• Regístrate
Estás leyendo: Inversionistas, ilusionados con elecciones argentinas
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 19:04 Hoy

Inversionistas, ilusionados con elecciones argentinas

Confianza en que el nuevo presidente reactive la economía, hundida por un enorme déficit fiscal, inflación de dos dígitos y estricto control de capital.

Publicidad
Publicidad

Benedict Mander

A los inversionistas en Argentina, que luchan contra los efectos de una economía asediada y un banco central que incendia sus reservas, les llega un rayo de esperanza con las elecciones presidenciales de este mes.

Obligada a recurrir a las reservas, que ya se encuentran en un crítico bajo nivel para pagar la mayor parte de la deuda soberana, de 6 mil 700 millones de dólares, que vence el sábado, la presidenta Cristina Fernández le dejará una carga a su sucesor con una economía contra las cuerdas.

Ya que la batalla legal de larga duración con grupos de fondos de cobertura estadunidenses limita la capacidad de Argentina para solicitar préstamos en el extranjero, los pagos a los tenedores de los bonos Boden 15 van a drenar aún más las reservas del banco central, que ya recibió el apoyo de un acuerdo de intercambio de divisas de 11 mil mdd con China el año pasado.

Con los fondos agotados, ya que el banco central gastó reservas para apoyar la superdevaluada moneda, los funcionarios chinos dicen que se negocia una extensión del acuerdo —los informes locales hablan de alrededor de 2 mil mdd— para calmar los temores sobre la economía que heredará el presidente que elijan el 25 de octubre.

"El gobierno tiene la suficiente liquidez para hacer los pagos (del bono Boden 15)", dice Alejo Costa, director de estrategia de Puente, un banco de inversión en Buenos Aires.

El gobierno retiene dólares a los importadores con el fin de pagar a los tenedores de bonos. "La verdadera preocupación es el ritmo al que el banco central gastó reservas en los últimos meses".

Los analistas estiman que la autoridad monetaria de Argentina ya vendió 3 mil mdd en los últimos dos meses, o alrededor de 80 millones de dólares al día. Aunque las cifras oficiales muestran unas reservas brutas del banco central de más de 33 mil mdd, Costa espera que las reservas netas, que excluyen el intercambio de divisas con China, caigan de alrededor de 15 mil mdd hoy, a 9 mil mdd a finales de año.

Por ahora, los inversores siguen optimistas sobre las intenciones de quien gane las elecciones presidenciales para solucionar los problemas del estancamiento de la economía argentina, que también incluye un enorme déficit fiscal, inflación de dos dígitos y los estrictos controles de capital que se impusieron desde 2011.

"Los precios de los bonos todavía reflejan un buen grado de optimismo entre los inversionistas, que en su mayoría tiene que ver con el hecho de que los asesores económicos de cada uno de los candidatos presidenciales han sido muy claros de que las negociaciones con los holdouts (los tenedores de bonos que se negaron a la reestructuración) serán una prioridad", dice Daniel Chodos, estratega para América Latina de Credit Suisse. Considera que los precios de los bonos pueden aumentar si el gobierno avanza en las soluciones de los problemas económicos de Argentina después de que asuma la presidencia el 10 de diciembre.

Hay un amplio consenso de que Argentina necesita acceso al financiamiento internacional para tapar el déficit fiscal, y que para hacerlo se necesita alcanzar un acuerdo con los llamados acreedores holdouts, quienes se negaron a participar en las reestructuraciones de la deuda después del incumplimiento de pagos de bonos soberanos de 2001.

"El temor no es que no van a tratar de resolver las distorsiones en la economía para volver a ganar acceso a los mercados, sino cómo se verá el mundo cuando lo hagan, y si los inversionistas van a estar dispuestos a prestarle a Argentina", agrega Chodos, quien también señala que el riesgo de que el gobierno tendrá que batallar para implementar las reformas, lo que eventualmente puede atenuar cualquier alza en los precios de los bonos a principios del próximo año.

A pesar de que la carga de deuda de Argentina es relativamente baja —uno de los pocos beneficios del impago perjudicial de 2001 y la posterior crisis económica que dejó al país con acceso limitado al crédito internacional—, la cantidad total que debe pedir prestado tal vez sea demasiada en un momento en que los inversionistas se alejan de los mercados emergentes.

Argentina posiblemente tenga que recaudar hasta 40 mil mdd para cubrir las deudas que tiene con los holdouts, de entre 15 a 20 mil mdd o más, así como permitir a las empresas extranjeras que al fin puedan repatriar utilidades para pagar las crecientes deudas con los importadores, según Chodos.

A pesar del optimismo entre los inversionistas extranjeros, de que el próximo año verán una mejoría en la economía argentina, hubo una venta masiva en los mercados locales provocada por el pánico cuando se introdujeron nuevas regulaciones la semana pasada. Esto obligó a los fondos de inversión a valorar las tenencias de dólares al tipo de cambio oficial, en lugar de un tipo de cambio paralelo más débil, que permitió que algunas operaciones realizadas en los mercados locales hicieran que sus tenencias alcanzaran un valor de 30 por ciento más en pesos.

"Juegan un juego muy peligroso aquí. Todo estaba tranquilo, pero ahora hay mucho nerviosismo. El gobierno tiene que financiar el déficit para el resto del año y acaban de clavarle un cuchillo a los mercados de capitales", dijo una fuente del mercado local.

La medida inesperada tenía el propósito de obligar la venta masiva de bonos con denominación en dólares para aumentar su oferta en el mercado y de esta manera controlar una creciente brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo. Pero también desencadenó una caída en el tipo cambiario en el mercado negro para que llegara a un mínimo histórico, ahora el dólar vale más de 16 pesos, en comparación con alrededor de 9.4 pesos por dólar al tipo de cambio oficial.

Pero, paradójicamente, es precisamente esa compleja y deteriorada dinámica del tipo de cambio la fuente del optimismo entre los inversionistas extranjeros, ya que esperan obligar a una pronta resolución a la saga de los holdouts que acosó a la economía argentina durante tanto tiempo.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.