• Regístrate
Estás leyendo: Jefe de Continental cae por escándalo... de tráfico vehicular
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 20:30 Hoy

Jefe de Continental cae por escándalo... de tráfico vehicular

Un gobernador y un alto funcionario de la autoridad portuaria quedaron envueltos en una investigación de cierre de carriles en un puente hacia Manhattan.

Publicidad
Publicidad

Es una de las historias de negocios más extrañas de Estados Unidos en los últimos años: una investigación sobre los congestionamientos de tráfico en un puente hacia Manhattan llevó a la caída del presidente ejecutivo de una de las líneas aéreas más grandes del país, Jeff Smisek, de United Continental.

La firma, con sede en Chicago, anunció el martes que su director ejecutivo, presidente del consejo y presidente renunció “en relación con” una investigación interna que realizó la compañía, que a su vez se relaciona con una indagatoria federal de EU a las autoridades portuarias de Nueva York y Nueva Jersey.

Lo que comenzó como una investigación sobre las denuncias —que se confirmaron posteriormente— de cierre de carriles por motivos políticos en el puente George Washington, que va de Nueva Jersey a Nueva York, pasó a ser una investigación sobre si United realizó un “vuelo del presidente” especial en beneficio del director de la autoridad portuaria. Esa es la investigación que llevó a la salida repentina de Smisek, para que lo reemplace Oscar Muñoz, un director de mucho tiempo de United y ex director de operaciones del grupo ferroviario CSX.

El asunto también causó problemas para Chris Christie, el gobernador de Nueva York que aspira a ser el candidato republicano en las elecciones presidenciales del próximo año, pero que quedó rezagado en las encuestas en una carrera llena de gente.

Los cierres de carriles que presuntamente ordenó causaron problemas de tráfico en Fort Lee, un pueblo en el lado de Nueva Jersey del puente, después de que su alcalde se negó a apoyar la campaña de reelección como gobernador de Christie. David Wildstein, ex aliado de Christie, se declaró culpable en mayo de participar en la conspiración.

La investigación federal en ese tema llevó a una investigación más extensa de otros problemas que se relacionan con la autoridad portuaria, que opera los puentes y túneles en la zona de Nueva York, incluido el puente George Washington, y también los tres aeropuertos de la región de Nueva York. Wildstein fue un alto funcionario en la autoridad.

Se involucró a United en la investigación cuando los fiscales federales empezaron a examinar si le pidieron favores a la línea aérea para David Samson, el ex presidente de la autoridad portuaria, a cambio de beneficios como las mejoras en el aeropuerto de Newark.

Se emitieron citatorios en busca de información sobre los posibles favores, incluidos detalles en torno a los vuelos de United entre Newark y Columbia, Carolina del Sur. Columbia es un pequeño pueblo a 90 kilómetros del lugar donde Samson tenía su casa de fin de semana, de acuerdo con personas familiarizadas con el caso.

Al servicio de dos veces a la semana se le conocía como “vuelo del presidente”, de acuerdo con el New Jersey Record, el periódico que lo informó primero. El vuelo paró tres días después de que Samson dimitió de la autoridad portuaria en marzo del año pasado. Samson no tiene una acusación, aunque está bajo investigación. Un portavoz de Samson no quiso hacer comentarios.

La salida de Smisek llega poco después de que la reputación de United recibió otra paliza debido a sus persistentes problemas con los sistemas de informática. Los problemas continúan a pesar de los esfuerzos para mejorar desde que se formó el grupo, cuando United Airlines y Continental se unieron por medio de una fusión en 2010.

En junio de este año, United tuvo que detener todos sus vuelos domésticos durante una hora debido a lo que llamó “problemas de automatización”, y después, en julio, paró durante una hora sus operaciones fuera del país a causa de “problemas computacionales”.

United se ubica en el sitio más bajo de satisfacción al consumidor de las aerolíneas estadunidenses tradicionales en una encuesta que realizó JD Power en 2014-2015.

Sin embargo, Adam Pilarski, de la consultora Avitas, dice que Smisek y su equipo lograron progresos al mejorar el desempeño de United, que sufría de una mala administración desde antes de la fusión con Continental. “Smisek es un abogado educado, no es un tipo carismático, pero ha sido un excelente CEO”.

“United fue la peor línea aérea, y ahora solo son mediocres, lo que es una mejora. Tienen una sólida calificación de C, y solían ser D menos”.

Los resultados financieros de la firma mejoraron, y se refleja en el rendimiento del precio de las acciones. Sus acciones subieron 172 por ciento en los últimos cinco años, en comparación con el aumento de 70 por ciento del sector de las líneas aéreas estadunidenses en su conjunto.

Las utilidades antes de impuestos del grupo para el primer semestre de 2015, excluidos artículos extraordinarios, fueron cuatro veces más grandes en comparación con el nivel en el mismo periodo de 2014 y llegaron a mil 850 millones de dólares, después de que registraron ganancias récord para el segundo trimestre.

En el punto más alto de la agenda de Muñoz está solucionar los problemas de tecnología de información de United, y eso claramente es un trabajo difícil. Aunque en otros aspectos esto parece un buen momento para asumir el mando de una línea aérea estadunidense. La consolidación, al fin, parece crear un poder de mercado que permitirá a las aerolíneas mejorar sus márgenes, lo que les facilitará beneficiarse de la caída de los precios del petróleo.

Después de la turbulencia en United Continental de esta semana, Muñoz puede esperar que por delante tenga un poco de viento más suave.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.