• Regístrate
Estás leyendo: Inversionistas de EU buscan el futbol inglés
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 02:40 Hoy

Inversionistas de EU buscan el futbol inglés

Los lucrativos acuerdos de televisión y los patrocinios despiertan el interés en la mayor división del deporte en Reino Unido.

Publicidad
Publicidad

Josh Noble

Durante mucho tiempo los equipos de futbol inglés tuvieron una reputación de ser glorificados pozos sin fondo, juguetes de los multimillonarios rusos y proyectos de vanidad para los jeques árabes.

Pero en las últimas semanas surgió un nuevo patrón entre los inversionistas de capital privado sobre su propiedad, y con esto renovaron su interés en los clubes de la Liga Premier.

AFC Bournemouth vendió 25 por ciento de su participación a Peak6, el instrumento de inversión con sede en Chicago que dirige el experimentado financiero Matt Hulsizer.

Días después, los propietarios de Crystal Palace FC cerraron un acuerdo para vender una participación minoritaria a Josh Harris y David Blitzer, dos ejecutivos estadunidenses de capital privado con un historial de compras en equipos deportivos.

Aunque no son los primeros ciudadanos de Estados Unidos que invierten en el futbol inglés —el Manchester United, el Arsenal y el Liverpool son propiedad de estadunidenses—, las dos acciones marcan la primera vez que inversionistas profesionales adquieren participaciones minoritarias en equipos.

Las personas involucradas en el deporte señalan dos factores determinantes: el rápido aumento en los ingresos de los equipos de la Liga Premier y un mejor control de costos. Eso significa mayores márgenes de utilidad e inversiones más seguras, que de alguna manera explica por qué las acciones del Manchester United, que cotizan en Nueva York, subieron de valor casi una quinta parte este año, mientras que el S&P 500 se mantuvo sin cambios.

"Se le dio vuelta a la página", dice Dan Jones, director de deportes en Deloitte. "Después de dos décadas de ser muy exitosos para generar ingresos, los equipos de futbol finalmente pueden retener parte de esos ingresos. Es bastante difícil en este momento no ganar dinero en la Liga Premier".

Dicho esto, el Chelsea, actual campeón de la liga, esta semana informó una pérdida de 23 millones de libras para la temporada 2014-15, aunque el club dijo que los acuerdos de televisión y patrocinios probablemente produzcan ingresos récord para el año en curso.

La utilidad operativa de la Liga Premier fue de 614 millones de libras el año pasado; sin embargo, casi triplicó el récord que estableció anteriormente la Bundesliga de Alemania en 2012-2013.

La investigación de Deloitte muestra que todos, excepto uno, de los 20 equipos de la Liga Premier lograron una utilidad de operación en 2013-2014, el último año del que hay datos disponibles.

Las ganancias financieras de entrar a la Liga Premier ofrecen una señal clara de su atractivo. En 2013-2014, la primera temporada de Crystal Palace de regreso a la Liga Premier, los salarios de los jugadores del club del sur de Londres aumentaron más del doble.

Pero los ingresos, en su mayoría por los derechos de televisión, premios y patrocinios, aumentaron más de 500 por ciento.

En el pasado, los salarios y las cuotas de transferencias aumentaban más rápido que los ingresos, lo que dejaba a los clubes más pequeños con pocas opciones, además de solicitar préstamos para competir.

Algunos de ellos lo hicieron, como el Leeds United y el Portsmouth, gastaron fuertemente en un intento por unirse a la élite europea, esas apuestas resultaron en una deuda asfixiante y el colapso financiero.

Leeds entró en quiebra en 2007 y dos años después le siguió Portsmouth. Los dos equipos se debilitaron y cayeron a ligas inferiores de Inglaterra.

Un acuerdo de derechos de televisión que se acordó en febrero y entrará en vigor la próxima temporada, ofrecerá un mayor impulso a los clubes de la Liga Premier. Bajo los nuevos términos, el dinero de premios por terminar en último lugar estará en más de 100 millones de libras, lo que opaca las ganancias actuales de los equipos que se coronan.

El acuerdo de derechos, solo en el Reino Unido, vale 5 mil millones de libras, un incremento de 70 por ciento en comparación con el acuerdo anterior, mientras que los derechos internacionales harán que la liga sea todavía más rica.

Los crecientes ingresos no son un fenómeno nuevo. El problema en el pasado fue mantener los costos bajo control. Los salarios y cuotas de transferencia normalmente se elevaban al mismo ritmo que el ingreso de dinero.

Sin embargo, la introducción en 2011 de las reglas de juego limpio financiero, que limitan el gasto como una proporción de los ingresos, cambió la ecuación. Los clubes ahora tienen menos probabilidad de tensar demasiado sus finanzas, y los pueden castigar si lo hacen.

"Si no puedes hipotecar tu futuro, de repente todo es un modelo distinto", dice Trevor Katkins, socio de Pinsent Masons.

"La capacidad de un equipo para meterse en problemas y quebrar es considerablemente menor al de hace 10 años".

Se estima que el típico equipo de la Liga Premier, además de los primeros cuatro, ahora vale entre 120 y 150 millones de libras en comparación con los 62 millones de libras que pagó Randy Lerner, el dueño del Aston Villa, por el club en 2006, o la valoración de 100 millones de libras que se le dio al West Ham cuando lo compraron en 2010.

La base financiera más firme significa que los dueños tienen una posición más sólida, lo que facilita hacer acuerdos que lleven más inversión y al mismo tiempo pueden mantener el control.

La creciente popularidad de la Liga Premier en el extranjero también es un atractivo, especialmente para los que tienen intereses en equipos deportivos en otras partes, como es el caso de Harris y Blitzer, de Crystal Palace, y Hulsizer, de Bournemouth.

Al escribir a los aficionados en el programa del día del partido del lunes, Steve Parish, el copresidente de Crystal Palace, dijo que cree que los dueños y los nuevos inversionistas pueden "trabajar juntos", pero que es importante que el control se mantenga en las manos de "las personas que aman (al club) tanto como nosotros".

Harris y Blitzer tienen participaciones en los Philadelphia 76ers de la NBA y en los New Jersey Devils de la Liga Nacional de Hockey (NHL, por su sigla en inglés), mientras que Hulsizer tiene una participación minoritaria en el equipo Minnesota Wild de la NHL.

Sumar el futbol a su conjunto de inversiones les ofrece la oportunidad de trabajar con socios en nuevos mercados.

Bournemouth FC dijo que cree que Hulsizer llevará consigo "visión estratégica y presencia internacional".

No revelaron si entiende la regla del fuera de lugar.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.