• Regístrate
Estás leyendo: Los logros y los pendientes que deja Meade
Comparte esta noticia

Los logros y los pendientes que deja Meade

Analistas consideran que como secretario de Hacienda, Meade “fue capaz de otorgar certeza a los mercados”, tras haber estado en la dependencia poco más de un año.

Publicidad
Publicidad

Tras un año, dos meses y 20 días al frente (por segunda ocasión) de la Secretaría de Hacienda, José Antonio Meade dejó su cargo para buscar la candidatura presidencial por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Durante su gestión tuvo importantes logros que le valieron el reconocimiento del sector financiero, pero también deja importantes pendientes a su sucesor, José Antonio Gónzalez Anaya.

TE RECOMENDAMOS: Meade va por la candidatura del PRI

Un día antes de que se presentara el presupuesto 2017, José Antonio Meade asumió por segunda ocasión las riendas de la Secretaría de Hacienda el 7 de septiembre de 2016. De 2011 a 2012 había ocupado este mismo cargo durante el sexenio de Felipe Calderón.

El recién llegado enfrentaba un panorama económico completo: la deuda y su costo financiero incrementaban, los ingresos petroleros iban en picada debido a una profunda caída en los precios internacionales del crudo, mientras que el precio del dólar rebasaba los 20 pesos, además de que la demanda de recursos para el pago de pensiones crecía desmesuradamente y las calificadoras advertían de una baja en la calificación soberana del país.

Aunque Meade no diseñó el paquete fiscal para 2017, el cual contemplaba un recorte de poco más de 239 mil 500 millones de pesos, sí lo tuvo que defender y poner en práctica.

Durante su gestión logró que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, el concepto más amplio para medir deuda pública, se redujera a menos del 50 por ciento del PIB, recomendación que habían hecho las calificadoras.

Hasta septiembre de este año, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público alcanzó un valor de 9.46 billones de pesos, cifra menor al saldo observado al cierre de 2016 de 9.79 billones.

Además, de enero a septiembre de este año los ingresos tributarios, con excepción del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas, impulsaron los ingresos presupuestarios del sector público.

En estos primeros nueve meses los ingresos presupuestarios del sector público se ubicaron en 3.77 billones de pesos, monto superior en 516 mil 902 millones a lo previsto en el programa, 1.8 por ciento mayor en términos reales respecto al mismo periodo de 2016 y 5.1 por ciento mayor si se excluye el entero del remanente de operación del Banco de México en ambos años y la aportación patrimonial del Gobierno Federal a Pemex en 2016.

TE RECOMENDAMOS: México mostró su resistencia: Meade

En menos de año y medio, la política financiera implementada por Meade logró que las principales calificadoras del mundo cambiaran la perspectiva de la calificación soberana del país de negativa a estable; lo que en su momento el funcionario calificó como reflejo de que “el país tiene una economía que ha probado ser resistente, que se ha diversificado, que tiene fuentes balanceadas de crecimiento y ha sido capaz de mantener disciplina en sus finanzas públicas”.

El área de análisis de Banorte reconoce que como secretario de Hacienda, Meade “fue capaz de otorgar certeza a los mercados, lo cual se vio reflejado en el cambio de perspectiva de “negativa” a “neutral” que realizaron S&P y Fitch”.

La perspectiva de una calificación es reflejo de la confiabilidad que tiene un país para cumplir en tiempo y forma con el pago de sus obligaciones financiera.

TE RECOMENDAMOS: Ingresos públicos crecieron 1.8% en primeros 9 meses

El turno de González Anaya

Al igual que Meade, el nuevo secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, tendrá la misión de velar por un presupuesto que tampoco diseñó. La Cámara de Diputados aprobó un Presupuesto de Egresos de 5 billones 279 mil 667 millones de pesos, el cual deberá poner especial énfasis en las tareas de reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos ocurridos en septiembre.

José Antonio Meade proyectó un crecimiento económico para 2018 de entre 2 y 3 por ciento, cifra realista si se compara con las proyecciones hechas por organismos internacionales y por los propios especialistas consultados por el Banco de México.

También estimó que para este año se obtendrá un superávit primario equivalente a 0.4 por ciento del PIB, que de lograrlo sería el primer resultado positivo desde 2008, además de llevar la deuda a sólo 48 por ciento del PIB en 2017 y de 47.3 por ciento el próximo año.

El favorito de los mercados

Meade, que hasta ahora es el candidato favorito de los mercados financieros por la presunta certidumbre que le daría a las inversiones en el país, es uno de los funcionarios con más experiencia en la actividad pública, al haber ocupado puestos clave para la política económica de México en los dos últimos sexenios.

Con 20 años de trayectoria en el servicio público, ha sido secretario de Estado en cuatro distintas áreas: Hacienda, Energía, Relaciones Exteriores y Desarrollo Social, además de ser pieza clave para las reformas estructurales impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto, en particular de la Reforma Fiscal.

El presumible “respaldo” de su candidatura, por parte de los mercados, se basa principalmente en que Meade logró enderezar las finanzas públicas del país justo cuando la calificación soberana de México estaba en riesgo por parte de las principales calificadoras.

“Consideramos que el desempeño del Dr. Meade al frente de la secretaria fue fundamental en el proceso de consolidación de las finanzas públicas, lo que ha contribuido a la solidez de los fundamentales macroeconómicos en un ambiente externo adverso para la economía mexicana”, señaló Banorte, tras conocer la noticia de la renuncia de Meade.

(Con información de Silvia Rodríguez)

MCM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.