• Regístrate
Estás leyendo: El jefe del banco central de China rompe el silencio
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 00:52 Hoy

El jefe del banco central de China rompe el silencio

Para un banquero central que dice no ser un mago, Zhou hace un acto de desaparición bastante bueno.

Publicidad
Publicidad

Cuando el fin de semana el gobernador del banco central de China rompió un silencio de seis meses, sugirió que los críticos de la estrategia de comunicación de su institución esperan demasiado.

“El banco central no es Dios ni un mago que puede transformar la incertidumbre en certeza”, dijo Zhou Xiaochuan a una revista financiera china el sábado, dos días antes de que los mercados de divisas y de capital regresaran a las operaciones, tras las vacaciones de una semana por el año nuevo chino.

Fue una semana turbulenta en los mercados internacionales y China tiene el hábito de empeorar las malas situaciones desde la devaluación “única” del yuan en agosto pasado. Pero la garantía de Zhou de que “no hay ninguna base para la devaluación” de la moneda china parece que tuvo un efecto tranquilizador ayer, cuando la moneda obtuvo su mayor ganancia diaria frente al dólar en más de una década.

Para un banquero central que dice no ser un mago, Zhou hace un acto de desaparición bastante bueno.

Con la excepción de su aparición en septiembre en la reunión del grupo de 20 ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales en Turquía, cuando sugirió equivocadamente que la moneda y los mercados de valores chinos se empezaban a “estabilizar”, el director del Banco Popular de China se muestra invisible.

No apareció en noviembre cuando el gobierno chino aseguró el reconocimiento del yuan como moneda oficial de reserva del Fondo Monetario Internacional, posiblemente el mayor logro de una de las carreras más largas en un banco central.

Zhou es gobernador del Banco Popular de China desde hace 14 años, durante ese tiempo ganó la reputación de ser uno de los principales reformadores del país.

Pero sus comentarios a la revista Caixin sugieren que la falta de comunicación del Banco Popular de China creció demasiado. Muchos inversores y analistas se sorprendieron cuando Zhou no apareció en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, el mes pasado. En su lugar fue Fang Xinghai, asesor de política económica del presidente Xi Jinping, quien representó al gobierno chino, junto con el poco conocido vicepresidente Li Yuanchao.

“China carece de una comunicación sistémica sobre su política monetaria”, dice Xiang Songzuo, del Centro de Investigación Monetaria Internacional de la Universidad de Renmin en Pekín.

“Es muy importante que el Banco Popular de China establezca un sistema de comunicación con el mercado nacional e internacional. La entrevista de Zhou sugiere que se encamina a esa dirección”.

De acuerdo con Wang Jun, economista del Centro de China para Intercambio Económico Internacional, el Banco Popular de China aprendió una dura lección cuando su mala comunicación por la devaluación de agosto —de solo 1.9 por ciento— se interpretó como el primer disparo en una guerra de divisas. De hecho tenía el objetivo de ser un ajuste técnico para hacer que el yuan estuviera más orientado al mercado, como lo requiere el FMI, a cambio del reconocimiento como una moneda oficial de reserva”.

“Si quieres tener una moneda de reserva, la interacción con los medios y los mercados es parte de eso. ¿Por qué no el Banco Popular de China solo sale y dice lo que va a hacer el gobernador en una conferencia de prensa trimestral?


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.