Por cada watt que llega a una casa se pierden dos: Schneider

Uno de los retos más importantes de la apertura del sector eléctrico, con la reforma energética es reducir las pérdidas de energía en el proceso de transmisión y distribución.
La infraestructura de CFE tiene, en promedio, 40 años en operación.
La infraestructura de CFE tiene, en promedio, 40 años en operación. (Especial )

Ciuda de México

La empresa de origen francés Schneider Electric espera a que el Ejecutivo envíe al Congreso de la Unión las leyes secundarias de la reforma energética para calcular el crecimiento que alcanzará los próximos años en México.

Actualmente esta compañía que tiene presencia en 26 por ciento del mercado mexicano, desarrolla soluciones para instalaciones eléctricas en todo tipo de inmuebles, además de que provee los sistemas de interconexión para parques eólicos,  el software para operar los sistemas de generación de las plantas de Comisión Federal de Electricidad y de Petróleos Mexicanos, entre otras empresas privadas.

Mientras se discuten y aprueban las leyes secundarias, Daniel López,  Gerente de Relaciones con Academia, Gobierno y Prensa de Schneider Electric para México y Centroamérica, explicó que la apertura del sector eléctrico, que permite la inversión de la iniciativa privada en las diferentes escalas de valor del sector eléctrico implica un reto inmediato: reducir las pérdidas de electricidad durante el proceso de transmisión y distribución de la red de Comisión Federal de Electricidad.

“Por cada watt que llega a una casa, se generan tres; es decir en el proceso se pierden dos watts. Aquí hay un área de oportunidad muy grande para la empresa”, aseveró.

Nicho de oportunidad

La obsolescencia de la infraestructura eléctrica que opera Comisión Federal de Electricidad es uno de los factores que provoca este nivel de pérdidas, las plantas, agregó, en promedio tienen 40 años en funcionamiento y urge la modernización, dijo.  

El directivo explicó que para reducir este nivel de pérdidas se emplea un sistema especial que permite medir la capacidad de generación de cada planta que conforma el parque de generación eléctrica, además de que se identifica la hora de mayor demanda, y el tipo de energía al que se puede recurrir (eólica solar, geotérmica) para abastecer al sistema eléctrico y mantenerlo estable. Solo así se estará en condiciones de atender la demanda de energía eléctrica en el país.      

De acuerdo con la experiencia de la empresa,  la modernización del sistema eléctrico puede implicar un ahorro de entre 20 y 30 por ciento.  

Schneider Electric, platicó, se enfoca en atender los segmentos de petróleo y gas, que son los grandes involucrados en la reforma energética. Sin embargo, “para conocer los nuevos proyectos que desarrollarán las empresas de ambos sectores, y de los cuales Schneider será parte como proveedor e innovador de sistemas se conocerán hasta que se expidan la leyes secundarias, reiteró.   

De las leyes secundarias dependen los “nuevos esquemas de contratación y las inversiones.

En México, esta empresa es el proveedor del sistema de interconexión para la transmisión  y distribución del parque eólico de Bimbo y del parque ubicado en Apaseo, Guanajuato que desarrolló la empresa especializada en energía solar Granite Chief.

“Nosotros estamos en toda la infraestructura pública  y privada relacionada con energía, Proveemos la tecnología de Pemex y CFE.  Apoyamos a las empresas que toman la operación de una planta de generación, en el desarrollo de parque de energías renovables, en los sistemas de control y vigilancia, por ejemplo de Pemex, a través del sistema Scada“. Este sistema se usa para monitorear la distribución de hidrocarburos a través de ductos.   

Daniel López dice que  para la empresa es fundamental invertir en desarrollo tecnológico, por esta razón Scheider tiene cinco centros de investigación en el mundo, uno de ellos está ubicado en Monterrey, en el cual invirtieron 65 millones de dólares.

Sin reforma, en México la empresa ha crecido, en promedio dos dígitos, y tiene 10 plantas. A decir del directivo, han invertido 2.6 millones de dólares en la de Tlaxcala como parte de la estrategia que sigue la empresa para preparar su crecimiento y estar listos para atender la demanda que detonarán los nuevos proyectos de la reforma energética.