Las grandes petroleras reaccionaron positivamente

Los esquemas de inversión propuestos en la reforma energética despertaron interés entre todas las empresas del sector petrolero, coinciden analistas de Solana Consultores y López Velarde, Heftye&Soria
Reforma energética atraerá inversiones similares a la de Pemex.
Reforma energética atraerá inversiones similares a la de Pemex. (Especial )

Ciudad de México

Empresas de todos los tamaños del sector petrolero: las integradas, las independientes y las pequeñas, “reaccionaron positivamente a la propuesta de reforma energética”, coincidieron especialistas de Solana Consultores, López Velarde y Heftye&Soria.

Explicaron  que los tres esquemas enfocados a la exploración y explotación de hidrocarburos propuestos en el pre dictamen de la iniciativa de reforma energética que se discute en comisiones del Senado de la República, resultan atractivos para las grandes petroleras “que desde hace años están siguiendo el tema en el país”.

Los esquemas

 -Contratos de utilidad compartida

Uno de los esquemas propuestos es el de utilidad compartida. consiste en que Petróleos Mexicanos, después de vender los hidrocarburos extraídos del subsuelo entregará al particular una cantidad de dinero por la venta de esos hidrocarburos. “El porcentaje de utilidad varía según el acuerdo al que lleguen entre petroleras”, explicó Arturo Carranza de Solana Consultores.

Este esquema significa que a pesar de que alguna petrolera realice la exploración y explotación de hidrocarburos, en territorio nacional, solamente Pemex podrá comercializar dicha producción; en consecuencia será el único que administre los recursos económicos (la renta petrolera). “Este esquema es de poco interés entre las empresas”, coincidieron.

-Contrato de utilidad compartida

 Otro esquema es el de producción compartida, lo relevante de este esquema, explicó el especialista de Solana Consultores radica en que durante el tiempo del contrato entre Pemex y una empresa; el particular será dueño de los activos de infraestructura. Al término del contrato, Pemex puede ser el dueño de esa infraestructura.

Rogelio López Velarde, abogado en derecho energético, explicó que otro punto “interesante del esquema es que será la Nación (a través de la Comisión Nacional de Hidrocarburos) y no Pemex quien asigne el bloque (yacimiento) a desarrollar”.

- Licencias  

El esquema de licencias consiste que durante el tiempo que dure el contrato entre Pemex y otra empresa, el inversionista será dueño de la infraestructura. Después de que termine el contrato, la empresa seguirá siendo dueña de la infraestructura, explicó Arturo Carranza.

Este último esquema se perfila como el de mayor interés entre las empresas petroleras, destacaron los entrevistados
En opinión de Rogelio López Velarde, el esquema de licencias se proyecta como el mejor esquema para explotar los hidrocarburos de lutita (gas de esquisto).

La región geológica donde se alojan estos hidrocarburos es de baja permeabilidad lo que impide el ascenso a la superficie. Por lo tanto, para la extracción comercial es necesario fracturar la roca, el riesgo es que la perforación puede no llegar a la zona donde está el hidrocarburo.

 - La ronda cero 

Sin importar el esquema a licitar, Petróleos Mexicanos podrá elegir el activo donde deseé incursionar; así como su porcentaje de participación accionaria en el desarrollo de dicho activo petrolero, detalló Carranza.

“A Pemex le conviene participar en las zonas de aguas someras, que son inversiones de bajo riesgo y producción segura”.

En cuanto a las regiones de aguas profundas (tirante de agua mayor a 500 metros) lo más seguro es que sean las empresas como la petrolera Petrobras, que ya tienen experiencia en estas regiones, las que elijan correr el riesgo, coincidieron.

Pemex podría tener una participación mínima en caso de decidir aliarse con las petroleras para incursionar en aguas profundas para adquirir y aprender a operar la tecnología que se requiere para realizar la exploración y explotación de hidrocarburos en estas regiones, dijo López Velarde.