• Regístrate
Estás leyendo: La gran injusticia
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 21:01 Hoy

La gran injusticia

La Reserva Federal de Janet Yellen sufrió una disminución de la confianza pública, sin embargo, su desempeño fue mejor que el resto de las instituciones públicas.

Publicidad
Publicidad

¿Debemos agradecerle al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por el auge del mercado de valores en ese país? No, dicen los demócratas: Trump heredó la obra del expresidente Barack Obama. Sí, dicen los republicanos: América finalmente gana de nuevo.

La primera respuesta, sin duda, es más cierta que la segunda. Pero la verdadera respuesta es Janet Yellen.

Es una especie de injusticia que una de las presidencias de la Fed más exitosas en la historia de EU se retire sin recibir todo el crédito.

Peor aún, ella solo tuvo una gestión. Hay pocas cosas más innecesariamente perjudiciales que un jefe despida a alguien por hacer un gran trabajo. ¿Por qué arreglar lo que no está descompuesto? Pero Trump es Trump. El mérito es la última cosa que pasa por su mente y eso cada vez es más notorio.

No tengo nada en contra de Jay Powell. El hecho de que no tenga un doctorado en Economía juega a su favor de acuerdo con mi libro. Pero no cumple con la primera regla de los empleos: siempre ocupar el cargo después de una persona con bajo desempeño.

Yellen tampoco pasó esa prueba, su predecesor, Ben Bernanke, hizo “lo que se tenía que hacer”, como dice el refrán, para evitar que la debacle financiera se convirtiera en una depresión. Pero si bien Bernanke todavía es elogiado de forma general, Yellen se aleja en silencio y sin ningún reconocimiento por parte de la actual administración.

Los gold bugs (o los escarabajos de oro, es decir, las personas que consideran en el estándar de oro y que los protege frente a una devaluación a los analistas que recomiendan la compra de oro físico en inversión), quienes pronostican una hiperinflación desde finales de 2008, siempre los van a odiar a ambos.

TE RECOMENDAMOS: Oprah para presidente

Una década y varios millones de millones de dólares en compras de activos por parte de la Fed, ahora la inflación todavía se encuentra considerablemente por debajo del objetivo de la Reserva Federal en 2%. Pero no fue por falta de intentos.

Dicho esto, Yellen estuvo más cerca que cualquiera de sus predecesores de cumplir con el doble mandato de la Reserva —el empleo pleno (ahora de 4.1%) y una baja inflación estable (1.8%)—. Además de que ella fue la primera mujer en ocupar el cargo.

En otra columna hablé sobre el descenso político de EU hacia el tribalismo, así como también hice notar la creciente desconfianza del pueblo estadounidense hacia cualquier institución pública, con excepción de las fuerzas armadas.

Incluso la Fed sufrió de una disminución en la confianza pública, aunque en un grado mucho menor que los medios y los políticos. Sin embargo, su desempeño fue mejor que cualquiera de ellos.

A diferencia del Pentágono, que todavía trata de ganar una guerra de 16 años contra los talibanes, la Reserva Federal de EU de forma razonable puede declarar la victoria. Es cierto, hubo muchos daños colaterales, entre ellos la sobrevaloración del mercado bursátil. Pero fue un precio que vale la pena pagar. Bajo la mayor parte de la administración de Yellen, la Fed fue “la única opción”. Ella merece recibir aplausos apenas se vaya.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.