Estiman que aumente uso de kioscos de pagos electrónicos

La empresa QPagos señala que espera cerrar el año con un total de 500 unidades vendidas e instaladas en México.

Monterrey

Debido a la gran popularidad de teléfonos prepagados y los recientes cambios en los métodos de cobranza de diferentes servicios públicos, México estaría al borde de un cambio tecnológico como el uso de kioscos de pagos electrónicos, a decir de Gastón Pereira, director general de QPagos.

En entrevista con MILENIO Monterrey, Pereira aseguró que en los próximos meses el uso de este tipo de servicios se incrementará de tal manera que la misma empresa que dirige estaría esperando cerrar el año con un total de 500 unidades vendidas e instaladas en el territorio mexicano.

“Están pasando muchas cosas en México, hay muchos elementos que hay actualmente en México que propician el uso de este tipo de herramientas. En México, además, hay una gran preponderancia de uso de efectivo, y estas terminales reciben billetes y monedas por lo que están muy adecuadas a las necesidades del mercado”, aseguró Pereira.

Dijo que los kioscos de pagos electrónicos que vende QPagos tienen “gran potencial” para volverse populares entre los comerciantes, empresarios y hasta dependencias públicas de México.

“Esperamos terminar este año, que es nuestro primer año de funcionamiento, con 500 terminales, y el año que viene será el crecimiento de hasta dos mil o tres mil terminales”, afirmó el directivo.

Señaló que en México el porcentaje del total de teléfonos que funcionan en modalidad de prepago asciende hasta 85 por ciento, aproximadamente el 80 millones de teléfonos que requieren que se recargue el tiempo aire en tiendas de conveniencia, kioskos electrónicos o bancos. Además, los mismos usuarios que hacen uso de este servicio aprovechan para pagar luz, gas, agua, etc.  Esto significaría, comentó, que el uso de este tipo de tecnología serviría para la gran mayoría de los mexicanos.

Asimismo, las dependencias gubernamentales exigen a los ciudadanos una serie de pagos burocráticos que hacen que se pierda tiempo y energías.

“Si quieren agilizar los pagos, pueden colocar estas terminales en sus municipios. La gente podrá no sólo hacer los pagos, sino que se acostumbrarán a realizar otro tipo de pagos”, de acuerdo con Guzmán.

“Generalmente, no es difícil utilizarlos; es un proceso muy intuitivo. Además, la gente prefiere la privacidad y velocidad de hacer estos pagos cuando ellos quieran y en cualquier lugar. Es una propuesta para el usuario muy interesante, es una propuesta para el proveedor de servicios que puede crecer su red de pagos y para los inversionistas, a los Pymes que adquieren estos equipos”, aseguró Pereira.

 

Zonas rurales, sólo si hay conexión a internet

De acuerdo con Pereira, para poder ofrecer este tipo de servicios de pagos electrónicos, sería necesario que el kiosco estuviera conectado a la red, por lo que podría dificultar que funcionara en zonas rurales.

Sin embargo, explicó que se ha pensado en dicha problemática y se ofrece la opción de conectar al aparato mediante servicios de telefonía celular.

Y es que, señaló Pereira, en México la cobertura de éstas es muy amplia.

“Se puede colocar una tarjeta SIM a las terminales y donde haya cobertura móvil funciona el equipo. Hoy en día en México se sigue expandiendo la cobertura – yo estimo que más del 90% de la población tiene acceso a cobertura móvil. Quizá no haya internet por las vías tradicionales, pero sí se puede conectar a la nube por medio de las redes de datos de las propias empresas de telefonía”.