¿Qué pasa con los yacimientos no adjudicados en Ronda Uno?

La Comisión Nacional de Hidrocarburos recibió ofertas económicas por seis bloques petroleros. Sólo se asignaron los yacimientos dos y siete.
Proceso de licitación de la primera etapa de la Ronda Uno.
Proceso de licitación de la primera etapa de la Ronda Uno. (Cuartoscuro )

Ciudad de México

Los doce campos petroleros que no se adjudicaron en la primera etapa de la Ronda Uno podrían ser incluidos en futuros procesos de licitaciones.

Desde la publicación de las bases de licitación para esta primera etapa, en diciembre de 2014, las autoridades del sector energético de México anticiparon que los campos que se declararan desiertos se reservarían.

Esto lo reiteró el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, el pasado martes en entrevista con Joaquín López Dóriga en Grupo Fórmula. Dijo que si las empresas interesadas en los yacimientos no presentaban ofertas económicas que convinieran al Estado mexicano, de acuerdo a lo establecido por la Secretaría de Hacienda, “los bloques se declararían desiertos y el Estado los retomaría para futuras licitaciones".

Las bases establecían que se podía determinar desierta una licitación cuando no se presentaran propuestas, cuando los interesados no cumplieran con los requisitos solicitados en la precalificación o cuando las propuestas fueran desechadas por ofrecer ganancias menores a lo establecido por la Secretaría de Hacienda.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos recibió ofertas económicas por seis bloques. Sólo se asignaron los campos número dos y siete al consorcio integrado por Sierra Oil & Gas, Talos Energy y Premier Oil.

No habrá devoluciones

Aún cuando 12 yacimientos no fueron asignados, las autoridades mexicanas no tienen la obligación de devolver el dinero que las empresas gastaron para participar en esta licitación.

De acuerdo con las bases de licitación para la adjudicación de contratos de producción compartida para la exploración y extracción de hidrocarburos en aguas someras, las 34 empresas que se inscribieron en el proceso tuvieron que pagar al Estado:

- Cinco millones 300 mil pesos por el acceso a la información de las catorce áreas contractuales que integraron esta primera etapa, y

- 280 mil pesos por concepto de inscripción al proceso de licitación.