• Regístrate
Estás leyendo: La apuesta de Goldman Sachs por el 99%
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 03:40 Hoy

La apuesta de Goldman Sachs por el 99%

El banco busca nuevas fuentes de ingreso y por primera vez en casi 150 años voltea a ver a clientes pequeños y Pymes.

Publicidad
Publicidad

Ben McLannahan

En abril de este año, Goldman Sachs hizo algo que no había hecho. Durante casi 150 años, prosperó al estar cerca de las personas con poder e influencia: instituciones y familias ricas, o multinacionales. Ahora intenta atraer al resto con cuentas de ahorros en línea que se pueden abrir con un depósito de un dólar, con tasas de interés 100 veces mejores que las que ofrecen bancos minoristas estadounidenses como Wells Fargo o Bank of America.

Pero el lanzamiento de GS Bank, que recibió el impulso de la compra de la cartera de 16,500 millones de dólares (mdd) de GE Capital, no está libre de problemas. La gente quedó perpleja con un sistema automático que no responde a instrucciones sencillas, dice Rob Berger, fundador de Doughroller.net, un sitio de finanzas personales.

Algunos clientes se quejaron de largas demoras en la apertura de una cuenta; otros de que no pueden acceder a la plataforma por medio de un iPad. “Es Goldman y todo mundo esperaba un servicio de lujo”, dice el jefe de una firma de administración de efectivo. “No lo fue”.

Goldman se mueve hacia el segmento principal porque, desde la crisis financiera, la vida en Wall Street es más difícil. Las líneas de negocios poderosas, como las ventas de renta fija y las operaciones, sufren porque hay regulaciones más estrictas y por el cambio hacia las plataformas electrónicas, y además, los mercados desalentaron a los clientes de realizar operaciones grandes y complejas, el fuerte de Goldman.

Todo eso afecta las utilidades. El retorno sobre capital de Goldman -la mejor medida, y la más sencilla, sobre lo bien que se utiliza el dinero de los accionistas- cayó por debajo de 10% el año pasado y se espera que llegue a 8% en 2016. El resultado serían dos años de retornos sobre capital de un solo dígito, la peor racha desde que Goldman se hizo público en 1999.

La lucha poscrisis

Los rendimientos de Goldman fueron mejores que los de sus contrapartes Citigroup, Bank of America y Morgan Stanley, que vendieron activos con valor de decenas de miles de millones de dólares y cerraron unidades completas de negocios.

Pero algunos inversionistas aún se preguntan por qué Goldman, un banco que siempre se enorgulleció de la asesoría estratégica, tiene dificultades para adaptarse a la poscrisis.

Durante los últimos cuatro trimestres perdió su corona como el banco que cotiza en bolsa más rentable de Wall Street, un título que hoy pertenece a JPMorgan Chase.

“Se podría pensar que Goldman, el gran reestructurador, podría rediseñar el negocio, pero no lo ha hecho”, dice Jeff Morris, director de capitales de Estados Unidos (EU) de Standard Life Investments, en Boston. “Si Goldman no puede cambiar su negocio para lograr mejores rendimientos, eso habla de lo difícil que es el entorno regulatorio”.

Los ejecutivos de Goldman se molestan ante la sugerencia de que el banco no se mueve mientras el mundo cambia. Señalan que mantienen ingresos anuales constantes de unos 34,000 mdd desde 2012. Y que el banco respondió a las exigencias regulatorias de duplicar su capital desde la crisis, lo que reduce los rendimientos para los accionistas.

El pago -a menudo un punto crítico- también tuvo una gran reducción, lo que se refleja en bonos más pequeños y en una diferente mezcla de negocios. El segundo trimestre de este año, la acumulación de compensaciones y beneficios de Goldman fue de 95,718 dólares por empleado, menos de la mitad de los 211,968 dólares de hace 10 años.

En el momento en que los inversores recuperen la compostura, dijo Lloyd Blankfein, presidente y director ejecutivo, en su reunión anual de accionistas, Goldman se va a recuperar también. Pero la estrategia de ser “el último hombre de pie” en las operaciones es arriesgada, dice Mike Mayo, analista de CLSA, Nueva York.


No hay garantía de que haya mercados más animados, dice, y aumentaron los requerimientos de capital que impusieron los reguladores. Incluso si los bancos grandes pasan la prueba anual de estrés, señala, la Reserva Federal de EU no permite regresar más de 100% de las ganancias a través de recompras y dividendos.

Goldman requiere nuevas fuentes de ingresos para elevar el retorno sobre capital. En otoño, planea poner en funcionamiento las nuevas conexiones que obtuvo por el trato de GE, comenzará una oferta de préstamos en línea para consumidores y pequeñas empresas. Esa unidad contrató a docenas de personas de alto nivel de compañías como Lending Club, Citi, Amex y Barclaycard.

A eso le pueden seguir más productos de la banca minorista como créditos automotrices, préstamos hipotecarios o una plataforma “robótica” de gestión patrimonial. En marzo, Goldman dio un paso hacia esa dirección al comprar Honest Dollar, una startup con sede en Austin que ayuda a los profesionales independientes y a las pequeñas empresas a establecer programas de ahorro para el retiro en línea.

El empuje minorista

Antes de la crisis financiera, Goldman ni siquiera tenía un banco asegurado federalmente, pero lo obligaron a abrir uno en 2008 como condición para recibir fondos del rescate financiero. Desde entonces, de manera agresiva fue en busca de depósitos mayoristas, al buscar disminuir su dependencia de los mercados de deuda a corto plazo, que se congelaron durante la crisis.

Los depósitos ahora representan 23% de la mezcla de fondeo del banco, en comparación con 3% a finales de 2007. El banco tiene menos probabilidad de sufrir el tipo de crisis de liquidez que mandó a la quiebra a Bear Stearns y a Lehman Brothers, y que casi hizo lo mismo con Goldman.

La nueva mezcla ayuda también a las utilidades. A pesar de que Goldman paga a los depositantes de GS Bank una tasa de interés cerca del líder del mercado de 1.05% al año en las cuentas de ahorro en línea, eso representa un costo menor para Goldman que la emisión de bonos a largo plazo.


Pero acercarse a los depositantes minoristas a través del acuerdo de GE es más que una cuestión de financiamiento barato y constante. También abre a Goldman a una nueva clase de cliente: el de 99%.

Hasta que el precio por ingresar bajó a un dólar, la gente necesitaba al menos 10 mdd de activos netos antes de tener una cuenta de Goldman Sachs. Los 160,000 depositantes de GS Bank deben ser un apoyo útil para la nueva empresa bancaria, que representa un ataque directo contra las plataformas peer-to-peer, que juntan a solicitantes de préstamos con necesidad, con inversores hambrientos de rendimientos.

En un documento de investigación del año pasado, los analistas de Goldman dijeron que se corría el riesgo de perder 10,900 mdd de la utilidad anual que se genera por los bancos físicos tradicionales frente a los recién llegados más ágiles. De eso, 4,600 mdd fueron préstamos personales sin garantía, y otros 1,800 mdd, préstamos a pequeñas empresas.

Transformación institucional

Reformular a Goldman como amigo del consumidor y las pequeñas empresas no será fácil. En el último año, el banco recibió críticas por sus conexiones con 1MDB, el fondo de riqueza soberana de Malasia que se encuentra en investigación por corrupción.

La semana pasada, la Comisión de Bolsa y Valores de EU le prohibió a Edwin Chin, ex jefe de operadores, cualquier actividad en la industria y se le ordenó pagar 400,000 dólares para resolver las acusaciones de que en repetidas ocasiones cobró erróneamente a sus clientes.

Para otros, el nombre de Goldman significa casi nada. Brenton Givens, un representante de Avon de 44 años de edad que vive en Hawthorne en Los Ángeles, dice que sabía muy poco sobre el banco cuando reemplazó a GE, pero cerró su cuenta pocos meses después, pues le atrajeron ofertas de otros lugares. Ahora prefiere una aplicación llamada Digit, que transfiere dinero de cheques a cuentas de ahorros sin cobrar comisión.

Un ex empleado de Goldman señala que hacer dinero en la banca minorista depende de realizar transacciones sencillas de bajo margen y alto volúmen. Esto es lo opuesto a la estrategia central de Goldman en más de 147 años de acuerdos complicados para grandes clientes.

Goldman apunta por el crecimiento de GS Bank: las listas de vacantes en su página web muestran 22 puestos disponibles en la unidad, más que en las bancas de inversión y valores juntas. Pero el “giro estratégico” hacia la banca tradicional solo tendrá sentido si logra tener mejores rendimientos, dice Mayo.

Por ahora, dice, solo está claro que “Goldman no evolucionó tan rápidamente como debería”.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.