• Regístrate
Estás leyendo: La amenaza inflacionaria
Comparte esta noticia

La amenaza inflacionaria

Un crecimiento salarial mundial más rápido de lo esperado podría ser la causa.

Publicidad
Publicidad

La advertencia sobre las utilidades de la compañía panificadora suiza Aryzta, cuyos clientes incluyen a McDonald’s, comúnmente no sería algo de interés para los inversionistas de bonos, sin embargo, la compañía alertó como una de las causas de su negativo desempeño a un crecimiento salarial más rápido de lo esperado en su operación en Estados Unidos (EU).

La perspectiva de que los trabajadores estadounidenses reciban mayores aumentos salariales genera una creciente ansiedad entre los inversionistas de renta fija. 2018 podría ser el año en que la inflación finalmente se acelere, planteando un desafío para los tenedores de bonos a largo plazo que pagan cupones de tasas fijas ultrabajas.

Las señales de que una recuperación económica mundial, de base amplia, comienza a acelerar; el aumento en los precios del petróleo, y un recorte fiscal en EU, marcan una bandera roja para el mercado de bonos.

“Está infravalorado”, dice Peter Boockvar, director de Inversiones de Bleakley Advisory Group, sobre la amenaza de la inflación. “El consenso general es que ni la inflación ni las tasas se mantendrán bajas para siempre. Los mercados no están preparados”.

Chetan Ahya, codirector de economía de Morgan Stanley, señala que las tasas de inflación general en las grandes economías desarrolladas, así como en China, en promedio, se encontraban 1% por debajo del promedio a largo plazo a finales de 2015. Al llegar a finales de 2017, esa diferencia se redujo a 0.1%, y Ahya pronostica que este año la inflación mundial terminará 0.3% más alta que el promedio a largo plazo.

Si bien una mayor inflación podría, a corto plazo, ser positiva para los mercados bursátiles que en la actualidad rompen récords —con las presiones salariales aún modestas, un mayor poder de fijación de precios para las empresas debería aumentar los márgenes de utilidades— al final plantea una amenaza para las ganancias, si los aumentos salariales en todo el mundo se vuelven una realidad.

Pero el mayor peligro para los mercados financieros es una aceleración de la inflación que podría alterar las tasas de interés y los rendimientos de los bonos.

[OBJECT]Los bancos centrales probablemente tendrán que normalizar la política monetaria con más rapidez, eliminando uno de los mayores apoyos que tienen los mercados desde la crisis financiera y amplificando los golpes a la deuda corporativa.

“A medida que el entorno macroeconómico global cambie del ambiente de alto crecimiento y baja inflación, que prevaleció en 2017, hacia un alto crecimiento, inflación creciente y un entorno de retórica de línea dura del banco central en 2018, es probable que los mercados de activos enfrenten una mayor volatilidad a lo largo de este año como un todo”, señaló Ahya.

TE RECOMENDAMOS: El TLCAN no está muerto: Canadá

Mihir Worah, director de Inversiones de Asignación de Activos y Rendimiento Real del gestor de activos Pimco, por ejemplo, predice que la inflación en EU subirá a 2.2% este año, un repunte moderado que probablemente absorban los mercados, dice. Pero admite que podría subir mucho más. “Hay riesgos”, dice. “Y eso podría tomar por sorpresa al mercado”.

Ese miedo destaca el conflicto interno al que se enfrentan los inversionistas. Mientras que el dinero continúa fluyendo hacia los bonos y las acciones, una encuesta reciente que se realizó a los gestores de dinero de Bank of America Merrill Lynch mostró que un tantrum (rabieta) en los mercados de bonos, que podría desencadenar la inflación, se considera como el principal riesgo imprevisto.

Encontrar los posibles catalizadores no es difícil. La administración de EU, que aumenta los temores sobre las guerras comerciales, podría incrementar el costo de las importaciones, mientras que las tensiones en el Medio Oriente elevarían aún más el petróleo. Después existe la posibilidad de un mayor gasto en infraestructura en EU.

Jack Flaherty, director de Inversiones en el equipo de Ingreso Fijo de la firma GAM, reconoce que el panorama comienza a cambiar para los inversionistas en bonos. “En el mundo de los mercados desarrollados, la inflación ya tocó fondo”, dice. “Desde un punto de vista cíclico, finalmente vemos que algo sucede después de años de lanzar la voz de alarma”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.