• Regístrate
Estás leyendo: La ola mexicana quiere cambiar el rumbo de Trump
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 00:18 Hoy

La ola mexicana quiere cambiar el rumbo de Trump

En Nevada los mexicanos de los sindicatos del sector turístico buscan cómo dar la ciudadanía a sus pares para que puedan votar. 

Publicidad
Publicidad

El ascenso de Donald Trump para convertirse en el favorito para la candidatura presidencial del Partido Republicano en Estados Unidos significa que para esta fecha del próximo año podría estar en marcha la construcción en EU del “gran muro” a lo largo de la frontera sur y la deportación de millones de mexicanos indocumentados.

Pero también puede resultar en una realidad alterna. Para ese momento, Rubén Kihuen, un ciudadano estadounidense de 35 años de edad nacido en México, podría dejar Las Vegas para vivir en la capital del país y ser el primer miembro latino del estado de Nevada en la Cámara de Representantes.

Estas posibilidades contrastantes señalan uno de los dramas centrales de las elecciones de 2016 en EU. Trump se subió a la ola del sentimiento antimexicano, pero su éxito también alimenta los esfuerzos de los latinos por movilizarse para las elecciones y determinar quién va a ser el próximo presidente y cómo se va a conformar el Congreso.

“En las elecciones vamos a ver una participación histórica de latinos, al menos aquí en Nevada”, dice Kihuen y añade que “las críticas de Donald Trump se dirigen específicamente a la comunidad de inmigrantes mexicanos”.

En las apuestas inteligentes en Las Vegas se inclinan por Kihuen. Billy Vassiliadis, el influyente ejecutivo de publicidad cuya firma R&R Partners ideó el lema “lo que pasa aquí, se queda aquí” para Las Vegas, dijo que muchos electores latinos se quedaron en casa durante las elecciones de mitad de mandato de 2014 porque estaban decepcionados de que la reelección de Barack Obama de 2012 no lograra resultados para la reforma migratoria.

Pero si Trump o Ted Cruz quedan como el candidato republicano, Vassiliadis espera “una base latina muy energizada”. La muestra del poder político de los mexico-americanos es fuerte en Las Vegas, donde el Sindicato de Trabajadores Culinarios Local 226, junto con los afiliados a Bartenders (Meseros) Local 157, representan a 57,000 empleados de casinos y hoteles.

El Local 226 o “los culinarios” como se les llama en Nevada, refleja la notable diversidad racial de la clase trabajadora de Las Vegas. Sus miembros provienen de 167 países y hablan más de 40 idiomas, los funcionarios del sindicato dicen que 56% de los miembros son latinos, lo que los convierte en la organización latina más grande en un estado donde 28% de la población es latina.

El Local 226 se reunió en el Trump International Hotel & Tower en Las Vegas -copropiedad de Trump y el multimillonario de Las Vegas, Phil Ruffin- y 53% de sus trabajadores votaron para que sus representantes fueran los sindicatos culinarios y de camareros.

La Organización Trump planea presentar “una solicitud de revisión” del caso con la Junta Nacional de Relaciones Laborales de EU. Pero Bethany Khan, portavoz del Local 226, dijo que el sindicato confía en que a los dueños del edificio “se les acaben las opciones”y que al final negocien. En el frente político, el Local 226 busca capitalizar la ira de Trump al ayudar a 2,500 residentes a solicitar la ciudadanía para que voten en las elecciones de este año, y registrar a10,000 trabajadores como electores.

“Quieren convertirse en ciudadanos estadounidenses porque escuchan todas las cosas negativas que dice Donald Trump”, dice Rocío Puente, recamarera del Ceasars Palace. “Sienten paranoia de que Trump pueda ganar, y por eso quieren convertirse en ciudadanos y así poder votar”. El sindicato también puso su peso para respaldar a Kihuen, quien primero debe ganar las primarias demócratas el 14 de junio para enfrentarse a Hardy.

Kihuen es hijo de una recamarera de Local 226 y llegó a EU procedente de Guadalajara a los 8 años. Soñaba con jugar futbol profesional hasta que una lesión en el pie frenó su carrera. Después de graduarse de la universidad y convertirse en ciudadano estadounidense, trasladó sus instintos competitivos hacia la política y ascendió las filas rápidamente. A los 26 años, ganó la elección para la Asamblea de Nevada. Cuatro años después, obtuvo su asiento en el senado del estado. Kihuen hizo que los 22 años que tiene su madre como miembro del sindicato culinario fuera una parte central de su campaña, se unió a las manifestaciones locales y se burló de Trump por negarse a negociar con el Local 226, incluso cuestionó su valor. “Uno de los negociadores más famosos del mundo y se niega a sentarse a negociar con el sindicato culinario, eso es una actitud cobarde”, dice Kihuen.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.