• Regístrate
Estás leyendo: Li Ka-Shing, el millonario que supo aprovechar el momento
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 15:50 Hoy

Li Ka-Shing, el millonario que supo aprovechar el momento

Se trata de la persona más acaudalada de Asia, es presidente de CK Hutchison Holdings y tiene una fortuna que asciende a 33 mil millones de dólares.

Publicidad
Publicidad

No son pocas las personas que han demostrado que contar con un elevado estatus académico no es indispensable para hacerse de una fortuna. Uno de los ejemplos más destacados es el de Li Ka-Shing, quien a pesar de que solo estudió hasta la secundaria se las ingenió para aprovechar cada oportunidad que se le presentó, al grado de que logró emerger desde la profunda pobreza en la que estaba sumergido, en su natal China, para convertirse en el hombre más acaudalado de toda Asia.

Como él dice cuando habla de su vida: “el camino no ha sido nada fácil”. Y es que, este hombre de 87 años con pintas de banquero, presidente y dueño de CK Hutchison Holdings —uno de los conglomerados comerciales más grandes del mundo—, y que tiene una fortuna de 33 mil millones de dólares, enfrentó la repentina muerte de su padre con apenas 12 años, lo que lo obligó a abandonar sus estudios para hacerse cargo económicamente de su familia.

El destino le tenía preparada una infancia nada agradable, pero también le reservó un futuro brillante en el que es respetado por un sinfín de empresarios que se desenvuelven en los ramos de banca, construcción, bienes raíces, plásticos, teléfonos celulares, televisión por satélite, cemento, distribuidores al por menor (farmacias y supermercados), hoteles, transporte aéreo, energía eléctrica, producción de acero, puertos y transporte marítimo.

Si alguien supo hacer un resumen perfecto de la vida de Shing es la escuela de negocios de Harvard, quien lo describe ante sus alumnos como una persona que “desde sus humildes comienzos en China como el hijo de un maestro, un refugiado y luego como vendedor, ofrece una lección de integridad y capacidad de adaptación. A través del trabajo duro, y con una reputación de ser fiel a su brújula moral interna, fue capaz de construir un imperio empresarial”.

Lo suyo es aprovechar las oportunidades y según él mismo no hay ningún secreto. De hecho, dice que hay una fórmula muy fácil de seguir: “el secreto para ganar dinero se reduce a identificar un negocio rentable, invertir en él y venderlo cuando se encuentra en lo más alto”. Son pasos que parecen sencillos, pero para aplicar esta teoría hace falta un don para los negocios y una visión empresarial que no se adquiere en la tienda de la esquina, sino con una ardua labor de aprendizaje.

Aunque no estudió más allá de la secundaria, Shing es un apasionado de los libros. En su infancia ahorraba para comprar algunos y cuando los terminaba de leer los intercambiaba por unos nuevos. Hasta la fecha, asegura que nunca se va a dormir sin un poco de lectura.

De una flor de plástico...

El negocio multimillonario de Shing es Hutchinson Whampoa, que aunque ahora tiene ramas en varios sectores, en un inicio se enfocaba en las instalaciones portuarias de contenedores en todo el mundo y ahora controla 15 por ciento de toda la capacidad portuaria de contenedores del mundo. Sin embargo, si su fortuna tuviera que ser representada por un símbolo, no sería un puerto, sino una simple flor de plástico.

La razón es sencilla, con solo 12 años Shing comenzó a trabajar en una empresa que comercializaba con flores de plástico, y aunque inició desde abajo, a los 17 años ya era el director general. No se conformó con ser empleado, abandonó la fábrica y aprovechó los conocimientos adquiridos para arrancar con su propio negocio de flores de plástico. Pronto tuvo el suficiente dinero para emprender otros negocios, como el de bienes raíces, donde aprovechó la situación política de Hong Kong —donde se fue a vivir— para comprar barato y vender caro.

Desde ahí se ha enfocado en aprovechar cada momento, porque como él dice: “el éxito en la vida depende de la combinación de diferentes factores, pero el más crítico es la habilidad para no dejar pasar una oportunidad cuando se presenta y aplicar el conocimiento que uno ha desarrollado previamente”.

Reto

A los 12 años enfrentó la muerte de su padre; dejó la escuela para trabajar y sostener económicamente al resto de su familia.

Líder

Li Ka-Shing comenzó a trabajar desde abajo en una empresa que fabricaba flores de plástico; sin embargo, al poco tiempo se convirtió en el director general.

Cambio

Nació en un pueblo de China pero desde muy pequeño se trasladó junto a su familia a Hong Kong, lugar desde donde ha amasado su inmensa fortuna.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.