for WorkLife Law. El trabajo es para los hombres un “concurso de masculinidad”.

Hace un año, Edward redujo su semana laboral para pasar tiempo con su hija de tres años. Al principio un gerente le preguntó si no sería más fácil si su esposa, una abogada, renunciara. A cambio de 80% de su sueldo, cumple 70 horas de trabajo a la semana, incluyendo su día libre y fin de semana, dice. Cumple con las mismas horas que un empleado de tiempo completo a pesar de su salario reducido.

Edward siente que este estatus de tiempo parcial lo volvió blanco en su empresa. Le dijeron que era poco probable que se convierta en socio. “Ven este tipo de acuerdos como una muestra de falta de ambición”, dice. Él no está dispuesto a aceptar la derrota. “Abrió mis ojos hacia las mujeres y la fuga de talento femenino”.

Una vista a Japón muestra que una política del gobierno por sí sola no cambia el comportamiento. De acuerdo con la OCDE, Japón es “por mucho el que paga de manera más generosa el derecho específico del padre”: los nuevos padres tienen derecho a 12 meses de permiso de paternidad, con casi 60% de su salario. Solo 2% lo toma. El primer ministro dijo que quiere que aumente a 13% para 2020.

En unos sectores, el permiso de paternidad es una nueva arma en la guerra de talento. En EU, que no tiene un permiso de paternidad obligatoria y con sueldo para hombres o mujeres, Facebook ofrece cuatro meses de permiso pagado para cuidar al bebé en el primer año de vida. Netflix ofrece 12 meses de permiso pagado a los empleados de EU en el primer año de sus hijos. Incluso en el sector bancario, aumentaron las políticas de permiso en EU. Bank of America Merrill Lynch, ofrece 12 semanas de permiso.

El pago hace una enorme diferencia. En Suecia, Noruega e Islandia, donde los padres reciben al menos 60% de su sueldo mientras están en permiso, entre 85 y 90% de los padres toman un tiempo libre. Los padres con mejores sueldos tienen mayor probabilidad de tomar un permiso que los padres con menores sueldos. Si una madre ya trabaja de tiempo parcial, tal vez porque está en casa cuidando a los hijos más grandes, perder el salario del padre será incluso más perjudicial.

Un documento de psicólogos de la Universidad Rutgers que se publicó en el Journal of Social Issues, encontró que se considera como femeninos a los hombres que piden permiso familiar, que “actúan como mujeres” y se les considera malos trabajadores.

“El permiso de maternidad está muy arraigado en el lugar de trabajo, pero que los padres tomen un permiso de paternidad es nuevo… son pioneros, no solo en el lugar de trabajo, sino incluso en los clubs de madres y bebés”, dice Jo Swinson, quien presionó por la legislación en su papel como empresaria y ministra de mujeres y equidad en el gobierno anterior.

Cuando me pongo al corriente con Ben Moody unas semanas después, me dice que llevó a su hijo al cine para bebés para ver Star Wars, pero sobre todo pasean por el parque. Ir con un bebé es un rompehielos, los extraños se acercan para charlar con él, una experiencia extraña en Londres. Admite que tiene suerte pero es optimista sobre el futuro, cree que más hombres tomarán el permiso, y las empresas también se adaptarán. “Estamos en esta transición del viejo modelo, donde los hombres salen a trabajar y las mujeres normalmente cuidan a los hijos”, dice. “Suena un poco tonto decir que todavía estamos en una transición, pero lo estamos”.

Los papás en la oficina

Que papá se quede en casa para criar a los hijos en México es novedad. Las madres tienen hoy 12 semanas por permiso de maternidad. Los hombres, tan solo 5 días laborables con goce de sueldo, según la Ley Federal del Trabajo.

No obstante, las empresas se han dado cuenta de que los beneficios para las madres deben ser más equitativos con los hombres y los pasos iniciales se han dado.

De las 600 empresas revisadas en 2015 por The Top Companies, 23.84% tiene política, práctica y programa de maternidad y paternidad. “Ya se están equilibrando y es un número que me sorprende, me deja un buen sabor de boca porque algunas empresas no tienen ni siquiera programas de maternidad bien establecidos”, dice Laila Chartuni, CEO de The Top Companies, sobre todo pensando que no fue hasta 2012 que en la ley se establecieron los cinco días de permiso de paternidad.

Empresas tan variadas como Everis, American Express, Axa, Natura, Dow, Nestlé, KPMG, Office Depot y Chupa Chups tienen beneficios extras a los que solicita la ley para los hombres que se convierten en padres, estos incluyen días extras, bono, permisos para ir a las citas médicas con la madre durante el embarazo o jornada reducida y flextime. Algunas ofrecen esto para hijos naturales y adoptivos.

“Las empresas ven ya la parte humana de la paternidad, el estar presentes y que deben estar los dos, el padre y la madre”, dice Chartuni.

Dentro de las 100 empresas que en 2015 salieron certificadas por The Top Companies, 80% tienen colabo­radores satisfechos con la mezcla de vida y trabajo, en 60% de ellas los paquetes de beneficios son aceptados y valorados y 80% son calificadas como empresas con horarios que les permiten tener un balance.

Regina Reyes-Heroles C. / Milenio

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.