¿Ganancias petroleras, preocupan en Ley de Ingresos?

El 20 de octubre vence el plazo para que los diputados aprueben la Ley de Ingresos 2015. Es la primera vez en 25 años que Hacienda advierte los riesgos de la caída de la producción petrolera.

Ciudad de México

La plataforma de producción petrolera, prácticamente,  retrocedió a los niveles de hace 25 años.  Petróleos Mexicanos, al cierre de agosto de 2014, informó que su producción de crudo  fue prácticamente  la misma que en 1988, esto es, 2.5 millones de barriles de crudo.

Los mejores años de la industria petrolera en México, desde que se descubrió Cantarell, considerando el  volumen de producción de crudo, fueron entre 1997 y 2003 cuando la producción de petróleo alcanzó niveles máximos de 3.3 millones de barriles diarios.

Cantarell en los cuernos de la abundancia

En su etapa auge, Cantarell aportó  59.9 por ciento del total de la plataforma de producción petrolera del país.

Ante este volumen de producción de crudo, la hacienda pública obtuvo el 30 por ciento de los ingresos presupuestales debido a que Pemex, por concepto de pago de impuestos, entregaba entre  56 y 58 por ciento de sus ingresos al erario público. Es la petrolera que más impuestos pagaba en el mundo, hasta antes de la reforma del año pasado.

Desde el inicio de la producción petrolera de Cantarell, a mediados de la década de los setenta, la Hacienda Pública tuvo garantizado el 30 por ciento de los ingresos del presupuesto; pero a partir de la reforma energética que se aprobó en 2013  y con la declinación del mega yacimiento Cantarell, la Secretaría de Hacienda enfrenta el reto de incorporar a nuevos contribuyentes a la base tributaria del país para compensar la caída de ingresos que estos dos acontecimientos han provocado, comentó Arturo Carranza especialista en temas del sector energético en Solana Consultores.

Se terminó la abundancia

Después de 37 años (tomando en cuenta el inicio de la producción de Cantarell), por primera vez la Secretaría de Hacienda expuso en un Presupuesto de Egresos de la Federación la captación de menos ingresos derivados de la venta de petróleo.

Se prevé que para 2015 haya menos ingresos petroleros en las arcas de la hacienda pública por la caída de la producción de petróleo, y el nuevo régimen fiscal de Pemex con la aplicación de la reforma energética.

Estos son algunos de los puntos destacados de la Ley de Ingresos 2015, que no se observaban en años, comentó el especialista de Solana Consultores

¿Las preocupaciones de Hacienda?

La ley de Ingresos 2015, la cual debe ser aprobada a más tardar el 20 de octubre, advierte el reto de aumentar la producción de crudo y los cambios que la reforma energética trajo para las finanzas públicas.

1.- Los pronósticos de la Ley de Ingresos incorpora los efectos de la reforma energética, recientemente aprobada en materia de ingresos.

2.- La reforma energética, se lee en la Ley de Ingresos 2015, fue diseñada a partir del principal reto que enfrentan actualmente las finanzas públicas: la declinación de la producción de hidrocarburos de Pemex, la cual se traduce en menores ingresos públicos.

3.- La reforma energética está diseñada para contrarrestar la caída de la plataforma de producción y de ingresos toda vez que la apertura de la industria petrolera permitirá que aumente la inversión en el sector.

4.- La reforma revertirá la caída en la plataforma de producción de petróleo que se observa desde 2004; asimismo.

5.- Se espera que la producción aumente de 2.5 millones de barriles diarios en la actualidad a alrededor de 3 millones de barriles diarios para 2018.

6.- Los recursos petroleros dejarán de ingresar directamente a la Tesorería de la Federación como sucede actualmente. A partir de 2015, los ingresos petroleros serán administrados por el Fondo Mexicano del Petróleo el cual tiene la finalidad de privilegiar el ahorro de largo plazo.

¿Qué cambia en la Ley de Ingresos 2015?

1.- A partir de 2015 cambiará la clasificación de los ingresos petroleros y no petroleros.

Los ingresos del sector hidrocarburos incluirán los ingresos petroleros que procedan de las transferencias del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo, y del impuesto sobre la renta (ISR) que causen los contratistas y asignatarios por las actividades que realicen en virtud de un contrato o una asignación, y los ingresos propios de Pemex.

2.- Los ingresos no petroleros incluirán la recaudación que provenga del cobro del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) por la enajenación de gasolinas y diesel ya que este impuesto se aplica a estos productos y no a las actividades de exploración o extracción de hidrocarburos.

3.- Durante 2015 la regulación sobre precios máximos al público de las gasolinas Magna y Premium y del diesel será establecida por el Ejecutivo Federal previendo ajustes de acuerdo a la inflación.