• Regístrate
Estás leyendo: Le salen alas a la canasta básica
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 01:19 Hoy

Le salen alas a la canasta básica

La inflación general durante la actual administración se mantiene baja, pero la mayoría de los alimentos más básicos están encareciéndose a ritmo acelerado.

1 / 7
Publicidad
Publicidad

Aunque la baja inflación general de la administración del presidente Enrique Peña Nieto es una buena carta de presentación cuando se habla de macroeconomía, los alimentos que integran la canasta básica cuentan una historia muy diferente.

De acuerdo con datos del Inegi, durante el presente sexenio la inflación anual promedio ha sido de apenas 2.9%. Un nivel bajo si se le compara con los últimos siete sexenios en México.

Lo logrado por la administración de Peña Nieto guarda una sana distancia de la inflación anual de 22.5% registrada durante el sexenio de Ernesto Zedillo, de 35% observada cada año en el desastroso gobierno de José López Portillo, y del aumento anual de 86% durante el sexenio en crisis de Miguel de la Madrid.


Pero durante este sexenio, de 32 alimentos específicos que integran la canasta básica urbana del Coneval, 24 se han encarecido más allá del 2.9% de la inflación general –la cual incluye otros componentes además de alimentos; con mayor precisión, en un rango de entre 18 y 3 por ciento.

Éste es el caso de la naranja, la cual se ha encarecido en promedio 18% cada año desde que el priismo regresó a Los Pinos en diciembre de 2012; otros ejemplos son la cebolla con un aumento anual de 15.7%, el limón con 14.7%, el jitomate con 12.7%, el azúcar con 11.7% o la carne de res con 10%.

De los componentes de la canasta básica, sólo el aceite y el huevo han bajado sus precios, en promedio, durante el gobierno del presidente Peña Nieto. Los 30 restantes se han encarecido en algún grado.

El huevo viene de duplicar su precio durante el último año del sexenio calderonista, cuando la fiebre aviar mató a 22 millones de animales en Los Altos de Jalisco, mientras que los precios del aceite se han beneficiado de la libre importación decretada en 2012.

"Yo ya estaba informada que todo el año iba a ser así (mueve hacia arriba la mano derecha, simulando una flecha), como si fuera en enero, que todo está muy caro. Ahora ha sido así todo el año. Los clientes han venido menos, ya no compran tanto", platica Carmen, comerciante de verdura en el mercado de San Juan, del Centro Histórico de la Ciudad de México.

El encarecimiento en cada uno de estos productos básicos obedece a diferentes factores, como el desabasto, incrementos de temporada, plagas y enfermedades, especulación o el costo de los combustibles.

Por ejemplo, el costo del limón se ve afectado actualmente por la plaga del Dragón Amarillo en los limoneros de Colima y la violencia que dificulta su transporte en las carreteras de Michoacán; o las sequías que han orillado a los ganaderos del norte del país a encarecer sus precios debido a la alta mortandad de sus animales.

"El alimento, por el cambio de dólar", responde rápido Olga de la Torre cuando se le pregunta por qué se ha encarecido la carne que vende.

La influencia que ejerce sobre los precios la importación de insumos del extranjero cotizados en dólares, y la gasolina para transportar el producto, hacen que no sólo venda menos, sino que también le alcance menos para las compras en su propia casa.

"También soy ama de casa, de los dos lados se resiente el bolsillo, las compras, las ventas, se resiente demasiado. Sí nos pega el dólar, sí nos pega la gasolina", platica.

En suma, los 32 alimentos que conforman la canasta básica se han encarecido 5.2% anualmente en promedio durante el mandato de Peña Nieto, golpeando directamente a los más pobres, que destinan la mayor parte de su ingreso para alimentos.

Estratos de menores ingresos, los más afectados

El secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, dijo en días pasados que el aumento de precios en los combustibles no ha afectado la canasta básica y destacó que en los últimos cuatro meses ésta ha bajado su precio consecutivamente.


Aunque el precio individual de algunos de los productos de la canasta básica va a la baja, como señaló el funcionario, la mayoría aún está lejos de los niveles de 2012.

"La inflación en estos aspectos pega particularmente a los más pobres, que si partimos de ese hecho estamos hablando de aproximadamente la mitad de la población (en México)", comenta Jorge Sánchez Tello, economista de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

Frente al alza de los precios de alimentos básicos –añade– la respuesta inmediata de los grupos más vulnerables es sustituirlos por otros de menor calidad nutrimental o simplemente dejar de consumirlos del todo.

Las consecuencias del encarecimiento de los alimentos básicos se mostró claramente en julio de 2012, durante el tramo final del sexenio de Felipe Calderón. El kilo de huevo alcanzó aquel mes 27 pesos después de haber costado 17 pesos en junio. A unos meses del término del sexenio, la Profeco recomendó sustituir el huevo con atún para no dejar de consumir la proteína necesaria de una dieta sana; en el caso de los mexicanos, el blanquillo es pieza central.

Otros productos y servicios básicos, pero que no integran la canasta básica, también han tenido aumentos sustanciales en la presente administración: aguacate, analgésicos, antibióticos, antinflamatorios, y las tarifas de agua y gas.

Al contrario, productos como televisiones, computadoras o servicios de telefonía móvil sí bajaron su precio, pero están fuera del alcance de los estratos más marginados y son de nulo valor alimenticio.

Según la Sedesol, la canasta básica cuesta mil 322 pesos actualmente, por lo que para casi ocho millones de mexicanos una sola canasta representa 60.8% de su ingreso mensual; alimento cuya duración depende de los hábitos alimenticios y tamaño de las familias.


Mientras los precios de los productos más básicos y de mayor consumo se deciden a bajar, o la política en tomar cartas en el asunto, Carmen comparte un secreto y revela el ingenio en tiempos de carestía: "La carne de res ha subido bastante. Nosotros comemos pollo, porque de ahí me sale un caldito con verduras y hago tacos, porque también se ha encarecido mucho el pescado, el huevo. Te lo puedo decir yo, que todo el día estoy aquí".

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.