• Regístrate
Estás leyendo: La emprendedora que siembra 'Seedys' en el mundo
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 12:52 Hoy

La emprendedora que siembra 'Seedys' en el mundo

La diseñadora mexicana Miriam Ramos tenía la idea de hacer personajes que sembraran cosas buenas en el mundo, aunque en su camino se enfrentó al rechazo y la delincuencia.


1 / 2
Publicidad
Publicidad

La ayuda de su abuela y hermana, así como enfrentarse a un robo y al rechazo fueron los impulsos que marcaron el camino emprendedor de Miriam Ramos, fundadora de Seedys (semillas), una marca de peluches y accesorios que consta de 8 personajes, por medio de los cuales busca sembrar valores en los consumidores.

Todo comenzó en 2010, cuando a Miriam, diseñadora egresada de la Universidad de Guadalajara, tenía la idea de hacer personajes que dejaran cosas buenas en el mundo, pero no tenía idea de la forma ni del color que tendrían, lo único que sí sabía era que cada uno transmitiría un valor o una idea positiva.

"Me acuerdo perfectamente el momento en que se me ocurrieron (los personajes). Estaba acostada en mi cama los vi en mi mente y corrí a ponerlos en papel. Los llamé Seedys (semillas) para que, como el nombre, siembren algo bueno en el mundo. Lo hice en inglés pensando en una proyección internacional", dijo Miriam a MILENIO.

TE RECOMENDAMOS: Enseñanza infantil, un negocio rápido con crecimiento

Comenzó con un presupuesto de casi 5 mil pesos y con el apoyo de su abuela, quién le ayudó a coserlos, hizo los primeros peluches, los cuales vendió entre familiares, amigos y conocidos en 200 pesos. Al ver éxito de venta, decidió reinvertir las ganancias en la compra de más material.

El segundo tiraje fue de 5 mil piezas. Nuevamente su abuela, y otra señora, los hicieron. Ese tiraje lo vendió en tiendas, aunque ahí fue donde tuvo su primera experiencia desagradable: le dijeron que su producto estaba muy bien hecho y que no parecía que estuviera hecho en México.

“Me dio mucho coraje. ¿Por qué tener la noción de que algo hecho en México tiene que estar mal hecho? Yo le había echado mil ganas para tener el material adecuado, un buen empaque, como para que me dijeran eso. Después, todo eso lo tomé como un reto".

Diana, su hermana

Miriam comenta que 2011 fue clave en la historia de Seedys. Su hermana (también diseñadora) fue quien la impulsó y le dijo que "si quería hacer en serio las cosas ella se volvería su socia". Miriam aceptó y Diana abandonó su trabajo para dedicarse al 100 por ciento al proyecto.

Ambas montaron una oficina en el departamento de Miriam, y por medio de redes sociales comercializaron los productos. Eso les abrió la ventana para vender en otros estados del país y en otros países como Argentina y Serbia, lugar del que Miriam no se explica cómo fue que Seedys se dieron a conocer allá.

Pusieron un punto de venta en un centro comercial de Tlaquepaque y fue donde expandieron su gama de productos a calcomanías, libretas, juguetes de papel, cosas de madera, y decenas accesorios. Les fue muy bien.

El robo

En marzo de 2012 entraron a robar en su departamento-oficina. Se llevaron todo.

"Fue un golpe muy duro tanto anímica como económicamente porque ya no teníamos dónde trabajar, ni cómo producir. Se llevaron todos los archivos, prácticamente nos robaron un año de trabajo".

En esas fechas también se acaba el contrato del local donde vendían en el centro comercial. La renta aumentaría y ya no la pudieron pagar. Tuvieron que cerrar. Fue el momento de replantear el negocio.

Un nuevo socio y un giro en el negocio

Tras el robo, Miriam se metió a estudiar una maestría de negocios. Y fue el lugar donde conoció a Arturo, quién se volvió su socio y con el que entró al mundo de las licencias –licenciar una marca, la cual vendes a cambio de regalías- bajo la premisa: si funcionó en peluche, funciona en cualquier cosa.

Tras licenciar la marca comenzaron a asistir a ferias y expos de licenciamiento, donde tuvieron muy buena aceptación, tanto de la gente como de otras empresas. Y con esto, comenzaron a llegar los clientes.

Ahora su marca ya se utiliza de forma digital en juegos educativos y actividades para niños en Estados Unidos y Canadá. También entraron al mundo de los imojis en toda América y parte de Europa. De diciembre de 2015 a la fecha se han utilizado más de 160 millones de veces los imojis de Seedys. El negocio de los peluches continúa.


CPR

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.