En riesgo, la inversión en NL al incentivar sólo la zona rural

Experto en desarrollo económico regional indica que lo primero que el Estado debe hacer es garantizar la seguridad en los municipios rurales.

Monterrey

El recorte de estímulos como la reducción del Impuesto Sobre Nóminas (ISN) para nuevas empresas que quieran instalarse en el estado y que sólo se suscribe a los municipios rurales del norte y sur de Nuevo León, podría detener la inversión, consideró Amado Villarreal Garza, catedrático y experto en desarrollo económico regional de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey.

Ayer, MILENIO Monterrey publicó que el Gobierno del Estado cambió las reglas para este año en materia de estímulos a nuevas empresas que se instalen en la entidad, haciéndola efectiva solamente para municipios rurales del norte y sur del Estado y con derecho a una reducción del Impuesto Sobre Nómina en sus primeros cuatro años de operación.

Si bien esta medida se interpreta como parte de una política meramente recaudatoria, también se ve la intención de iniciar un proceso de descentralización de la periferia, consideraron expertos en desarrollo económico regional y urbano.

Para el catedrático y experto en desarrollo económico regional de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, una variable que está ausente y que urge que el actual Gobierno Estatal mande como señal de certidumbre al inversionista nacional y extranjero es la seguridad física.

Si el actual gobierno quiere impulsar más la zona rural del estado deberá primeramente garantizar la seguridad física y patrimonial, antes de iniciar una descentralización, o privilegiar el desarrollo de esos municipios, premiando a las empresas de nueva creación que se instalen en esa zona.

Dijo que este cambio de reglas podría detener la inversión, sobre todo porque esos municipios carecen de infraestructura.
Consideró que se esperaba de este Gobierno que desapareciera este impuesto o fuera sustituido por otros gravámenes que no fueran inhibidores de la inversión y el empleo.

“Nadie se anima en este momento a invertir en Sabinas, en Aramberri, o al sur de Linares, porque tienen temor de salir por la noche, la inseguridad aún está latente. No hay seguridad. Así que la condición para que fluya la inversión es la seguridad”, señaló el especialista.

Sin embargo, Villarreal Garza consideró que tomando en cuenta la intención del actual Gobierno Estatal de descentralizar el área metropolitana de Monterrey, la medida es positiva, pero insistió siembre y cuando vaya acompañada de equipamiento, infraestructura y seguridad.

Indicó que el hecho de que se diera esta concentración en la periferia, obedeció a las propias características de sectores de alta tecnología que normalmente se instalan en las grandes urbes, como es el caso de Monterrey.

Así que quitar ese tipo de incentivos a esos sectores, no es positivo, en este momento que se requiere más generación de empleo.

“En sí, el mismo impuesto (ISN) me parece contra intuitivo económicamente, porque el impuesto lo que hace es gravar el empleo, y éste es una variable que conecta al desarrollo económico con el desarrollo social y es justamente el empleo lo que coadyuva a combatir la pobreza”. 

El ISN es un impuesto que grava al empleo y limita el crecimiento del estado, el gobierno de Jaime Rodríguez lo único que está haciendo es continuar con la misma política de recaudación del gobierno anterior. Con impuestos que siguen gravando la riqueza y el empleo, en lugar de irse por la vía de implementar impuestos que frenen la contaminación ambiental.

Por su parte, Alicia Guajardo Alatorre, directora de la firma Neocity y experta en urbanización, dijo que la medida en primera instancia traerá el inicio de la descentralización del área metropolitana de Monterrey, por lo que la calificó de positiva.