• Regístrate
Estás leyendo: La demanda no se satisface con la oferta
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 03:48 Hoy

La demanda no se satisface con la oferta

A los gestores de fondos internacionales les interesan los rendimientos de empresas en América Latina, pero el tamaño de los mercados es demasiado pequeño. 


Publicidad
Publicidad

Richard Lapper

Todo parece muy simple. América Latina necesita capital para expandirse y está dispuesto a pagar una prima para conseguirlo. A los gestores de fondos internacionales les interesa obtener el tipo de rendimientos que las empresas de consumo, recursos e infraestructura pueden generar.

Desafortunadamente, los mercados locales de capital todavía son pequeños. En el mercado de valores, en particular, un aumento en la demanda puede elevar inmediatamente el valor de los activos y la valoración se convierte en un obstáculo.

Por ejemplo, México, uno de los destinos favoritos de los fondos que se orientan a América Latina. En una encuesta de finales de agosto que realizó LatAm Confidential, 13 de los 24 gestores de fondos de valores que se entrevistaron dijeron que tenían demasiadas acciones mexicanas y sólo cinco tienen pocas, por mucho la mejor calificación para cualquier mercado que se revisó. Sin embargo, 15 pensaban que el mercado mexicano, que operaba hasta 19 cuando se realizó el estudio, era demasiado caro.

La historia fue similar en otros lados. Chile y Colombia rápidamente se sobrevaloraron. Perú es más barato, pero sólo por la debilidad de los metales.

InRetail, que formó Supermercados Peruanos, el negocio de rápido crecimiento propiedad del magnate empresarial Carlos Rodríguez Pastor, opera en un múltiplo de casi 60.

Lo mismo pasa con otras populares inversiones en América Latina. Por ejemplo, con el impulso del número creciente de aspirantes a estudiantes de clase trabajadora, un sistema de préstamos con respaldo del gobierno y métodos más baratos de aprendizaje a distancia, el rápido crecimiento de la educación privada en Brasil evitó la tendencia del mercado local.

Pero, últimamente, las acciones de las empresas de educación como Kroton y Estácio, operan a un múltiples más altos que el promedio y se consideran generalmente costosas.

Parte del problema aquí es la liquidez. En muchos mercados pequeños, no hay suficientes acciones locales lo bastante grandes y líquidas para atraer a las instituciones internacionales.

Esto es particularmente cierto en Colombia, Chile y Perú, cuyos planes para el libre comercio y un mercado de valores integrado en su bloque comercial de la Alianza del Pacífico junto con México llamó la atención de los inversionistas.

Solo 15 de las 250 acciones que cotizan en la bolsa de Perú operan con regularidad y sólo un pequeño grupo es lo suficientemente grande como para absorber el tipo de compromisos que les gusta hacer a las instituciones internacionales. Incluso en mercados grandes, puede ser difícil obtener acceso a determinados sectores.

En el sur de la región, rico en tierras y agua, la agricultura es atractiva para los inversionistas internacionales, especialmente con el aumento en la demanda de soya y carne por parte de China. La soya tiene un auge no sólo en Brasil, también en Argentina, Paraguay y Uruguay.

Pero las acciones que cotizan son pocas y muy intermitentes. Una excepción es la uruguaya Union Agriculture Group, que empezó a cotizar este año en el pequeño mercado de valores de Montevideo por Juan Sartori un joven empresario uruguayo.

Sartori, cuya primera empresa fue una granja de arándanos, ahora es dueño de un imperio que abarca desde el cultivo de soya y arroz en Uruguay hasta plantas hidroeléctricas y petróleo en Perú. Sus patrocinadores internacionales ayudaron a darle forma a sus planes en Uruguay. “Estaban frustrados por lo difícil que es invertir en tierra y agricultura”, dice.

Aumentar el número de acciones y la liquidez de los que cotizan en bolsa debe tener como resultado mercados más estables y reducir la volatilidad de precios. Lo que le facilita a las empresas medianas y pequeñas cotizar. Así que, en algún momento, también lo harán las reformas de los fondos de pensiones.

Desde que Chile inició su innovadora reforma de fondos de pensiones en la década de 1980, Colombia, Perú, México y otros construyeron sistemas de financiamiento privado de un tamaño considerable. Para finales de septiembre, los fondos disponibles para los gestores en estos países llegaron a más de 400,000 mdd.

Las reformas atraen más trabajadores al sistema y si se relajan las reglas para que los gestores tengan mucho mayor libertad para invertir en otros países, también hará una diferencia. Tales cambios deben aumentar la demanda por documentos que emitan empresas más pequeñas, al igual que aumentará la liquidez en los mercados locales de renta fija y de deuda corporativa.

Pero estos cambios tomarán tiempo. En el corto plazo, la liberalización de los fondos de pensiones simplemente aumentarán las demandas de activos populares, lo que contribuirá más a la volatilidad.

En cuanto a las emisiones, muchas empresas medianas de América Latina son de propiedad familiar, por lo que resisten el tipo de demanda para rentabilidad a corto plazo que con frecuencia se imponen a las instituciones.

Aunque hay un poco de avances, con el aumento de las emisiones de capital en los últimos meses, los niveles son modestos en comparación con los estándares internacionales. Y los 11,200 mdd que se recaudaron por medio de ofertas públicas iniciales en los primeros meses de 2013 todavía se quedan cortos de los niveles que se alcanzaron antes de la crisis financiera de 2008.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.