• Regístrate
Estás leyendo: James Jebbia, el empresario que se convirtió en el rey del "streetwear"
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 08:20 Hoy

James Jebbia, el empresario que se convirtió en el rey del "streetwear"

Supreme surgió como una marca de accesorios para skates y se transformó en la década de los 90 en un referente para los seguidores de la cultura urbana.

Publicidad
Publicidad

Era la década de los 80, la cultura del hip-hop, punk rock y urbana en general estaban a tope. En ese escenario, James Jebbia, un adolescente de 19 años nacido en Crawley, Inglaterra, aficionado de la revista i-D y de las patinetas, decidió mudarse a Nueva York.

Jebbia jamás se imaginó que años después se convertiría en un acaudalado empresario, con una fortuna de 40 millones de dólares hecha a partir del streetwear, estilo de ropa y accesorios que da prioridad a la comodidad con una extraña combinación con la elegancia (y precios) de marcas convencionales.

Ya instalado en Estados Unidos, notó que en efecto, la cultura urbana estaba en pleno apogeo; sin embargo, pocas eran las opciones que los skates tenían para comprar sus accesorios, así que junto con el diseñador Sean Stussy, actual dueño de la marca Stüssy y también pionero en esa industria que se calcula vale 9 billones de dólares, fundó una pequeña empresa.

El inglés no solo comenzó el desarrollo de una de las marcas más icónicas de la época, también inició un aprendizaje en el mundo del retail, que lo ha llevado a posicionarse como uno de los referentes más destacados en la combinación de la moda convencional y el low fashion.

Moda urbana

A sus 19 años, James descubrió un potencial en la revista i-D, que hasta la actualidad, como su marca Supreme, sigue trazada a través de una línea sutil entre lo novedoso y lo convencional.

Ya sin Stussy —quien decidió abandonar el negocio—, Jebbia abrió en 1994 su primera tienda en el Lafayette, Nueva York. La ropa y patinetas detalladas por artistas contemporáneos han sido promocionadas por artistas de la talla de Lady Gaga.

La primera tienda Supreme, por la cual James pagaba 12 mil dólares de renta, sirvió para que los clientes potenciales entraran a conocer los productos que se les ofrecía.

Han pasado 23 años y pese a la aparición de nuevas opciones en el mundo del streetwear, Supreme sigue siendo uno de los referentes de este estilo. Una de las cosas más importantes que ofrece al público, ha dicho su creador, es la línea directa que transporta al consumidor hacia aquella época de los 90 en que lo urbano y su estilo desenfadado cobraban auge.

En 1997, con la participación del rapero, graffitero, y artista visual Rammellzee, Supreme inició una serie de participaciones importantes con artistas del género, que resultaron un atractivo más para los compradores. Actualmente la compañía ha colaborado con personajes como Jeff Koons, Damien Hirst, Takashi Murakami y David Lynch. Quizá de ahí el hecho de que muchos de sus artículos sean adquiridos más como objetos de arte y destinados al coleccionismo, que como prendas de vestir.

En su juventud, poco habría esperado el ahora empresario de la marca que se dice, fue un plagio de la tipografía de la artista Barbara Kruger. Lo cierto es que en la actualidad, la importancia de la firma no solo se queda en el rubro de la moda de calle, sino del conglomerado que abarca el mundo de lo fashion, pues ha colaborado con firmas tan emblemáticas como Louis Vuitton.

El éxito de la marca, afirman los expertos, ha sido el uso de la “escasez artificial”, estrategia de negocio donde la demanda supera la oferta, garantizando así la totalidad de sus ventas, algo que el londinense ha afirmado en varias ocasiones.

El modus operandi sin duda ha sido exitoso, cada colección que lanza la marca es causa de una nueva multitud en fila en cualquiera de sus nueve sucursales (Estados Unidos, Londres y Japón) en espera de que se abran las tiendas. Entre ellos se encuentran los revendedores, quienes después ofrecen los productos de la marca de Jebbia en páginas electrónicas.

Jebbia afirma no tener grandes planes para su empresa, ni para su sucesión, por lo que no queda claro el futuro de uno de los más fuertes referentes de la moda urbana.

Pionero

Supreme es una de las marcas que impulsaron el desarrollo del streetwear, una tendencia que continúa en el gusto del público.

Fortuna

Con solo nueve tiendas distribuidas en Estados Unidos, Londres y Japón, James Jebbia ha amasado cerca de 40 mdd.

Arte

La compañía ha colaborado con miembros del street art, como Rammelzzee, y artistas contemporáneos

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.