• Regístrate
Estás leyendo: La Paz quiere el trono de Cancún
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 23:41 Hoy

La Paz quiere el trono de Cancún

Con un plan a 60 años, Península de Los Sueños en Baja California Sur, quiere atraer inversionistas para reunir más de 8,000 millones de dólares a 10 años.

Publicidad
Publicidad

El turismo representa uno de los sectores con mayor crecimiento en la economía mexicana. Los nuevos desarrollos son prueba de que hay planes a largo plazo y que los inversionistas ven en el país y el turismo un lugar interesante para su dinero.

En los primeros cinco meses de 2016, el turismo tuvo un crecimiento de 6%, arribaron 14.1 millones de turistas internacionales, y se captaron divisas por 8,379 millones de dólares (mdd), 7.3% más que en el mismo lapso de 2015.

“La actividad económica en el ramo turístico en México va viento en popa y se espera que siga creciendo como en los últimos años. Continuará siendo un destino atractivo”, dijo César Ramírez, socio-líder del sector turismo de la consultoría internacional KPMG México.

Uno de los nuevos desarrollos para muestra del potencial del sector es Península de Los Sueños SA de CV, en Punta Arenas de La Ventana, Baja California Sur, cercano a La Paz. Este proyecto contempla 11 fases de construcción inmobiliaria y turística en un lapso de 60 años. El desarrollo de cada una de las áreas de planeación será paulatino conforme el mercado lo demande.

En 1969, las empresas Punta Arena de las Ventanas SA y Boca de la Salina SA, de los estadounidenses James Cardwell y William Brady, se asociaron y adquirieron las tierras donde actualmente se desarrolla el proyecto Península de Los Sueños. Para 1978 abrieron el Hotel Las Arenas que, 21 años después, debió concluir sus operaciones.

Sin embargo, este cierre fue el inicio del actual proyecto. Los socios comenzaron a dar forma al desarrollo turístico de gran escala que requerirá más de 16,000 mdd de inversión en los próximos años.

Este desarrollo fue uno de los tantos proyectos del Pacífico norte que se frenaron por problemas con “paracaidistas”, es decir, personas que ocuparon las tierras de forma ilegal.

Fue hasta 2015 que los inversionistas lograron recuperar los terrenos y continuar con el desarrollo Península de los Sueños, y el 16 de mayo de este año les fue otorgada la autorización ambiental federal, mientras que la estatal la recibieron en 2013.

La inversión requerida durante los dos primeros años es de 132 mdd. Pero el crecimiento es exponencial, pues a cinco años se calcula una inversión de 5,685 mdd para crear 3,072 empleos directos y 3,327 indirectos; en 10 años se necesitarán 8,850 mdd para 4,738 empleos directos y 4,992 indirectos, mientras que a 60 años se utilizarán 16,150 mdd para 7,809 empleos directos y 8,229 indirectos.

“La península de Baja California es una zona que ha crecido y va a crecer porque es única, en este lugar está la gran zona de Punta Arenas, sin lugar a dudas, toda esta zona junto con Los Cabos va a ser la segunda zona turística, después de la Riviera Maya”, dijo Ramírez.

Inversión para el turismo

México se ubica como el mejor país para invertir en América Latina, gracias a sus condiciones favorables para concretar negocios, generar infraestructura y facilidades fiscales, dijo Enrique de la Madrid, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur), durante el foro “Era familiar Princess 2016”, en el Puerto de Acapulco.

La estabilidad macroeconómica, con finanzas públicas sanas y una inflación en mínimos históricos, han colocado al país en una posición más competitiva a nivel mundial. De hecho, en los últimos tres años, el país recibió cerca de 110,000 millones de dólares (mdd) en Inversión Extranjera Directa (IED), 60% más que la registrada en el mismo periodo de la administración anterior, de acuerdo con Sectur.

Según la Organización Mundial de Turismo (OMT), el país se colocó en 2015 en el noveno lugar de los destinos seleccionados a nivel mundial. En 2014, con 32.1 millones de turistas extranjeros teníamos el décimo lugar. Un año antes estábamos en el sitio 15.

Proyectos para crecer

Península de Los Sueños creará las bases de un nuevo destino turístico ordenado, que permita la participación de inversionistas privados; se fusione con el ambiente y las comunidades vecinas, dijo Rafael Brito, director general y representante legal de Península de Los Sueños SA.

Este proyecto recibió luz verde el 16 de mayo de 2016 para desarrollar, en más de 3,500 hectáreas, 7,999 cuartos de hotel; 7,285 unidades residenciales (villas, condominios y residencias turísticas); una marina con capacidad de 446 posiciones de atraque; espacios abiertos para albergar áreas deportivas y recreativas; un lago interior; seis áreas de conservación ambiental y áreas comerciales.

Hoy la firma Península de Los Sueños SA trabaja en un paquete informativo para inversionistas. En unos meses se busca “iniciar la promoción del proyecto y, en su momento, identificaremos los grupos a los que nos acercaremos. Dentro del proceso de promoción es natural contactar a quienes han invertido en el área de Baja”, dijo Brito.

Es un proyecto que llama la atención de otros grandes inversionistas en la zona. “Es bueno saber que un proyecto que se paró por varios años esté de regreso para detonar ese destino, precisamente cuando México vive un boom en el sector turístico. El país necesita inversiones grandes, necesita turistas nacionales e internacionales”, dijo Ernesto Coppel, presidente del Consejo de Administración del Grupo Pueblo Bonito.

Pueblo Bonito cuenta con resorts en Sinaloa, Mazatlán y Cabo San Lucas. El grupo invertirá 120 mdd en 2016, y, en los próximos dos años, otros 500 mdd para adquirir resorts localizados en la Riviera Maya, otro destino favorito en el país.

Todos a Baja

México ya tiene un lugar importante en el mundo en el rubro de turismo, y Baja California Sur (BCS) se ha convertido en una de las principales palancas de crecimiento.

En los primeros tres años de la presente administración, el gobierno federal y el de BCS han invertido 900 millones de pesos para promocionar el estado y mejorar su infraestructura, según Sectur.

Así, es considerada la segunda entidad con el mayor número de noches de hotel reservadas, con más de 5.8 millones de cuartos por noche, después de Quintana Roo. En cuanto a conectividad, el aeropuerto de Los Cabos vincula a la región con otros 40 destinos, de los cuales 29 son internacionales y 11 nacionales.

Durante el primer trimestre de 2016, en Los Cabos el porcentaje de ocupación fue de 74% y en La Paz de 41%, indicó Ramírez de KPMG. A esto hay que sumar la oferta que traerá Península de Los Sueños.

“La Paz tiene un potencial turístico extraordinario, la gente invierte en destinos conocidos como Los Cabos que tiene un crecimiento exponencial. Pero quienes inviertan en el nuevo desarrollo de Península de Los Sueños serán muestra al mundo de que La Paz es un lugar de inversión”, agregó Brito.

Las inversiones pueden seguir llegando, pero La Paz necesita conectividad, carreteras y rutas aéreas para avanzar en la construcción de desarrollos turísticos como este, advirtió Coppel. Aquí está el reto. El gobierno federal y estatal trabajan en la creación de infraestructura moderna y de alta calidad, como la remodelación del malecón en La Paz.

La conectividad aérea abona al crecimiento económico, aporta a la competitividad del sector y alimenta la demanda. A La Paz no llegan vuelos internacionales y la mayoría de los visitantes extranjeros deben llegar primero a Los Cabos, que sí tiene conectividad con Estados Unidos y Canadá, para luego viajar por tierra a La Paz. Esta puede ser una arista para los inversionistas.

No obstante, uno de los objetivos del Programa Sectorial de Turismo 2013-2018 es impulsar la innovación, diversificación y consolidación de la oferta turística por región y destino, y una línea de acción es promover mayor conectividad con los mercados emisores de potenciales visitantes para facilitar su arribo a los destinos turísticos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.