Las inversiones, en riesgo por falta de leyes secundarias

Confianza de industriales en que sean aprobadas en este periodo legislativo.
Víctor Gutiérrez Martínez, presidente de la Canieti.
Víctor Gutiérrez Martínez, presidente de la Canieti. (René Soto)

México

La Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti) hizo un llamado a los legisladores para que aprueben lo más pronto posible las leyes secundarias y puedan verse realmente los beneficios de la reforma constitucional, de lo contrario los daños al sector podrán ser realmente graves.

Que los legisladores no hayan cumplido con la promulgación de las leyes secundarias el pasado 9 de diciembre dañará al sector, principalmente en el caso de las inversiones de empresas ya establecidas y las que estén interesadas en llegar al país.

En conferencia, Víctor Gutiérrez, presidente de esa cámara, afirmó que los legisladores deben hacer que los impactos positivos de la reforma lleguen a los ciudadanos y con ello garanticen los derechos recientemente adquiridos a raíz de la reforma, como son el acceso a la información y las comunicaciones.

Indicó que a pesar del retraso los industriales aún no pierden la esperanza de que las reformas salgan antes de que concluya el periodo legislativo, pues el sector requiere de la certidumbre jurídica que les permita mantener las inversiones, mismas que son cuantiosas y planeadas en periodos de 15 a 20 años.

“Exhortamos a los legisladores a que promulguen las leyes secundarias lo más pronto posible, pues de ello depende que se tenga el resultado de una industria fuerte y competitiva, que se traduzca en beneficios para los usuarios y el desarrollo del país”, dijo Gutiérrez Martínez.

De acuerdo con Fernando Negrete, director de Mediatelecom y especialista, las implicaciones de la omisión legislativa son el riesgo de caer en un colapso de inversión, ya que México está creciendo a menor velocidad que sus pares en América Latina y el crecimiento para 2014 depende del estímulo de capital público y privado.

De acuerdo con los datos del especialista, en la primera mitad de 2013 hubo una disminución en la inversión privada de 4.2 por ciento, pero en tanto los operadores no conozcan las reglas del juego con base en la legislación secundaria, las empresas están impedidas a prever inversiones futuras para el despliegue de redes de nueva generación.

Otra de las implicaciones, indicó Negrete, es la incertidumbre en la consolidación del sector, pues hay cada vez menos incentivos para la inversión nacional y extranjera, así como para la posibilidad de que se vea el fortalecimiento de un mercado más competitivo.

Además de la incertidumbre en las políticas públicas propuestas por el gobierno federal, como el acceso universal, la disponibilidad de espectro de la banda de 700 megahercios y de 2.5 gigahercios, entre otros aspectos.

Mencionó también que se verá un importante debilitamiento del Instituto Federal de Telecomunicaciones, al haber incertidumbre y cuestionamiento a las resoluciones que puedan tomar en temas como el must offer y el must carry, e incluso con la carencia de herramientas legales y técnicas para definir la agenda regulatoria de la reforma constitucional.